Crónica de un viernes triste


Por Freddy Narvaez – Hoy viernes es uno de los días más tristes en Chamical desde que yo tenga memoria. La tristeza está en las calles silenciosas de este caluroso día 6 de marzo.

En los negocios hay poca concurrencia y dónde vas te cruzas con ojos llorosos, los cajeros en los super te cobran con la voz entrecortada, los trabajadores caminan, manejan o van en bicicletas con la mirada perdida en un horizonte infinito que seguro tendrá la cara del Querido Negro Elías! Es viernes y en los barrios más humildes dónde siempre la música combate las penurias de la pobreza, hoy no se siente ni la radio en volumen alto. Es que a muerto inesperadamente su líder, su protector, ese del que estaban orgullosos de que uno de ellos, un humilde de abajo había llegado a la intendencia por dos veces consecutivas. El que embanderaba los reclamos de los sectores más bajos! El que cuando estuvo en su intendencia se brindó todo por los más humildes.


Si de algo se le criticó al ex intendente era de que descuidaba la infraestructura de Chamical para otras obras «menores» destinada a los más humildes o para pagar becarios de los que tenía tal vez el doble de los que pudiera mantener el municipio (pero que no quería dejar ninguno afuera), el que destinaba plata para hacerles una piecita, un baño, mejorar sus casitas; para ayudas o para mejoras en las condiciones de vida a esos sectores más olvidados. Entonces lo tildaron de «populista»! Pero no sé si habrá alguien que diga que fue con un pedido y que el intendente Elías le dijera no tengo, no te voy a ayudar.

Recuerdo los viernes desde su primer periodo como diputado, la cola de gente en su casa esperándolo que llegara de La Rioja, para verlo, para entregarle un trámite, para pedirle. Y así siguió luego en los periodos de intendencia y según tengo entendido en este breve periodo como diputado hasta anoche que la gente lo seguía esperando. Un ejemplo: en el verano pasado cuando perdió la vida el Profe Osvaldo (también en un accidente de tránsito) él, el Intendente en ese momento se apareció por el hospital a las 3 de la mañana junto a la Secret de Desarrollo Social del municipio, hoy dip Carla Aliendro, para dar las condolencias y preguntarle a los familiares que les hacía falta para el servicio de sepelio (en el hospital comentaban que eso había ocurrido siempre con «el Negro», que iba él personalmente o mandaba a alguien a tenderles esa ayuda en esos momentos difíciles a los deudos, sobre todo cuando eran muy humildes).


En mi caso, mi relación con el Negro fue de un gran respeto y afecto, no habíamos compartido mucho, tampoco nos encontrábamos seguido pero teníamos sentimientos parecidos por determinadas pasiones como la música, la radio, el arte y cuando por ahí nos encontrábamos, hablábamos de esos temas y de política.


Siempre lo recordaré con esa picardía, con las humoradas para distender una discusión, pero también con el temple firme cuando tenía que reclamar lo que consideraba justo para este, su pueblo de Chamical.


Hoy es un día tremendamente triste para los chamicalenses! Y si bien, no hay mucho espacio para la reflexión; solo para recordar a ese gordo bonachón, de abrazo fácil. Pienso que El Negro Elias estará siempre en el corazón de su pueblo y que se lo recordará como «el Intendente de los pobres».

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí