WhatsApp Image 2019-05-31 at 8.28.10 PM

La  inauguración reunió a más de trescientos participantes. La diversidad de referentes reflejó y legitimó, la idea de un frente anti-neoliberal  encolumnado a la fórmula Fernández – Fernández. El cierre estuvo a cargo del pre candidato a gobernador,  Delfor Brizuela. Un dato político local,  aunque prematuro, puede ser el hecho de que, el vibrante  discurso de “Pocho”, fue atentamente seguido por  Armando Molina, el principal operador de Ricardo Quíntela.

La inauguración de la Casa K,  fue el motivo para un encuentro que alojó a más  de trescientos participantes,  entre referentes de organizaciones  y militantes independientes.   El local,  que ahora será de uso multisectorial,  fue cedido por el Frente Grande, la organización que lidera el docente Miguel Guerrero. El gesto fue recibido y acompañado por varias organizaciones, muchas peronistas,  pero también por  otras identidades partidarias  que configurarían el frente antimacrista en la provincia.

 Según sus  impulsores,  la idea es ofrecer un espacio de confluencia para quienes  precisen un lugar para trabajar a octubre la fórmula Fernández Fernández. En ese sentido explicaron que existen muchas agrupaciones que carecen de un espacio físico para organizar sus actividades.

Estuvieron presentes  la noche de este viernes,  referentes y militantes de las organizaciones políticas  impulsoras de la Casa K,  pero también otras que se sumaron al convite de la inauguración.  Entre las impulsoras estuvieron:  el  Frente Grande;  Frente Transversal;  Agrupación “Las 20 verdades peronistas”;   Peronismo Militante;   Descamisados;  Agrupación “La Nunca Menos”, “La Rioja Hacia el Futuro” y    Partido Socialista Independiente; Partido del Trabajo y la Equidad. Sin embargo  también se hicieron presentes representantes del Partido Comunista, de la Asociación de Ex Presos Políticos, del Movimiento Alfonsinista, de la Organización Oktubres, Nuevo Encuentro   y del “quintelismo”.

La inauguración tuvo como maestrxs de ceremonia  a Facundo Raskevich y Soledad Garay, ambos  de reconocida adhesión al  proyecto nacional y popular,  que le dieron aire joven y de   genuina militancia  a la apertura  de  un espacio que se presenta dispuesto  a ir afondo en el   debate político.

En línea con esa impronta renovadora,  la organización le dio la palabra  a Luis Planas, uno de los dos oradores  que tuvo la noche. Planas,   es un reconocido  empresario gastronómico, que hace tres años  colocó la “heladera social” en su negocio. Esa acción  solidaria, que interpeló el ajuste de Cambiemos desde el sector comercial,   reflejó   su vocación política, la cual fue rescatada por el Frente Grande La Rioja, que desde hace un tiempo lo ubica  como su  primer referte electoral.

El cierre del acto lo hizo  Delfor  “Pocho” Brizuela, quien sin explicitarlo,  legitimó en un contexto de frente multisectorial,  su pre candidatura a Gobernador. El actual Sec. de DDHH de la provincia,  se dirigió a los presentes  con un potente discurso.  Con tono firme y emocional,  ratificó a Cristina como el centro de gravedad de un frente surgido “para salvar la Patria”;  destacando lo acertado de  la  decisión de la ex presidenta, de ceder el primer lugar a Alberto Fernández,  como un gesto de grandeza que “habla más que las palabras”. Seguramente su emotivo discurso, que sorprendió por la densidad de conceptos,   lo reflejaremos en una nota aparte.

Un dato político a destacar para el orden local,  fue la presencia de Armando Molina, referente y operador político del “gitano” Quíntela. Molina,  permaneció atento hasta el final. Vale como señal su presencia, pues insinuó,  si se quiere,   un eventual acercamiento entre el referente del Justicialismo con mayor peso especifico y el  espacio frentista que anoche no dudó en aplaudir a Delfor “Pocho”  Brizuela.