Calidad institucional, unidad y federalismo, los ejes de Ricardo para un gobierno popular

A pocos días de su asunción como  gobernador,  Quíntela  reafirma su voluntad de  avanzar hacia un nuevo piso de calidad institucional  para la provincia.  Se trata de un  eje rector para la vida democrática de las instituciones,  planteado insistentemente durante la campaña,  que empieza  traducirse en gestos que dan cuenta de la amplitud de criterio que guiará a su Gobierno.

La mentada calidad institucional que plantea el Gobernador electo, pasa por respetar  y dar lugar a todos los actores sociales, por supuesto también autonomía de los organismos del Estado. Es de alguna  manera,  el cimiento  para que la unidad por la que tanto se  luchó  empiecen a dar sus frutos.  Para Ricardo, si no se generan estas condiciones, que hacen posible que  las diferencias de intereses y  criterios coexistan, difícilmente se podrá derivar en el objetivo central que es el beneficio del Pueblo.

En línea con esto,  la calidad institucional también debe pasar por lo partidario  y  especialmente por la  unidad del  Justicialismo,  al cual le cabe la mayor responsabilidad   como identidad mayoritaria del Frente de Todos.  En este sentido, el futuro gobernador  afirma que el Partido debe alimentar este proceso con políticas populares, atrayendo las distintas expresiones progresistas de la sociedad hacia la participación política, como paso necesario para traducir las expectativas de la  gente en acciones  concretas.

Por otro lado, la esperada conformación del  Gabinete, también da cuenta de la llegada de nuevos aires. La inclusión de jóvenes técnicos y profesionales;  la definitiva presencia de la mujer como expresión igualitaria con el hombre, hacen de por sí la viabilidad de una nueva visión sobre una práctica política que mucho se criticó, tanto desde la oposición, como desde fragmentos menores del mismo Justicialismo.

Desde la periferia del poder, Quíntela reverdeció los verdaderos laureles peronistas y progresistas que parecían -o querían que parezcan- perimidos. La unidad fue posible, ante la necedad de pocos, con la incansable búsqueda desde la unidad para la reconstrucción de un nuevo PJ, de un nuevo gobierno y de un nuevo perfil de Provincia que se avizora federal, popular, solidaria y viable. La unidad valió la pena y le está dando no solo la razón sobre su potencial, sino  también sus primeros frutos.

Relación Provincia – Municipio Capital – Juntos, pero no mezclados

La foto recorrió rápidamente los corrillos periodísticos, Ricardo Quintela e Inés Brizuela y Doria se entrevistaron. Cooperador pero rápido de reflejos, el gobernador electo   aclaró, “soy todo oídos y ayudaré en todo lo que pueda para que los vecinos de la Capital recuperen sus derechos a los buenos servicios y a una buena gestión municipal, pero quiénes tendrán que poner manos a la obra deben ser sus nuevas autoridades, cada uno deberá poner todo de sí, pero esto no es un co-gobierno, hay autoridades electas y otras que deben entregar el Municipio, hoy -como la Capital- en condiciones paupérrimas y tendrán que poner sus caras ante sus representados”.

La electa intendenta reclamó una reunión con el próximo gobernador, pidiendo que intervenga en auxilio a una transición complicada. “Gobernaré con todos –dijo Quintela- pero todos deben cumplir su parte, tendrán mi ayuda, pero tendrán que hacerse cargo de gobernar desde los diferentes municipios para que todos y cada uno sean responsables del equilibrio de la Provincia, ser federal es mucho más que una expresión de deseo”.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí