“Les pido a todos que me ayuden a cambiar la insensibilidad por el amor a nuestra gente”

Con un imponente marco en el Superdomo, Ricardo Quintela brindó su primer  discurso como gobernador.  Además de importantes  anuncios  para afrontar la crisis, el nuevo mandatario dejó en su mensaje las referencias históricas y la concepción político social sobre el que apoyará su proyecto de gobierno.

Las expresiones del gobernador  incluyeron  anuncios de mucha importancia para la realidad provincial;  compromisos fuertes cuya instrumentación empezaran a hacerse públicas en los próximos días;   sin embargo,  la impronta de su alocución inaugural trascendió lo coyuntural para dar testimonio de lo esencial o fundamental.

Es en este plano del discurso  simbólico  e ideológico,  en donde se dirime el perfil de un proyecto de gobierno.   Por eso vale destacar como información  imperecedera,  el hecho de que  Ricardo Quintela,  al dirigirse al Pueblo por primera vez,  pusiera en primer plano la identidad del proyecto que encabeza.  La unidad nacional,  popular y latinoamericana, al  federalismo;  la doctrina de la Justicia Social y el humanismo,  como práctica política para la inclusión, serán el  sustrato sobre el germinará un gobierno para todxs.

 El nuevo Gobernador  evocó como guías  para el camino que empieza a transitar,    los nombres y las virtudes  de  caudillos y lideresas que habitaron nuestra tierra. Facundo, el Chacho, Victoria Romero, Felipe Varela y Rosarito Vera Peñaloza, son el ejemplo a seguir. Pero viniéndose  más acá en la historia riojana, también evocó la memoria  de Angelelli, como fuente de fortaleza y discernimiento  para sostener su gobierno en la opción por los pobres. 

   “Quiero que me guíen la fe, el amor y la opción por los pobres de Enrique Angelelli, de quien tomo y hago propia su frase y su acción: “con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio”. Así  ratificó Ricardo Quintela,  la inscripción que lleva su Bastón de mando.

  A 43 años del asesinato del referente de la pastoral de los pobres, un gobierno elegido por el voto popular,  recoge su experiencia para usarla como guía. “Con el oído en el pueblo” es la inscripción que signa su  atributo de mando.  

El sentido de esta frase tiene una profundidad que no debe ser pasada por alto,  o tomada como un gesto meramente testimonial. Se trata de un fuerte compromiso  surgido de  la convicción  de que las principales respuestas a los problemas de la sociedad se encuentran en el Pueblo y en la profundidad de su identidad.  Interpretarlo desde su esencia fue la clave de la Pastoral de los Mártires riojanos, quienes ya por ese entonces entendieron  que en nuestra cultura e historia como Pueblo mirando al futuro,  estaban las  claves para superar los males de una sociedad de consumo cuyo único valor pasa por tener y tener cada vez  más, y en odiar y violentar,  para sostener privilegios o ganar posiciones.  Valores que no llevan a la felicidad. Sobre estas bases avanzó el discurso del nuevo gobernador, ahondando incluso en aspectos de la exclusión donde se expresan las contradicciones más dolorosas.

 Sus anuncios apuntaron a garantizar  lo fundamental de una democracia: alimentos,  salud,  educación, vivienda y  servicios. Un proyecto de provincia Federal en el contexto de proyecto de país federal. Los detalles empezarán a  abrirse paso en los próximos días.  

Final del discurso

 “Soy el que siempre fui, estoy curtido por alegrías,  sin sabores  y fracasos, pero soy el mismo Ricardo Quintela que conocen, ahora con una responsabilidad diferente, la de garantizar bienestar a todos los riojanos.”

“Les pido a todos que me ayuden a cambiar la insensibilidad, por el amor a nuestra gente. A cambiar la codicia y avaricia por la solidaridad de tender una mano, al que más lo necesita. Que me ayuden a ablandar  los corazones de aquellos que desprecian a los más humildes, o a aquellos que desprecian a quienes tienen problemas de conducta o de adicciones, ellos son quienes más precisan de todos nosotros.”

 “Esto no es populismo ni demagogia, esto es peronismo, el que me enseñó Perón  y Evita, que me dicta que debemos gobernar para todos,  pero con la mirada puesta decididamente en quienes más nos necesitan.”

¿Qué más se puede agregar después de este cierre?

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí