Con un oído en el Pueblo, “dijo y me conquistó”

feria-del-libro

Este año la Feria del Libro transcurre bajo el lema “con un oído en el pueblo”, una consigna que se  completa en nuestro pensamiento con imágenes de solidaridad  y resistencia.  Que esta memoria sea hoy propuesta cultural, que el Gobierno riojano nos interprete y proponga, es una conquista popular. Sin embargo, que el sentido de esta memoria les llegue a todxs, sigue siendo  un gran desafío. Por El Tala Comunicación Popular.

 La consigna de la edición 17° de la Feria del Libro,  alude claramente al mensaje de  Enrique Angelelli, el obispo que cautivó el corazón de los riojanxs.  Alguien que supo oír “el grito del silencio” de quienes sufren en este mundo;  que desde su coherencia con el  evangelio de Jesús,  a fuerza de solidaridad y lucha, nos enseñó a defender nuestra dignidad como soberanos de esta tierra que pisamos.

¿Porque su vigencia? Porque en la profundidad de su mensaje perdura  una idea tan potente como revolucionaria. Aún hoy decir “con un oído en el pueblo”, sugiere subvertir el orden en  favor de la justicia, “así en  la tierra como en el cielo”. La vigencia de ese mensaje nos  interpela en un  presente signado por el dolor  que causa la exclusión.

En aquellos años, el planteo del “Pelado” ya confrontaba  el neoliberalismo. Aunque  por ese entonces no era conocido como tal, él  ya lo identificaba en las reglas de  la “sociedad de consumo”.  Angelelli, advertía que  en esa sociedad los  valores  que predominan en las relaciones  son los de “tener y tener cada vez más”,  desnudando la felonía liberal de aquellos que nos responsabilizaban por el atraso y la pobreza, alentando  el progreso individual como salida racional para la sociedad.  Él  proponía en cambio,  que nos viéramos como comunidad,  “con nuestras tradiciones y mirando al futuro”,   confiando que en  la  identidad que como riojanos supimos forjar,  residen los valores para superar el egoísmo del mercado. Entendía que en el Evangelio,  donde todxs somos  hijxs de Dios, estaban las claves para la  felicidad,   pero que en la práctica  era necesario conjugarlas con la voz del Pueblo.

Decir, “Con un oído en el Pueblo”, implica una ética a donde  el amor al otrx es lo  más valioso que tenemos como individuos. Enrique Angelelli,  Wenceslao Pedernera,  Carlos de Dios Murias y  Gabriel Longueville,   llevaron esto  hasta las últimas consecuencias.

Dicho esto,  no resulta difícil deducir quienes los mataron y trazar una línea de tiempo sobre el devenir de quienes defienden esos intereses hasta el presente; un presente a donde los intereses de las mayorías desplazadas se disputan en todos los frentes de lucha.

En muchxs de nosostrxs existe un registro que  se dispara ante  ese puñado de palabras y automáticamente se nos completa una historia,  una historia que se integra a nuestra  identidad,   pero es necesario transmitir esto a las nuevas generaciones para re-significar desde la actualidad. Esa es nuestra batalla cultural y no debemos bajar los brazos, porque no es solo la falta de memoria, también  es la cultura neoliberal,  la que tiñe de gris este presente de exclusión.

Anuncios

Un comentario en “Con un oído en el Pueblo, “dijo y me conquistó”

  1. Pingback: Nicolás Halkett y el sentido político cultural de la Feria del Libro | El Tala

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.