Musulmanes argentinos encarcelados: la DAIA y la inquisición

WhatsApp Image 2018-11-19 at 11.35.22 AM.jpeg

LA RIOJA.- Con motivo de la detención de dos jóvenes de la comunidad islámica argentina, Axel y Gamal Abraham Salomón, el Centro Islámico de la Provincia de La Rioja, realizó un llamado a la cordura al tiempo que repudió al gobierno nacional por, “o su ignorancia supina o por una premeditada cruzada contra la comunidad islámica shia”.

En los tiempos más álgidos de la inquisición, se promovía la delación entre las personas. La curia, en ese tiempo de oscuridad, había logrado meterse hasta en la médula de la sociedad, por lo que espiaban a los ciudadanos mejor que lo hace la CIA en la actualidad.

De este modo las rencillas, la malicia y la sospecha estaban a la órden del día y cualquiera podía constituirse en delator pues -además- con ello lograba saciar su venganza, su rencor o envidia y también le tocaba un porcentaje de la fortuna del denunciado a quien, como sabemos, le enajenaban todos su bienes.

La DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas) se convirtió en delator de dos jóvenes musulmanes, provenientes de nobles familias y a quienes la comunidad islámica los conoce, pero más aún, son conocidos por los “sheijes” de Buenos Aires, quienes en estos días han movido cielo y tierra para que los muchachos sean liberados.

Con su denuncia, la DAIA importó al país un conflicto que solo debería deslizarse en las redes sociales (como se puede observar) y de ningún modo cruzar el límite de la prudencia y de la verdad. Esta entidad, brazo político de lo que han llamado “israel”, cree sembrar el caos entre la comunidad musulmana, hoy más unida que nunca y alerta por el espionaje, las escuchas y la persecución de la que es objeto.

Con su delación falaz la entidad sionista ha logrado su porcentaje: llevar a la cárcel de Ezeiza a dos jóvenes absolutamente inocentes, bajo la acusación de “terroristas” por ser simpatizantes del partido político libanés Hizbullah (ellos son descendientes de libaneses).

Con ese criterio, miles de musulmanes argentinos deberíamos ser encarcelados por su simpatía a Hizbullah, que es una movimiento de liberación y de resguardo de las fronteras de Líbano, y que en el año 1982 expulsó al ejército sionista de suelo libanés y que es parte del gobierno de ese país, ungido por el voto popular.

Por merced a la doctrina de la malograda ministra Patricia Bullrich Luro Pueyrredón, hoy dos jóvenes inocentes fueron arrastrados de su hogar, ejerciendo violencia verbal y física. El Estado argentino deberá pagar esa humillación con la indemnización correspondiente y así seguramente se verá en el futuro.

El Centro islámico de la Provincia de La Rioja denuncia este atropello, repudia esas detenciones, pide al Dios Altísimo paciencia para su familiares y estamos seguros que la verdad ha de salir a la luz a la brevedad.

Somos musulmanes; más de ciento cincuenta años en el país que amamos y sentimos que como comunidad estamos siendo espiados y perseguidos en el gobierno de Macri, en un país que se ha caracterizado por ser crisol de razas y ejemplo de convivencia.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí