Desde Chilecito, reflexiones sobre el Día internacional de la Mujer Rural

22783_vier-6-agro

La Ingeniera  Analia Prosperi, extensionista rural en el departamento Chilecito, nos cuenta que no es un día elegido al azar ya que antecede al Día Mundial de la Alimentación y el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. “Este día es muy importante porque podemos generar conciencia, visibilizar a la mujer rural sobre todos los aspectos y derechos vulnerados que poseen”, comenta.

Las mujeres rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 43 por ciento de la mano de obra agrícola. Ellas, en cada jornada trabajan la tierra y plantan las semillas, las cuidan y las protegen haciendo que naciones enteras se alimenten.

En tal sentido, la Ing. remarca que “es importante poder reconocer el trabajo de la mujer rural que empieza desde muy temprano en el campo, siguiendo por su casa, terminando por su familia” aspectos estos que no los tenemos valorados pero que constituyen el motor del arraigo del lugar donde viven. Al mismo tiempo, “su trabajo produce los alimentos para toda la familia y contribuye también a la organización de la comunidad, a la generación del trabajo, a aprovechar la tierra donde viven para seguir viviendo en ella y poder generar un desarrollo rural que va de la mano de todos estos aspectos en los que la mujer participa y no se valora”.

Las mujeres rurales de todo el mundo desempeñan una importante función en lo que se refiere a garantizar la seguridad alimentaria y en todo lo concerniente al desarrollo y la estabilidad de las zonas rurales. No obstante, al no habérseles reconocido debidamente su condición jurídica y social o siendo limitado tal reconocimiento, las mujeres a menudo carecen de facultades para adquirir derechos de propiedad sobre la tierra o tener acceso a servicios esenciales, como el crédito, los insumos agrícolas, la extensión, la capacitación y la enseñanza. Su vital contribución a la sociedad pasa en gran parte desapercibida.

La finalidad del Día Mundial de la Mujer Rural es cambiar esa situación, haciendo que las mujeres del medio rural salgan de la oscuridad, recordar a la sociedad lo mucho que debe a esas mujeres y valorar y reconocer sus méritos y su valía.

“En este 2018 nos encontramos trabajando junto a las mujeres rurales del departamento en producción de alimentos, producción de hortícolas y ganadería menor, animales de granja, en general trabajando en el agregado de valor de la producción y acceso a mercados acceso a créditos o subsidios para poder mejorar la producción que realizan diariamente” relata la Ing. Prosperi. “También trabajamos fuertemente con derechos básicos que corresponden a cualquier ser humano como el acceso a la tierra, el acceso al agua y también un aspecto que ha surgido este último tiempo y que nos pone en otro lugar, que es avance de la frontera urbana sobre la rural”  que genera ciertas tensiones entre la vida de quien reside en el espacio rural desde siempre (llevando adelante actividades que referidas a sus prácticas agrícolas), y a un vecino urbano nuevo que no se adapta a esas prácticas (animales, el problema del agua, entre otros).  Por tal razón se está trabajando “en el ordenamiento territorial y la planificación urbana para que ambas comunidades puedan convivir y no ser enemigas” afirma la Ing. Prosperi.

Las mujeres han sido siempre las guardianas de la biodiversidad en todos los rincones del mundo. Ellas saben del valor de cada plantita, de la vida de cada animalito. Ellas alimentan y curan a sus hijos e hijas con lo que les da la naturaleza.

En cuanto a organización, las mujeres rurales participan o pueden organizarse en UCAR (http://www.ucar.gob.ar/index.php/mujeres-rurales) una entidad a través de la cual se reúnen periódicamente los actores interesados para analizar situaciones del sector, promover presentaciones conjuntas ante el Ministerio, para promover políticas públicas que puedan dar respuestas a un mejor desarrollo y trabajo del sector en todo el país” cuenta Prosperi. Además, esta organización se relaciona con Mercosur, vinculándose con organizaciones de igual características de la región. “No es fácil trabajar sola como una mujer en el campo” afirma Prosperi.

Cuanto debemos agradecer a la mujer rural! Por su trabajo que da de comer al mundo. Por su sabiduría, indispensable para garantizar el futuro. Para ustedes, campesinas de nuestra tierra, nuestra admiración y el mejor de los saludos.

 

 

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí