casa de gobierno

La fuerte decisión política de brindar un Estado al servicio de los riojanos, determinó que el Gobierno de la Provincia incremente el subsidio a la tarifa residencial de los usuarios para atenuar los excesivos aumentos dispuestos por el Gobierno nacional.

Es así que de 30 millones de pesos que la Provincia decidió aportar desde enero, actualmente destina 42 millones de pesos, es decir un 40 por ciento más. De esta manera es que el 89,72% de los usuarios de toda la provincia recibe una factura de Edelar con un monto de hasta 3 mil pesos, incluyendo en ese valor los cargos por consumo de energía, tasas e impuestos y el servicio de agua potable.

Por esta razón es que el presidente de Edelar, Carlos Fernández, atribuye a intereses netamente políticos los reclamos que se difundieron contra la empresa estatal encargada de la distribución de la energía en el territorio provincial, e invitó a quienes motorizan esta situación a dirigir los reclamos al origen del problema, que es el Gobierno Nacional, precisamente el sector político al que representan en La Rioja. Además, Fernández aseguró que las oficinas de Edelar están abiertas para brindar solución a las distintas situaciones, desde el punto de vista técnico o financiero. Sostuvo además que en esta época del año se incrementa el consumo porque la gente se calefacciona con energía eléctrica.

Fernández expuso también que el Gobierno nacional fija los costos de abastecimiento para todo el país, el cual desde junio del 2018 a junio de 2019 se incrementó en un 116%, impactando en la tarifa final de la factura en un 85 % promedio. En tanto que el Gobierno Provincial no autorizó el incremento en el Valor de Distribución y eliminó la tasa EUCOP que era el único impuesto provincial que tenía la factura.

El presidente de Edelar Carlos Fernández recordó que todos los años incrementa el consumo en esta época invernal y en mayor medida en la zona oeste de la provincia, es decir en el Valle de Antinaco, Los Colorados y el Valle del Bermejo, debido a las bajas temperaturas, ya que el único medio de calefaccionar un hogar es la energía eléctrica. Por esta razón es que de acuerdo a los reclamos que estuvieron realizando las personas en las oficinas comerciales de Edelar, se advirtieron dos situaciones, indicó. En ese sentido, dijo que una de ellas es que a nivel nacional en el último año se produjo un incremento en el valor del megavatio de transporte de un 116%, eso implica en tarifa un 85% de incremento en promedio. Por otro lado, se observa el incremento en el consumo, agregó.

En ese sentido, dijo que «ante las bajas temperaturas se utilizan elementos de calefacción de bajo rendimiento, es decir que en vez de gastar 2 o 3 pesos, están gastando 10 o 15 pesos por hora en el caso de una estufa o caloventor». «Éstos son elementos fáciles de adquirir en el mercado, pero el problema viene después, ya que la boleta es pagada después del consumo», agregó.

A la vez, dio a conocer que personal de Edelar «está trabajando para ir viendo casos puntuales, uno por uno». «Por eso pedimos a la gente que se acerque para poder analizar la situación de cada uno», manifestó y aseguró: «desde la distribuidora les vamos a dar soluciones desde el punto de vista técnico o financiero».

La provincia no aumentó el VAD

Así también Fernández explicó nuevamente que la factura está compuesta por 3 componentes: abastecimiento, valor agregado de distribución e impuestos.

«El Gobierno de la Provincia con buen atino en diciembre del año pasado hizo una audiencia pública respecto de esto. Viendo que desde Nación no hay ningún tipo de consideración y mes a mes va aumentando el valor de la tarifa, el transporte y el megavatio de generación, porque los quiere llevar a un valor de mercado dolarizado; el gobernador decidió no dar aumento para el funcionamiento de la distribuidora, que se conoce como Valor Agregado de Distribución (VAD). Por lo tanto desde el Gobierno de la Provincia no se autorizaron los aumentos de tarifa», precisó.

Agregó que el otro componente lo conforman los impuestos y dijo: «tampoco lo podemos manejar porque son impuestos municipales o nacionales».

«Por lo tanto de los 3 componentes mencionados, el que sufrió grandes incrementos en los últimos 3 años y en este último año es el abastecimiento en un 67 por ciento, que eso lo maneja la Nación», explicó. Aclaró así que «los incrementos que se vienen dando han sido de los valores de abastecimiento o de generación».

Incrementó el subsidio provincial

En ese marco, el presidente de Edelar resaltó que «viendo esta situación y esta insensibilidad del Gobierno Nacional respecto de los aumentos tarifarios desmedidos, el Gobierno de la Provincia cada trimestre aumenta el subsidio a la tarifa, de tal manera que impacte lo menos posible en el bolsillo de la gente». «Trimestre a trimestre, cuando vienen los aumentos de Nación, para menguarlos, la Provincia va poniendo mayor aporte en subsidio, de tal manera que la gente se vea lo menos damnificada posible», enfatizó.

Detalló en ese sentido que «en enero la Secretaría de Energía de la Nación provoca otro aumento del valor de abastecimiento y de generación, y en ese momento el Gobierno Provincial venía poniendo alrededor de 30 millones de pesos para todas las tarifas residenciales». «A partir de este nuevo incremento de Nación, el Gobierno de la Provincia decide aumentar este aporte de subsidio llevándolo de 30 millones a 42 millones de pesos mensuales», subrayó.

Un reclamo político

En cuanto a los reclamos que se realizaron con la llegada de la última factura de energía eléctrica, Fernández sostuvo que los que encabezan y motorizan los mismo es gente de Cambiemos, y la inconsistencia de esas manifestaciones radican en que los incrementos tarifarios son dispuestos por Nación.

Comentó que en estos últimos dos o tres años mantuvo reuniones con productores de Chilecito, con las distintas cámaras productivas, comerciales, y «les hemos pedido que actuemos en forma conjunta, porque muchos de ellos tienen representación política del partido de Cambiemos». «Les hemos pedido que vayamos juntos a la Nación para hacer los reclamos, porque en definitiva esto que estamos viviendo nosotros en la provincia son decisiones políticas a nivel nacional», indicó.

Asimismo, expuso que «a fines del 2015 pagábamos 75 pesos el megavatio y hoy lo estamos pagando a 2.500 pesos». «Por lo tanto pedimos a la gente que está motorizando a los vecinos a un reclamo, que vean el origen del problema, que son las políticas energéticas que se fijaron a nivel nacional, que las están tratando de llevar a una tarifa dolarizada cuando los sueldos son en pesos», enfatizó.

De igual manera, invitó «al ciudadano que es el que está sufriendo estas consecuencias de las políticas nacionales, que se acerque a las oficinas de la empresa que están abiertas para recibir los reclamos». «Vamos a atenderlos puntualmente para darles una solución, porque la realidad de toda la gente no es la misma, aunque este movimiento político pretenda que así sea», sostuvo y dio a conocer que «hemos puesto más gente para que esté a disposición y atienda cada uno de los casos y vayamos dando una solución».

La lectura de los medidores se realiza correctamente

El presidente de Edelar explicó también que sobre el total de medidores que hay, la empresa cuenta con 31 lecturistas, quienes todos los meses toman lectura de los medidores. «Es decir que mensualmente los 31 lecturistas están midiendo entre 300 y 400 medidores por día para poder completar los 130 mil medidores que tenemos de pequeña demanda para poder facturar», indicó.

De esta manera es que el proceso de lectura – facturación se cumple a rajatabla todos los meses, aseguró y confirmó así que los comentarios que aseguraban que había estimaciones de lectura, no son reales. «Más allá que el contrato de concesión permite que podamos hacer estimación de lectura ante una eventualidad como sucedió hace 3 años atrás con el tornado, la distribuidora por instrucciones del gobernador extrema todos los medios técnicos y económicos para evitar hacer estimación de lectura», afirmó.

«Actualmente la distribuidora toma lectura de la totalidad de medidores que tiene colocados en el sistema de La Rioja», sentenció.

No es una opción no pagar a CAMMESA

Por otra parte, aseguró que la opción de no pagar a CAMMESA está totalmente descartada, ya que es la principal distribuidora. Con el hecho de no pagar a CAMMESA pueden ocurrir situaciones como la reducción de suministro, sanciones directas sobre la distribuidora que pueden ser económicas o de otro tipo, o tornarse una situación política que afecte a las arcas del Gobierno de la Provincia, sostuvo. «Por lo tanto, entendemos que CAMMESA es un proveedor más y lo tenemos que mantener al día como cualquier otro», remarcó.

 

Fuente: El Independiente