Hoy cumpliría 64 años Oscar Alfredo Toledo Torres, “Chuschin”

images

En la madrugada del día 4 de Noviembre de 1975 y siendo aproximadamente las 03,30 horas, se presentaron al departamento donde residía Oscar conjuntamente con dos compañeros de estudio, un grupo de aproximadamente doce personas, que según vecinos, vestían uniformes de color azul pertenecientes a la Policía de la Provincia de Tucumán.

Oscar nació en La Rioja el 6 de Noviembre de 1954, Tenía 21 años. Estudiaba Notariado en la Universidad de San Miguel de Tucumán, donde vivía. “Quiero saber de qué lo culparon, por qué lo hicieron desaparecer y cuál fue su destino”, declaró Luisa Torres de Toledo, doña “Pocha”,  en el juicio por la Megacausa “Operativo Independencia” sobre el secuestro y desaparición de su hijo Oscar Toledo Torres.

Aquella noche, luego de forzar la puerta de entrada, se llevaron a Oscar y a sus compañeros, golpeandolos salvajemente en el departamento que habitaban. Según testigos presenciales, el operativo se realizó con dos automóviles pertenecientes a la repartición provincial de Policía y tres vehículos particulares. Las fuerzas de seguridad saquearon el departamento, llevándose los efectos personales de los allí vivientes y una motocicleta perteneciente a un vecino.

Torres de Toledo declaró mediante el sistema de teleconferencia desde La Rioja. Detalló que su hijo, al que apodaban “Chuschín”, vivía junto a otros dos estudiantes -uno de ellos un catamarqueño llamado Mario Mauvecín y el otro era jujeño pero no recordó el nombre- en un departamento ubicado sobre la calle Santiago al 1.400 de la capital. La mujer recordó que el secuestro se produjo el 4 de noviembre de 1975, pero que ella se enteró dos días después mediante un telegrama que le enviaron dos sobrinas que vivían en Tucumán.

“Llegó como a las 22, decían que había un problema. Dos horas después tomé el colectivo. El 6 de noviembre iba a ser el cumpleaños (de su hijo) y ellas lo habían invitado a almorzar. Cuando fueron a recordárselo, encontraron la puerta forzada”, describió. Aseguró que, por una vecina, supieron que la Policía se había llevado a los tres estudiantes durante la madrugada. “Cuando la señora salió a limpiar al otro día, había un reguero de sangre desde el departamento de los chicos hasta la vereda”, lamentó.

Expresó que pudo hablar con Mauvecín, quien permaneció 10 días en cautiverio: “me contó que mi hijo iba a rendir el 5 de noviembre, se había quedado estudiando. A las 4, llegó la Policía y salio a atenderlos. Lo golpearon mucho y parece que le rompieron la nariz porque sangraba mucho. Fueron trasladados en móviles diferentes, vendados y con las manos atadas, Mauvecín fue liberado, pero se suicidó un año después. Con el de Jujuy no me pude comunicar nunca”, consignó.

La testigo afirmó que no supo datos concretos sobre el paradero de su hijo. “Nunca tuve una palabra sobre él. Hice todas las gestiones que pude. Fui a Tucumán y a Buenos Aires. Anduve en tantas partes que ni me acuerdo los nombres de las instituciones de derechos humanos. Hice todo lo que pude. Presentaba los hábeas corpus, pero no nos dejaban”, rechazó. Relató que luego se unió a Madres de Plaza de Mayo.

Fuente: Colectivo ex Presos de Rosario y cobertura del juicio de Rioja Política

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s