La persecusión del kompañero

Celebraremos el cumple de un compañero judío, justicialista de izquierda, nacido en Palestina. Por  Facundo Nicolas Razkevich

Su viejo, del gremio de madereros tuvo que rajar con la jermu y el pibe por que lo buscaba la yuta.

Ya de joven anduvo en mil kilombos, rajó a los fondos buitres del templo, repartió el pan y los choris y combatió la violencia de género.

Con 12 compañeros del conurbano abrió una agrupación que se multiplicó en miles de unidades básicas.

Hizo movilizaciones masivas y el pueblo lo seguía y los punteros le fueron fieles, menos uno que votó no positivo.

Para completar le dieron la cana y el poder judicial lo condenó a muerte, los caceroleros de entonces no lo quisieron canjear por otro kilombero mas trosko.

A la final lo verdeguearon y lo clavaron a unas maderas y lo chucearon los milicos del imperio para mandarlo al otro barrio, del que no se vuelve.

Dicen que lo vieron unos días después lo más pancho.

Que casualidad! Pancho se llama hoy, 2 mil años mas tarde, el secretario general de aquella agrupación de base, que dicen que anda con ganas de parecerse mas al barbudo.

Dios dirá.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí