Daniel Vila, el Joe Lewis de Mendoza

Lunes 03 de Febrero del 2020 – Mendoza

El empresario se apropió de terrenos fiscales donde construyó un dique sobre una cascada pública.

Escuchar/Descargar el reporte de Radio La Mosquitera, desde Mendoza

Las jornadas históricas de lucha y participación popular por la defensa del agua y los bienes comunes que frenaron la modificación de la Ley 7.722, encendieron viejos reclamos. Uno de ellos, es la denuncia pública al empresario Daniel Vila por la apropiación de terrenos fiscales  en el pedemonte mendocino donde ha construido un dique de concreto sobre una cascada pública. La obra se suma a un acueducto de la empresa Dalvian S.A., que está desviando el agua del río San Isidro y que está bajo conflicto judicial por su uso.

Desde principio de enero un grupo de deportista autoconvocados vienen organizando caminatas al lugar denominadas “Caminatas por lo nuestro” para visibilizar cual es la situación de estos terrenos. En una entrevista a Radio Nacional Mendoza, Lucia Pérez, parte del grupo, explicó que “empezamos con estas caminatas para pedir una explicación por parte de las autoridades, ya que la Corte en una resolución desestima un pedido de Alfredo Vila, el padre de Daniel Vila, cuando intento usurpar tierras de dominio público del Estado aludiendo que habían sido desafectadas por las fuerzas militares, cuando en realidad habían sido cedidas a la Universidad de Cuyo con el fin de hacer una reserva”. “Como ellos interpretaron que esas tierras quedaban abandonadas, hicieron una posesión veinteañal. La Corte dijo que las tierras eran dominio público del Estado y que debían restituirlas” completó.

En la última caminata realizada el 25 de enero fuerzas policiales y seguridad privada del grupo Dalvian S.A. se hicieron nuevamente presentes para impedir el acceso y posteriormente denunciar a Lucia Pérez e imputarla en una causa que la obliga a no acercarse al lugar. “La caminata terminó con un cordón de seguridad privada, contratada por Dalvian, que nos intercepta en el camino de Cerro. Le dieron la orden a la Policía de que ‘ya sabían lo que tenían que hacer’ si no se retiraban pacíficamente. Para evitar una consecuencia lamentable, pegamos la vuelta, llegamos al Mirador para subirnos a nuestros vehículos y retirarnos y nos encontramos con que ya había un despliegue policial cortando un camino público como es la Ruta 99, que no nos dejaba desplazarnos, ni subirnos a nuestros autos para volver a nuestros hogares. En esa situación de privación ilegítima de la libertad estuvimos casi dos horas y media” relató Pérez.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí