Literatura – El Tren de esos Sueños

Por Hugo Miguel Doliani – Relato II – Pensar que hace algunos años, para algunos, muchos, para otros, pocos, cuando pasaba el tren a pocos metros, era todo un acontecimiento. Ahí no más, a 50 metros, llegaban y partían alegrías, tristezas, dolores y despedidas, algunos pañuelos, algunas lágrimas y como diría Cátulo Castillo, “el misterio de adiós que siembra el tren”.


Claro que, hablando de trenes del pasado, aparecían nuevos trenes, brillaban los del pensamiento y, como diría Jauretche acerca del ferrocarril, aquellos días que escribía en El Inpedependiente: “…por esos rieles pasará la locomotora del desarrollo”. Don Arturto tenía esa costumbre de pronosticar historia a la medida de su deseo y, a pesar de alguna soncera criolla, como la de cerrar el ramal del Belgrano, se iban cumpliendo sus visiones. ¿Magia?, de ninguna manera, solo historia.


Al lado de la heladera de madera de Eva Perón, y cerca de la victrola RCA, Armando invertía su mate a la rueda, como jugándose una ficha a un pleno seguro de que una charla, informal y distendida, nacía. La calidad de anfitrión de AM, combinada con el clima del lugar, lo hacía posible.


El mesón invadía gran parte de Papagrande, un recinto de paredes de ladrillo, heredero de tiempos pasados adornado con objetos antiguos que hacían, de una fiambrería de alto nivel, un lugar, insólitamente cálido para nuestros conversatorios.


De pronto, debajo de la bicicleta antigua colgada en una pared, la puerta interior se abrió y apareció, con su sonrisa de siempre y la alegría nuestra, Ricardo Quintela.
En la tranquilidad del llano, con tiempo de escuchar y hablar, comenzaba una construcción que excedería el relato para instalarse en el sueño de todos.


Éramos varios, cuyos nombres por ahora me los voy a guardar para evitar los celos del primer día, pero para los próximos relatos irán apareciendo, los de siempre, los invitados, los sorpresivos y algunos que vieron luz y entraron. Y así, todos juntos, comenzábamos una historia fundacional. (Continuará)

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí