Momentos de suma tensión se viven en Bolivia luego de la renuncia de Evo Morales, como consecuencia del golpe de estado perpetrado por diversas fuerzas sociales, políticas y militares de ese país.

Rafaél Jaldín, referente del MAS-IPSP en Chuquisaca, desde la ciudad de Sucre, señaló que Bolivia “vive un momento lleno de incertidumbre, la renuncia de Evo fue para evitar evitar un río de sangre, más allá del acompañamiento de la mitad de pueblo al gobierno en las últimas elecciones”.

Evo Morales se encuentra a estas horas en el departamento de Cochabamba, el histórico sector rural que acompañó la fundación del MAS y su posterior candidatura a la presidencia.

El referente del Más entendió que la salida del presidente “es con la frente en alto, ya que el gobierno nunca saco a los militares contra su pueblo y Evo se queda en la patria como ciudadano boliviano para reagrupar las fuerzas contra el fascismo naciente en Bolivia”.

En las próximas horas la asamblea nacional intentará sesionar para definir quién será el próximo presidente de Bolivia.

Por Radio Futura Córdoba –