El IPA advirtió que la ambición de los bancos llevará a la quiebra a miles de Pymes antes del invierno

Ante la crisis económica que generó el parate de la actividad por el Aislamiento Preventivo Obligatorio dispuesto por el Gobierno, el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, advirtió que la falta de acompañamiento de los bancos privados a las pequeñas y medianas empresas provocará el cierre de miles de fábricas, que no podrán hacerle frente al pago de salarios, a la cobertura de los cheques sin fondos ni a la compra de insumos y materias primas para el momento de la reactivación. “Nuestro pedido por una tasa 0% no es un capricho, sino que es una necesidad fundamental para que las Pymes puedan sobrevivir a la pandemia.

Tenemos muchos cheques rechazados, que son informados como con problemas técnicos, aunque todos sabemos que en realidad son los efectos de la paralización de la economía”, afirmó Rosato. “Nadie le está pidiendo a los bancos que pierdan plata, sino que pongan su parte y no hagan negocios durante la terrible crisis por la que atraviesa el país”, sostuvo el presidente de IPA, quien alertó que “haber cedido del 25% de interés que cobraban antes de la cuarentena a un 24% que ofrecen en la actualidad, no se trató de un acto heroico sino de una manera de mantener intacto su negocio financiero, mientras las fábricas mantienen puestos de trabajo sin producir”.

El líder de las Pymes fabriles señaló como ejemplo el anuncio recientemente realizado por el gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, quien dispuso una línea de créditos blandos de hasta 500 mil pesos a tasa 0 para los comerciantes de esa provincia. “Está claro que no se trata de un planteo irresponsable sino que es viable. Sabemos que la tasa 0 tendrá un recargo de entre 2% y 3% por gastos administrativos, como sucede con el 24%, que en realidad se transforma en 26% o 27%. Es el Banco Central de la República Argentina el que tiene que poner los fondos, y los bancos sólo tienen que ser intermediarios”, afirmó.

Asimismo, Rosato dijo que los bancos públicos de todo el país deberían ser los dadores de créditos, si es que los privados se niegan a brindar esa tasa de emergencia, y como reconocimiento al servicio a favor de la sociedad para mantener empleos, propuso transferir la nómina de cuentas sueldos de las Pymes beneficiadas hacia esas entidades financieras. “Nosotros pedimos un fondo sólo para la emergencia, que se active durante abril, y que las empresas Pymes podamos devolverlo a partir de la reactivación. Estamos desesperados por pagar las quincenas, solventar los cheques rechazados y por comprar los insumos para la reactivación. Pero sin ayuda, la gran mayoría de las fábricas no llegaremos al invierno”, alertó Rosato.

El IPA pidió además la simplificación de los trámites burocráticos bancarios para agilizar la reactivación de los cheques rechazados, a través de un permiso para realizarlos de manera digital. También reclamó contar con la posibilidad de que los contratos existentes con las grandes empresas sirvan como avales para la toma de créditos. “Apenas se ponga en marcha la economía, muchas Pymes tienen que cumplir con contratos firmes con grandes empresas, lo que garantizará el ingreso de dinero. Es fundamental desburocratizar los trámites crediticios porque no se puede esperar 20 días para que se apruebe una carpeta”, concluyó Rosato.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí