Desde la Pastoral Social del Obispado de La Rioja, que es un lugar de encuentro, queremos expresar nuestra solidaridad al pueblo boliviano que está viviendo horas críticas como consecuencia de la violencia que los golpea.

La crisis en el proceso democrático en Bolivia sin duda afecta a todo el país pero particularmente a todas las comunidades originarias. Escuchando la voz del Papa Francisco que en Chiapas pidió perdón a los Pueblos originarios por el sufrimiento ocasionado en la Conquista, estamos invitados a reparar las grandes injusticias que por siglos han condenado a los pueblos indígenas a ser parias, desplazados y marginados en su “propia casa”. La persecución de indígenas ha sido constante en varios países de la región debido principalmente al negocio de la explotación de sus tierras (cf. “Laudato Si” N° 93).

Creemos que todo tipo de confrontación o diferencias políticas se deben resolver dentro de los espacios democráticos, de diálogo y consenso, no a través de imposiciones de grupos de poder.

Deseamos, como creyentes en un Dios que es amor, que es justicia, que es liberación, que se logre encauzar esta crisis y no se pierdan ninguno de los derechos del pueblo boliviano, sobre todo de nuestros hermanos originarios. Para ello comprometemos nuestra oración y cercanía