ANGELELLI – “Ante la calumnia, obrar con verdad y justicia”

angecolorDesde Córdoba, el Centro Tiempo Latinoamericano, a través de su prestigiosa  revista, identifica y le  responde,  al anónimo e inflúyete grupo de católicos que busca poner en duda el asesinato de Angelelli y entorpecer el proceso de su beatificación.

 

 

ANGELELLI –  “Ante la Calumnia, obrar con verdad y justicia”

 

Ante las difamaciones a Mons. Angelelli publicadas en el diario La Prensa (18-10-2018), el CENTRO TIEMPO LATINOAMERICANO (P.J. 075-A/94), siguiendo la prédica de “obrar con verdad y justicia”,  ofrece su información y comparte sus reflexiones:

 

Escondidos en el anonimato, supuestos “letrados” – abogados y exjueces – católicos lanzaron nuevos agravios a la memoria del Obispo Enrique Angelelli. Sin coraje para identificarse apelan a la difamación y la calumnia para repetir falsas acusaciones, como las que soportara en vida; y cimentaron el camino al crimen ejecutado por el terrorismo de estado en 1976.

 

Estos “letrados”, que no se atreven a hacer pública su identificación con ese pasado dictatorial, pero revelan sus convicciones antidemocráticas al no aceptar el fallo judicial ya con carácter de cosa juzgada, vuelven a utilizar los “informes” de los servicios de inteligencia, aportados a la causa penal por el entonces imputado ex general Jorge R. Videla. Calificadas como maniobras de ocultamiento, dichas versiones fueron desenmascaradas durante el proceso judicial con – entre otras – las declaraciones del coronel ingeniero Héctor Maximiano Payba (R), a quien el Estado Mayor General del Ejército le ordenó en 1988 elaborar un “peritaje mecánico extrajudicial” en base a un expediente paralelo, para desviar la investigación.

 

Herederos de los “verdaderos católicos” que agredieron a pedradas al Obispo y sus religiosos/as en Anillaco el 13 de junio de 1973, y de quienes “confeccionaron listas para la caza de brujas”, según denunciara Mons. Angelelli en 1976, hoy en hipócrita conducta hablan de “nuestro afecto a la Augusta Persona del Santo Padre Francisco” para cuestionar su autoridad y la rigurosidad canónica en la que sustentó su decisión de beatificar a los mártires riojanos. Igual que aquellos “cruzados de la fe” que terminaron acusando al Papa Pablo VI de “marxista” cuando apoyó la pastoral riojana, estos anónimos “cruzados del siglo XXI” descalifican al Papa Francisco por reivindicar el compromiso de fidelidad evangélica junto a los pobres de pastores como San Romero de América o Enrique Angelelli y los mártires riojanos. Al cuestionar la “catolicidad” del Magisterio Episcopal de Mons. Angelelli, pretenden constituirse en censores de la fe, sin que nadie les haya pedido ni les corresponda según la legislación de la propia Iglesia Católica a la que dicen pertenecer.

 

Como querellantes en la causa penal recomendamos fraternalmente a los “letrados” anónimos leer con paciencia los 33 (treinta y tres) cuerpos con sus 8308 fojas del Expte. 97000411/2012 Causa Lesa Humanidad “Monseñor Angelelli”. Y no reducir su información a las 69 fotocopias aportadas por el imputado Videla, que le fueran proporcionadas – según lo declaró el 6 de abril de 2011 – por su ex colaborador Cnel. Eduardo De Casas, que cumplió funciones, igual que el general Jorge Norberto Apa, en los servicios de inteligencia del Ejército. Extensos “informes” que el Papa no desconoce porque el mismo general Apa se los envío al Cardenal Jorge Bergoglio, el 2 de agosto de 2006, con una nota para advertirlo ante la “maniobra perversa” sobre  “la muerte de Mons. Angelelli, que se está instrumentando como martirio, […].” Dos días después, sin embargo, el 4 de agosto en la misa recordatoria de Mons. Angelelli el entonces Cardenal dijo que “Fue testigo de la fe derramando su sangre”.

 

No necesita el Papa Francisco de colaboradores tardíos y desinformados. Tampoco que le aporten datos falsos que ya conoce. Sí necesita de la oración de todas y todos para fortalecerse ante los embates de los que se resisten a una iglesia fiel a Jesús en el servicio a los pobres, como la que encarnaron nuestros mártires.

 

Al obispo Angelelli lo mataron. Hoy vive resucitado entre los que son perseverantes en la doble fidelidad al Evangelio y al Pueblo, como siempre lo predicó.

 

Córdoba, 20 de octubre de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.