Eduardo Galeano – “Marcas” y una reflexión sobre “el triunfo del envase”

WhatsApp Image 2018-11-25 at 4.49.20 PM

“Un gesto de rechazo ante los  vasos de agua común y corriente  y de inmediato el sommelier apareció en la mesa y leyó en voz alta la larga lista de aguas embotelladas.”La escena,  retratada por Eduardo Galeano,   hoy nos sugiere una  re-interpretación para desandar  las trampas de la sociedad de consumo.   Por Ricardo Martínez

Marcas

Un gesto de rechazo ante los  vasos de agua común y corriente  y de inmediato el sommelier apareció en la mesa y leyó en voz alta la larga lista de aguas embotelladas. Los clientes probaron algunas marcas desconocidas en California, a unos siete dólares cada botella.

Bebieron varias mientras comían. Muy buena les pareció el agua del Amazonas, de la selva brasileña, y excelentes las marcas españolas de los Pirineos, pero la mejor fue la francesa Eau su Robinet. Del robinet, del grifo, venían todas. Las botellas etiquetadas por alguna imprenta cómplice, habían sido llenadas en la cocina. Este almuerzo fue filmado, con cámara escondida, en un caro y prestigioso restorán de Los Ángeles. Y se exhibió en televisión, en el show de Penn & Teller. E. GALEANO

El autor nos hace ver el triunfo del embase y más aún, la aceptación de lo que no conocemos o no entendemos como lo mejor. Ver hacia adentro, mirar al vecino con el mismo respeto que al que no conocemos. Apreciar lo que no se vé nos invita a no dejarnos engañar, a apreciar lo que tenemos. Hoy cinco siglos igual, los espejitos de colores cambiaron de forma, pero el engaño es el mismo.

Ser estafados no tiene que ver con ser inocentes, lo cual debería ser una virtud, tiene que ver con la capacidad del perverso de aprovecharse de esa virtud, de apropiársela por que carece de ella y su naturaleza oscura demanda hacérsela perder al que la posee, actuando cruelmente, apelando al engaño.

Si hoy miramos el debate presidencial, caemos en la dura realidad del que te dijo que lo que tenías y conocías era malo, que se podían lograr cosas mejores, pero solo tenía agua de la canilla, por la que ahora pagas muchísimo más, que el agua que ya conocías y era gratis.

Ricardo Martinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s