venezuela golpe de estado.jpg

El diputado opositor autoproclamado Juan Guaidó ofreció un discurso este martes después de haber intentado dar un golpe de Estado contra el Gobierno de Venezuela.

«Lo que decía el régimen, que tenía el control de la Fuerza Armada es una farsa».

El ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) expresaron su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro y rechazaron que la derecha intente tomar el poder por la vía de la violencia. Calificó el intento de golpe como un acto cobarde y terrorista.

«Sabemos que Maduro no tiene el respaldo ni el respeto de la Fuerza Armada, mucho menos del pueblo de Venezuela (…) Hicieron un llamado a Miraflores y nadie apareció».

El chavismo se concentró en las inmediaciones del Palacio de Miraflores (sede del gobierno nacional) para rechazar el golpe de Estado y velar por la institucionalidad del país, que intentó ser vulnerada por un pequeño grupo de militares sublevados.

«Mi agradecimiento a la comunidad internacional por el respaldo».

Con «la comunidad internacional» Guaidó se refiere a EE.UU. y a gobiernos de extrema derecha que apoyan la toma del poder por la vía violenta. Distintos gobiernos, partidos políticos y movimientos sociales en todo el mundo han rechazado el golpe de Estado e instado al diálogo.

Asimismo, el embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, denunció el golpe y pidió al mundo rechazar estas acciones.

«No hay posibilidad de un golpe de Estado, a menos que me quieran apresar a mí».

Hay un pequeño grupo de militares sublevados contra el gobierno nacional, que fueron neutralizados por ese gobierno nacional.

El grupo de militares sublevados lo hizo a través de las armas, y a su vez, opositores crearon focos de violencia en la capital.

EE.UU., por otra parte, admitió que apoya a esta acción golpista y que busca un cambio de gobierno en Venezuela.

«Venezuela tiene hoy la oportunidad de una rebelión pacífica».

La mayor parte de los militares que estuvieron inicialmente en el distribuidor Altamira fueron engañados para ello. El resto de los militares sublevados estaban armados y asediaron la Base Aérea de La Carlota en Caracas (capital), junto a violentos de la oposición.