Chaya 2020 – Con un oído en el Pueblo, Coplera, ATR y Freestyle para todxs

Febrero abre su portal de misterio y encanto en un nuevo ciclo de la naturaleza vital de esta tierra. La savia de la identidad riojana, sube desde nuestras raíces ancestrales y aflora en el presente por las calles de los barrios y los pueblos, engalanándose en multiformes convocatorias que nos mueven al encuentro con el otrx.

Estamos en Chaya. Su vibración es tan intensa, que la memoria mineral que la transporta depende de nuestra plasticidad para sobrevivir. De allí que sea tan necesario participar desde el lugar que la sentimos y queremos ser sentidos. Es en este sentido que el Gobierno de La Rioja nos propone la libertad para resinificarla, para que los valores que se exaltan en torno a su tradición sean los mejores para todxs.

Para mantener viva su esencia, no alcanza con reproducir mecánicamente un rito año tras año. Si su historia no nos interpela en el presente, si lo que nos sucede no significa nada en su pasado, es porque algo se perdió en el camino. Lo cierto es que la Chaya solo sería una leyenda más, si no nos estuviera permitido interpretar y proponer.

Nuestro amor a esta leyenda viene lejos, en ella, las dichas y desgracias y también esperanza. La historia tiene como contexto de origen las celebraciones tribales que se daban entre el final de cosecha y el comienzo de la siembra y es la historia de la no resignación a un amor impedido por los mandatos de clase, o porque no, por la desigualdad.

El portal chayero de este año, coincide con la apertura de un nuevo ciclo en la política riojana. Un ciclo signado por la llegada de un gobierno popular que maduró sus sueños durante los años que llevamos de democracia. Y promete marcar una diferencia con los gobiernos liberales que se sucedieron tras la dictadura en nuestra provincia. Serán estos frescos aires, los ya espantan el tufo de referentes del conservadurismo cultural, quienes solapadamente también son fervientes defensores del liberalismo económico.
La premisa de este nuevo Gobierno provincial apuntó al centro de nuestros aciertos históricos, en lo que hace a la resistencia contra la exclusión y se propuso gobernar “con un oído en el Pueblo”, que es la premisa de Angelelli y su pastoral que caló hondo en el Campo Popular riojano. ¿Pero que es gobernar con un oído en el pueblo?

Justamente, gobernar con un oído en el pueblo, es cuidar la raíz de identidad que habita en nuestros viejos y es interpretar los nuevos brotes que anidan en la sangre y la sien de nuestra juventud. Es entender el presente, con la sabiduría de quienes guardan la historia, y con la sensibilidad de quienes construirán el futuro. Es reinterpretar las tradiciones anteponiendo los valores que nos unen como sociedad, en estos tiempos en que la cultura del consumo y el éxito individual, nos hace infelices por separado.
Y volviendo a esto de re significar. Así como se lo puede hacer desde la perspectiva de género, también se lo puede hacer y en simultaneo, de la perspectiva de nuestra lucha por la igualdad. Después de todo Chaya y Pujllay también encarnan la historia de un amor que no se resignó a obedecer los mandatos de clase que les impedían estar juntos; por eso cada año vuelven a decirnos que no nos resignemos ante la adversidad y luchemos por lo que amamos hasta el final.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí