Un monolito en homenaje a las monjas que resistieron la injusticia en la Costa riojana

El miércoles por la mañana,   se realizó en Aminga un homenaje a las monjas de la Asunción que caminaron junto al Obispo Angelelli, la pastoral que le costara su martirio. Ana María Alchallel y Teresa Rasilla, junto a la Salesiana Elvira Liceaga, fueron atacadas por los Cruzados de la Fe (oligarquía autóctona), expulsadas y luego quemado su rancho, lugar donde vivían y hoy se erige un monolito.

El homenaje tuvo la organización de la Fundación Vamos a Andar, que conduce la Senadora (MC), Hilda Aguirre de Soria.

El monolito fue construido al costado del añoso algarrobo, que fue testigo presente del ataque, por las manos de uno de los impulsores de CODETRAL, Negucho Pérez quien pagó con cárcel haber desafiado las injusticias que la oligarquía costeña le imponía a su pueblo.

El terror inmoviliza, al igual sucede con el “cuerpo” social. Ante la muerte primero el dolor y luego la inmovilidad. Mataron al Obispo, los curas y un laico. Expulsaron a los laicos Rafael y Carlos, las monjitas, y encarcelaron a los que apoyaban la idea de una vida más digna para los campesinos. Los apellidos de los “cruzados de la fe” siguen merodeando el poder. Será ésta la explicación de la escasa participación de vecinos? No importa; la memoria y verdad merece “seguir andando”, como lo pide el Pastor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.