Dolor e impotencia tras el femicidio de una niña en “La Banderita”

descampado.jpg

La impotencia y el dolor golpean con dureza este lunes riojano. Oficialmente se sabe que una niña de once años fue víctima de un atroz femicidio. La angustia y la violencia se apoderaron desde ese momento de los asentamientos Desatanudos y La Banderita. Había salido ayer por la tarde a hacer unos mandados y nunca volvió.

Lxs vecinos la buscaron en la oscuridad de las calles de tierra del asentamiento, Iluminándose con linternas y teléfonos y encontraron su cuerpo en un baldío, a cincuenta metros de la casa de donde salió. Todo indicaba de que había sido abusada y luego extrangulada.

La indignación y dolor de la comunidad buscaba por donde salir, pero fuera de las especulaciones, no había información en concreto. En la madrugada las voces y los gritos se multiplicaban por las esquinas en medio de una gran oscuridad, que solo se interrumpía con las luces de los móviles policiales. Alguno de ellxs caminaron hasta la salida del barrio y cortaron durante algún momento la intersección del acceso sur y primero de marzo.

Mientras, en la casa de la numerosa familia de la niña, predominaba el silencio. Más allá del dolor y de lo que ya se sabía, no había mucho más para decir. Para ese momento la familia se encontraba acompañada por integrantes de la organización La Poderosa y de la Secretaria de DDHH de la provincia.

Horas atrás, la Policía había permitido que ingresara a la vivienda familiar un medio de comunicación, para hacer una transmisión en vivo; pero hubo un reclamo y la policía debió desalojar el medio.

Se sabe que el cuerpo ya fue entregado a la familia y que es un momento delicado. Los informes de la justicia y el pronunciamiento de la familia, serán la próxima información que desde este medio comuniquemos.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí