Mediante un escrito,  Pocho Brizuela expresó la esperanza que se abre con el triunfo de Ricardo Quintela, haciendo referencia a los rasgos que definen su  sensibilidad popular, como virtudes para  gobernar y dirigir la unidad.  Además, afirma que en su momento  el Gobernador electo, “no se dejó tentar por la soberbia y el sectarismo y caminó con Sergio Casas como hermano y compañero”.

Un gobernador de pueblo

Esa es la característica del gobernador que elegimos los riojanos el 27 de Octubre. Ricardo Quintela es del pueblo, es pueblo.

Lo revela su palabra, su afecto espontáneo y auténtico, su sonrisa, su abrazo. Su mirada, sus dichos, sus » salidas» típicas de  «chango» que trajinó la calle, la tierra, lxs amigxs, el mate y el calor de la gente.

Sus entrañas solidarias, su sensibilidad «a flor de piel». Su identidad y traza peronista y humanista, sin más estridencia que una catarata de cariño desparramado como si nada.

Pero es de pueblo y es pueblo, también, porque piensa en su Rioja y en su Patria. Porque abraza un proyecto de inclusión y dignidad. Porque se hizo cargo, junto a muchxs compañerxs, de construir unidad para ganarle a la postergación y el desencanto.

No se dejó tentar por la soberbia y el sectarismo. Caminó con Sergio Casas como hermano y compañero.

Ricardo Quintela, representa al frente de Todxs porque es de todxs y seguramente, gobernará para todxs y con todxs.

Ricardo Quintela, tiene un corazón de Pueblo y un desafío, abrazar La Rioja y abrazar una esperanza, aquella sintetizada por el beato Angelelli: » El pan en el horno florece, es para todos amigos. Nadie se sienta más hombre, la vida se vive en el Pueblo».

Ojalá, la palabra más linda de la lengua nuestra, este sueño nunca derrotado, se haga realidad.

Delfor » Pocho» Brizuela

La 20