Ricardo Quintela y la necesidad de accionar con autonomía desde el territorio

*El nivel de iniciativa del gobierno de Ricardo Quintela,  sigue interpelando la lógica centralista que rige la práctica de muchos actores sociales  y políticos  en el país.* Esto no es una actitud deliberada del Gobernador y menos un reclamo al Gobierno nacional, pero sí el reflejo del ejercicio de la Autonomía provincial, en función de los intereses de quienes la habitan.   

Bueno, ¿para que esta introducción? Para contextualizar y dar cuenta de sucesos que pueden llegar a pasar desapercibidos,  pero que son de trascendencia para entender la naturaleza de un gobierno federal y el sentido de la autonomía provincial.

 Ayer sábado el Gobernador fue entrevistado por un canal nacional para reflejar la política de protección a las pymes en la provincia, ya que ésta las  asistirá a través del Banco Rioja con créditos a tasas cero o “subsidiadas”. Parecía algo difícil de creer pues  la decisión escapa a la naturaleza  depredadora  de la renta financiera de la banca privada. Pero si,  aquí en La Rioja se asistirá a pequeñas y medianas empresas, afectadas por las medias de prevención del coronavirus,  no solo con un crédito a tasa cero,  sino también con un periodo de gracia. La provincia  debe hacerlo y  puede,  porque tiene un banco trabajando en función de sus intereses.

Pero no es éste el tema que intentamos acercar con la  nota, sino otro que trascendió en el marco de la misma entrevista  dando cuenta de lo difícil que puede ser  reaccionar  ante situaciones excepcionales,  cuando se piensa la organización del país desde de arriba para abajo.  En el marco de este intercambio con un medio porteño,  el Gobernador reveló datos que sirven para abordar el balance sobre al fallido  dispositivo de pago del día viernes,  donde la demanda  superó la capacidad de los bancos. Datos que ayudan a completar la ecuación sobre lo sucedido,   agregando en ella el rol de  dos importantes actores vinculados al operativo,    como lo son el Banco  Central  y la federación de sindicatos que nuclea a lxs trabajadorxs bancarios.  Es decir,  no solo al gobierno nacional y provincial, formaron parte del problema, pues el dispositivo involucró a otros actores, autónomos en sus decisiones.

¿Porque remarcar esto?, pues en dicha entrevista el Gobernador ratificó los trascendidos de que el Banco Rioja  recibió cartas documentos y un llamado de atención por parte del Banco Central, tras obedecer una orden emitida por él, en el contexto de pandemia,   de abrir las puertas en una sucursal del interior y despachar por ventanilla. Y vale detenerse en este detalle,  que puede tomarse como anecdótico,  porque  sirve para exponer el impedimento que encierra la  lógica centralista que habita en el sentido común de muchos actores sociales de orden nacional.  

El gobernador aclaró que la decisión de abrir el Banco la tomó en función de la necesidad de de descomprimir la confluencia de público en ese lugar. Y ll parecer  esto transgredió algunas  pautas super-estructurales.  Este sucedió hace una par de semanas,  pero  el viernes último,  el  fallo en el operativo de pago  desnudó la falencia a nivel nacional.  Luego de esto la  respuesta del Gobierno provincial fue inmediata y autónoma. Es más, organismos provinciales  y organizaciones nacionales se sumaron al operativo. Pero a nivel nacional hizo falta declarara la actividad de lxs trabajadores bancarios como un servicio esencial.   ¿Y a que vamos con esto?  Al hecho de que es necesario que el sentido federal de nuestro país, garantizado constitucionalmente,  sea transversal a todos los organismos y organizaciones. De esta manera las mismas tendrán más capacidad de respuesta  en la diversidad de toda la república,  cuya realidad varía según el lugar.

Lo que dijo Ricardo Quintela en la entrevista respecto a esto:

“Hay decisiones que no pasan necesariamente por el presidente de la nación sino por instituciones nacionales que condicionan las decisiones que tenemos que tomar las provincias el problema del viernes tienen que ver con eso. Hace dos semanas yo le ordene al nuestro Banco que abriera una sucursal en el interior de nuestra provincia porque se nos está generando un problema de aglutinamiento de gente, especialmente jubilados y empleados municipales que no tienen o no saben  usar tarjetas de débito. Con mucha presión logré que abrieran la sucursal y pagaran por ventanilla  para solucionar esto del aglutinamiento  lo cual  también  estaba incomodando mucho a lxs usuarios. Por supuesto luego vinieron cartas documento y llamados de atención del Banco Central; lo primero  porque la gremial no quería salir a atender con sus trabajadores, cosa que comprensible;  pero si no funciona el sistema bancario va ser muy difícil que normalicemos la relación con la sociedad.

  Entonces hay cierto temor en las provincias y municipios en tomar decisiones,  que serian naturales de acuerdo al sistema federal,  pero que pueden  interpretarse como una oposición a lo que decida el Presidente;  cuando es todo lo contrario,  ya que éste fue claro al decir  ‘quiero ser un presidente  con 24 gobernadores y que 24 gobernadores y  un presidente gobiernen la Argentina´,  lo cual es un criterio federal claramente definido. En el territorio de la provincia de La Rioja yo no puedo esperar la visión de quien está a 1200 kilómetros.  Nosotros tenemos que tomar decisiones autónomas, porque somos nosotros los que  tenemos la relación con nuestros comerciantes y empresarios;  y esto en un contexto en el que cada vez están pero,  con las consecuentes perdidas que esto implica  para el esquema laboral de la provincia”.

Obviamente,  desde el punto de vista de esta columna,  estos dichos  del gobernador pasaron a  ser lo central de la entrevista que brindó a Crónica TV, pues expone  categóricamente un problema y avanza sobre soluciones  que pueden ser decisivas en la realidad que transitamos.

¿Y a que vamos con esto?, al hecho de que es necesario que el sentido federal sea transversal a todos los organismos y organizaciones,  para que tengan capacidad de respuestas o  puedan adaptarse a todo el territorio de la república, lo cual  además, tal como el propio gobernador lo sostiene,  esta signado por  profundas asimetrías en su desarrollo.

Avanzar hacia un país “gobernado por un presidente y 24 gobernadores”, es avanzar en federalismo, algo de lo que seguramente no se escuchará hablar seguido en los medios corporativos. Sin embargo,  este proyecto federal de país,  fue uno de los pilares sobre los que se construyó la unidad del Frente de Todos. Y para mejor, como riojanos,  esta es una línea de acción que Ricardo Quintela puede desarrollar con naturalidad  y convicción. Algo que se puede corroborar en el  historial de sus posicionamientos, coherentemente sostenidos desde el inicio en el PJ, pasando por  la Cámara de Diputados de la Nación,  hasta su presente como gobernador de La Rioja.

Por El Tala Comunicación Popular – Foto Prensa Oficial

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí