Contento corazón, cuando hay Razón – Reflexiones a un mes de la asunción de Ricardo Quintela

Ricardo Quintela, Gabriela Pedrali, Armando Molina, caminando la zona de asentamientos junto a sus equipos

El balance del primer  mes de gobierno de Ricardo Quintela, por la cantidad y la calidad de las acciones fue sobresaliente. Pero además, como corolario de esta primera  foto  de gestión, el  gobierno provincial lanzó “Un Techo para mi Familia”;  una respuesta integral, que no debía hacerse esperar,  ante la dolorosa realidad que viven muchas familias riojanas.  

El nivel  de iniciativa y cohesión de los organismos del Estado bajo la conducción de Ricardo Quintela,  reflejan claramente un nuevo momento en la política provincial. Fue un mes signado positivamente  por la celeridad con la que la mayoría de las aéreas articularon sus competencias  para abordar una emergencia social causada por la exclusión; y además hacerlo sobre un proyecto de provincia  federalmente sustentable.

En estos pocos días,  Ricardo  avanzó con  hechos sobre una “hoja de ruta” que antes de su asunción  fue solo discurso. Sin dudas esto re legítima su liderazgo y reafirma el carácter popular  de su  gobierno;  pero sobre todo legitima la esperanza de quienes necesitan de la presencia activa del Estado para alcanzar sus derechos esenciales. Cabe señalar, que cuando decimos que estamos ante un gobierno popular es porque entendemos que los intereses que este  representa son los de las mayorías,  desde la perspectiva de la historia de las luchas y en unidad con estos actores.

El reverso de este balance, a treinta días de gestión, también mostró por defecto,  la realidad de la crisis que dejó la estafa de Cambiemos;  así como los problemas estructurales que la provincia debe revertir para encarar un proyecto de crecimiento soberano.

El programa  para desandar un retroceso neoliberal, o neocolonial,  como el  perpetrado por cambiemos  implicó e implica para el gobierno, sostener en simultáneo varios fretes de acción,   organizados en una agenda sin respiro, tanto  para el Gobernador como para el conjunto de funcionarios.

Uno de estos frentes debió  implementar  progresivamente,  a lo largo de estas primeras semanas, medias destinadas a garantizar el consumo de alimentos,   el acceso a servicios y una inyección en el bolsillo de la base de trabajadores del Estado; una inversión salarial  para achicar el retraso en los sueldos y al mismo tiempo activar el circuito económico local.

 Por otro lado  también se sostuvo una agenda nacional,  de articulación con los programas ministeriales y para la  construcción de consensos tendientes a lograr sin demoras la actualización de los compromisos presupuestarios que Nación tiene con la Provincia. Respecto a esto último,  el gobernador vine ganando la iniciativa  para instalar en la escena nacional  el debate  sobre las asimetrías  en el desarrollo  que impiden un país federal, algo que está en línea con el proyecto del gobierno de Alberto,  pero que debe ser afianzado en el concierto político general. En cada visita que Ricardo Quintela hace CABA no pierde la oportunidad de plantear el tema  en el canal  C5N.

Por otro lado  se visualiza la marcha de acciones de mediano y largo alcance,  que van en línea con la configuración de los ministerios y secretarias  y camina  en el sentido del proyecto de provincia que plantea el nuevo Gobierno. Enunciar cada acción seria una tarea enorme y redundante,  ya que viene siendo comunicada a la ciudadanía de manera eficiente. Sin embargo,  en esa nota si nos detendremos en el último anuncio con el que cerró el primer mes el  gobierno provincial,   y es el lanzamiento del Programa “Un Techo para mi Familia”. No haber esperado para hacer este lanzamiento es en sí,  todo un  indicio de coherencia política y de sentido de la ubicación en la realidad  provincial y nacional.

Un Techo para mi Familia

El programa fue anunciado el viernes pasado  será implementado atreves del Ministerio de Desarrollo, Igualdad e Integración Social,  a cargo de Gabriela Pedrali; y  es una noticia que expresa al nuevo  gobierno en su mayor profundidad política en su voluntad de Pan, Techo y Trabajo.   

El programa está destinado a mejorar la calidad de vida en el plano habitacional, de familias en situación de vulnerabilidad social, en asentamientos o donde la situación lo requiera en cualquier  lugar del territorio provincial. El mismo consistirá en la construcción de viviendas amplias, cómodas y de buena terminación, que se construirán no solo de con la técnica  tradicional sino también la industrializada,  proveyéndose de la producción innovadora de empresas locales.

“Un Techo para mi Familia”, será ejecutado con fondos provinciales y nacionales y los trabajos estarán a cargo de pequeñas empresas, organizaciones intermedias y profesionales de la construcción, beneficiando a familias riojanas que estén en situación de vulnerabilidad social.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí