Opinión – Angelelli fue asesinado. Crímenes, nunca más

angelelli y menem

Angelelli, junto a los sacerdotes Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera fueron asesinados salvajemente.

No hay que edulcorar la afirmación y menos los hechos. Hasta acá, nada que celebrar.

Los asesinos militares y sus cómplices civiles, judiciales y religiosos son culpables, gravemente culpables. Nada que celebrar.

Pero tampoco nos quedamos en la tragedia. Hay fuerzas trascendentes que nos impulsan a avanzar. Por eso hablamos de “martirio”.

Cuando decimos que Angelelli, junto a Carlos, Gabriel y Wenceslao, son mártires, estamos dándole a la muerte violenta y tremendamente injusta, un sentido, un horizonte.

No para maquillar el desamparo, si no para leerlo de manera combativa.

El mártir es un combatiente que, arriesgando hasta su vida, la pierde.

Y esa tragedia la leemos como victoria. Como testimonio y victoria. Como victoria y esperanza.

Los méritos del mártir no están en su sangre derramada, en su dolor, en sus sufrimientos. Están en su amor llevado a los extremos.

Un amor sin fisuras por los sin-justica de ayer, hoy y mañana. Un amor indómito por la liberación de los oprimidos, de ayer, de hoy y mañana.

No claudicar, no rendirse, no escapar, no negociar, y seguir amando, cuando te amenazan de muerte, es una victoria.

Esta victoria la hacemos memoria y palabra urgente. No para repetir a Angelelli, estaríamos traicionando su profundo espíritu abierto y renovador.

Hoy lo releemos desde nuevas problemáticas y nuevas perspectivas, las ambientales, las de género, las de los movimientos de la diversidad, los movimientos feministas, las de un mundo pluri cultural y pluri religioso.

Venimos desde Córdoba. Hace 50 años nos propusimos mantener las banderas de Angelelli en alto.

Y en estos días de celebración militante, hay muchos que rechinan los dientes.

La Iglesia de Córdoba, primero con Mons. Primatesta, y ahora con Mons. Ñáñez, siempre negaron, ocultaron o escondieron, el asesinato y obviamente, el martirio de Angelelli.

Ahora intentan que la “beatificación” nos deje un Angelelli inocuo, licuado.

Que su memoria subversiva deje el paso a una memoria de estampita.

Nosotros decimos que Angelelli no es un mártir eclesial, “de la Iglesia”, ni es mártir porque lo diga el Vaticano.

Es un mártir popular porque lo dice su historia y lo repite gritando su pueblo.

Y cuidaremos que no se disuelva en una altar o un santoral de almanaque.

No obstante, el reconocimiento oficial de su martirio por el Papa Francisco nos entusiasma.

Los jerarcas cordobeses y los sectores económicos, culturales, sociales y políticos de Córdoba, tan católicos todos ellos, ya no podrán ocultarlo.

Negado por la Córdoba clerical, militar, conservadora, la Córdoba de la familia judicial, de la Mediterránea, del mal llamado “campo”.

Murmurarán en sus cuevas, pero Angelelli vive, y resucita todos los días.

Estos sectores que quisieron matarlo “dos veces”, con la brutalidad de la dictadura y con la brutalidad del silencio, han sido derrotados, pero no del todo.

Por eso “seguimos andando” y Angelelli a nuestro lado.

Grupo Sacerdotal Enrique Angelelli Abril 2019

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.