Este lunes a las 21, en La Casa de La Memoria, de la Asociación de Ex Presos Políticos, la Secretaría de Derechos Humanos, presentó en una sala colmada, “Historias Desobedientes”, un libro de historias de hijas, hijos y familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia.

Analía Kalinec y Viviana Cao, pertenecientes al Colectivo Historias Desobedientes, presentaron el libro que relata los testimonios de hijos, hijas y familiares de los genocidas, que denuncian crímenes de lesa humanidad que cometieron sus padres, tíos o abuelos, rompiendo el pacto de silencio y el mandato paterno genocida, para reconciliarse con la memoria, la verdad y la justicia.

La presentación se llevó a cabo en La Casa de la Memoria, en una sala colmada de un público muy participativo.

Camila Rodríguez, integrante del Colectivo Hijos de Ex Presos Políticos, abrió la presentación con la lectura de un poema, posteriormente Nicasio “Chingolo”, Barrionuevo, agradeció la presencia de las expositoras y sostuvo que, “nadie elige los lugares donde va a nacer, pero si elige los caminos por los cuales va a transitar”.

Por su parte el secretario de Derechos Humanos, Delfor Brizuela, resaltó el valor de estos jóvenes “desobedientes”, que le pusieron palabras, a la oscuridad; luz, a la opresión de los mandatos patriarcales, familiares, religiosos y sociales y pudieron transitar un camino abierto de libertad.

Así mismo resaltó que ese valor “es estremecedor”, y que tanto a la sociedad argentina y especialmente a los que “hemos abrazado la causa de la memoria la verdad y la justicia nos abre un panorama de esperanza de que en esta patria, no solamente vamos a poder llevar a delante los juicios y que se condene con cárcel efectiva a los genocidas, sino que desde el propio seno de las familias de los genocidas, se suman compañeros y compañeras a esta misma causa y a esta misma lucha”. «Esto fue fruto de que frente al terrorismo, hubo un pueblo que despertó, que tomó y se hizo cargo de revelar esa verdad, de conseguirla y de conquistarla con fuerza”, dijo Brizuela, para luego resaltar la valentía de Analia y Viviana y de tantos otros, que fueron capaces de revelar estos testimonios a los que calificó como “desgarradores” por momentos”, pero que “dan vida”, y dijo que ellos eligieron estar del lado del pueblo, de la memoria, de la verdad y de la justicia.

El colectivo “Historias Desobedientes” Surgió en 2017, en respuesta a las políticas regresivas en derechos humanos y en el marco del intento de aplicación del beneficio del “2 x 1” a los condenados por crímenes de lesa humanidad. Está integrado por hijos, hijas y familiares de los genocidas; sus padres fueron personal de las fuerzas armadas −altos generales al mando, intermedios y rasos−, de gendarmería, de la policía, personal de inteligencia, funcionarios, médicos, jueces. Algunos condenados y encarcelados con sentencia firme, otros en prisión domiciliaria; algunos imputados, otros sin investigar, impunes. Algunos muertos, otros vivos. Algunos ancianos, otros no tanto. Todos guardan un silencio atroz. Ninguno se mostró arrepentido. Por eso, sus descendientes, enfrentando la culpa y la vergüenza por los crímenes de sus progenitores, decidieron agruparse y formar un colectivo que dé cuenta de la presencia del horror en el seno familiar. Así nació el colectivo Historias Desobedientes: familiares de genocidas por la memoria, la verdad y la justicia.