Especial de El Tala – Marielle Franco, a un año de su asesinato.

Marielle era concejala, estaba afiliada al Partido Socialismo y Libertad (PSOL), y había desplegado un intenso y minucioso trabajo territorial en el marco de su lucha en favor de la población negra, vecinos de favelas y el colectivo LGTBIQ.

Hace un par de días un Diario Español publicó: “Casi un año después, la investigación empieza a arrojar luz sobre el caso del asesinato”, al destacar que en la “madrugada del martes, una operación conjunta de la Policía Civil y la Fiscalía detuvo en sus casas” a los dos policías, “que actuaban como milicianos y, según la investigación, podrían estar detrás de otros asesinatos”.

Marinete Silva (Madre de Marielle) declaró a portales de comunicación brasileños: “A dos días de que se cumpla un año de la muerte de mi hija es un alivio saber que la policía detuvo a los sospechosos. Hoy tengo claro que estamos en el camino correcto. Pero a estas alturas aún tenemos que saber quién ordenó el asesinato. La respuesta a este crimen está incompleta”.

En la operación de detención de los policías, denominada “Lume”, en referencia a una plaza que frecuentaba la concejala, se llevaron a cabo 32 mandatos de busca y aprehensión. Además, las autoridades buscan documentos, teléfonos celulares, cuadernos, ordenadores, armas y otros objetos.

Según el Grupo de Actuación Especial de Combate y Crimen Organizado, el asesinato fue “meticulosamente” planeado durante tres meses a través de búsquedas de internet, rastreo por GPS y determinando los lugares que frecuentaba la Concejala. El mismo modus operandi se utilizó con el Concejal Marcelo Freixo, amigo de Marielle quien escribió en su cuenta de Twitter: “El asesinato de una concejal es un crimen político. Por eso es fundamental saber qué grupo político es capaz de mandar eliminar en pleno siglo XXI a una autoridad pública que se haya cruzado en su camino. Necesitamos descubrir quién ordenó la ejecución de Marielle Franco”

El asesinato de Marielle Franco conmocionó a la sociedad brasileña, y su lucha se convirtió en un símbolo dentro y fuera del gigante latinoamericano. El paso de la activista causó una recepción popular tan positiva como importante que llegó a ser homenajeada post mortem en el Carnaval de Río de Janeiro.

Su asesinato no truncó su lucha. Al contrario, es una bandera que levanta con fuerza el feminismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s