La UNLaR consolida el programa de “Universidad transparente”

IMG_6615

En respuesta a la Ley nacional de Acceso a la Información Pública, la Universidad Nacional de La Rioja pondrá a disposición de los interesados los informes de auditoría que se vienen desarrollando desde la etapa de normalización de la Casa de Altos Estudios. En esta línea, la UNLaR viene cumpliendo con el programa “Universidad Transparente”, siendo una entidad precursora en la materia, en la provincia.

Tal como lo estipula la ordenanza referida al programa de “Universidad transparente-UNLaR Abierta”, “la Universidad Nacional de La Rioja propicia una gestión transparente con la difusión de la información, la rendición de cuentas, la promoción de la participación ciudadana y el control de la gestión de los recursos que realiza la institución”.

Lo resuelto, desde el primer periodo de la actual gestión, se enmarca en la “sanción de la Ley Nacional 27275 de acceso a la información pública”, la cual “dispone en su artículo 7°, inciso ‘J’, que las universidades son sujetos obligados a brindar información a fin de garantizar los principios de transparencia y máxima divulgación; máximo acceso, apertura, no discriminación, gratuidad, control, responsabilidad y buena fe”.

Manejo transparente

Lo anteriormente dicho se materializa en la publicación permanente (a través de unlar.edu.ar) del manejo administrativo y financiero que se ejecuta en la UNLaR. En este sentido, en lo inmediato, también se publicarán los informes de auditoría que se vienen desarrollando.

Paralelamente, la Casa de Altos Estudios presenta permanentemente las rendiciones de cuenta correspondientes ante los entes nacionales de control.

Autonomía universitaria

En este marco, y en coincidencia con el creciente pronunciamiento de sus pares del resto del país, la Universidad Nacional de La Rioja cuestionó la posibilidad de que la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) impulse la conformación de equipos de auditores propios en las casas de altos estudios, siendo que las mismas ya cuentan con unidades administrativas dedicadas a esta tarea. Desde UNLaR remarcaron que no se trata de la negativa a controles administrativos, los cuales se efectúan periódicamente con la participación y conocimiento de la propia SIGEN.

Anteriormente, en el periodo 2018, la totalidad de los rectores de las universidades públicas -enmarcados en el Consejo Interuniversitario Nacional- debatieron y acordaron la negativa a esta medida gubernamental.

La decisión del Gobierno nacional surge a partir del decreto 72/2018, del 23 de enero del año pasado, por el cual se faculta al titular de la SIGEN a remover y designar a los auditores internos de todas las dependencias públicas. Por entonces, desde las casas de altos estudios se rechazó la medida al considerarla como avasalladora de su autonomía.

Ante el resurgimiento de esta decisión gubernamental, desde la UNLaR -en coincidencia con algunas de sus pares- explicaron que todas las universidades nacionales cuentan con unidades de auditoría interna, cuyos responsables son designados por el rector, y que históricamente se resolvió con la convalidación de la misma SIGEN. Asimismo, todos los informes de auditorías de las casas de altos estudios son puestos en conocimiento tanto del rector como del órgano nacional.

Para redundar: no se trata de la negativa a continuar con los controles administrativos, desde la UNLaR. Desde el inicio de la administración del rector Fabián Calderón se promovió la transparencia del manejo de lo público. En este sentido, en el primer tramo de gestión se impulsó la llegada de la SIGEN y la AGN (Auditoría General de la Nación) para que efectúen una auditoría de corte, del pedido expreso de la Asamblea Soberana del proceso de ‘La Toma’. Posteriormente, se firmó un convenio con la SIGEN para trabajar en un plan de mejora administrativa.

En esta línea, desde el área Legal y Técnica de la UNLaR insistieron en que “no se rechaza ningún tipo de control amparados en una idea de autonomía ilimitada y absoluta, sino que se pregona el respeto y cumplimiento de nuestra carta magna; o sea, el estatuto que fue aprobado por el Ministerio de Educación, por su total apego al sistema legal que regula a las universidades y en el cual se atribuye, exclusivamente al Rector, la designación y organización de la auditoria interna”. Es decir, “la Nación avaló que la designación del auditor esté a cargo de la universidad y no, como pretende SIGEN, a cargo del síndico”, agregaron.

La actual gestión de la UNLaR, permanentemente ha presentado ante SIGEN todos los informes de auditoría generados por la misma UAI, según los Planes Anuales de Auditoría aprobados por ambas jurisdicciones en forma conjunta y atento a lo establecido por la normativa vigente. Por tanto, ésta Casa de Altos Estudios manifiesta que se ha dado cumplimiento fehacientemente con todo lo referido al sistema de control interno y ha colaborado en tiempo y forma oportuno, con todos los requerimientos que la SIGEN ha efectuado en los últimos años.

Como muestra manifiesta del estado de transparencia de la gestión de la UNLaR, en el año 2016, la universidad riojana se presentó voluntariamente ante el Juzgado Federal con documentación administrativa y contable, en respuesta a las denuncias que -por entonces- expuso el fiscal Guillermo Marijuán contra 52 universidades nacionales.

Desde las áreas competentes en la materia explicaron que “uno de los principios básicos del control es que debe ser contributivo y difícilmente un externo pueda cumplir con ello”. De igual modo, otro argumento que contrarresta la eventual disposición gubernamental, es que de aplicarse la misma, “coexistiría un doble control externo, ya que la AGN (Auditoría General de la Nación) es la que tiene esa competencia y no así la SIGEN, que es un organismo interno del poder ejecutivo; mientras que las universidades no son parte del Ejecutivo. La SIGEN controla al Ejecutivo y el síndico es designado por el Presidente, lo cual hecha por tierra esgrimir que no puede la Universidad ser controlado por un área de su dependencia”, sostuvieron.

Por último, se recuerda que, en el marco de la Ley de Administración Financiera 24.156, desde 1992 se crea la Sindicatura General de la Nación como órgano rector del sistema de control interno. Dicho sistema queda conformado por la SIGEN y por la Unidad de Auditoría Interna (UAI), creada en cada jurisdicción, donde el Auditor Interno Titular deberá informar tanto a SIGEN como a la máxima autoridad de la jurisdicción que depende, el incumplimiento de las normas que rigen la administración financiera y el control interno.

 *Adhieren al presente texto los decanos de los departamentos académicos de Ciencias Sociales, Jurídicas y Económicas, Juan Chade; de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Marcelo Martínez; de Ciencias Humanas y de la Educación, Gustavo Kofman; de Ciencias de la Salud, Silvina Schab; y de las sedes regionales de Chamical, José Vera Díaz; de Catuna, Cesar Tadeo Carrizo; de Chepes, Marta Patané; y de Aimogasta, Luis Luna Mercado. También suscriben los secretarios y subsecretarios del Rectorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s