Año Nuevo, nace una Esperanza

Por Hugo Doliani – Si partimos de la base que la realidad es la que mostramos, nos adueñamos de la verdad. Si no construimos un nuevo relato, la verdad estará siempre de otro lado. Un buen punto de partida para apartar la ideología de los discursos y empezar a diseñar un nuevo relato, un libreto esperanzador, estimulante y contenedor.

Si no podemos empezar con lo que vamos a hacer, bueno es comenzar por lo que NO vamos a hacer. Si el ayer pasó y el hoy no nos gusta, construyamos un mañana desde la conciencia que algo hicimos mal. Después de un terremoto, se empieza de cero con el acuerdo de todos para dar el primer paso.

Es de buena gente reconocer errores, pero es de estúpidos repetirlos. Con una lapicera ganamos muchas elecciones, pero ahora puede firmar el acta de defunción del peronismo.

Si todos fuimos protagonistas de un fracaso, no busquemos en él al conductor, salvo que nos encaminemos a un fracaso peor.Si perdimos con un cambio, ganemos con otro.

Si dijeron “Sí se puede” sin decir cómo, digamos nosotros también Sí se puede, pero debemos convencernos y convencer.Si no escucharon nuestro discurso ¿por qué lo harán ahora? Si una obra se construyó con corrupción, condenemos la corrupción pero no la obra. La obra siempre es del pueblo, la corrupción, de algunos dirigentes.

La corrupción nos atraviesa a todos como sociedad, hay ciudadanos y políticos corruptos, pero ni el Pueblo ni la Política es corrupta en sí misma. El peronismo enamora, pero algunos peronistas no. Pregúntate por qué algunos no nos votaron, y tendrás la mitad del relato resuelto, aunque duela.

Solo la institucionalidad en serio, le devolverá la dignidad al estado. A un Partido unipersonal, le sobra el Partido. En un Partido plural, surgirá el líder legítimo. Pero primero se tendrá que refundar y reconstruir el Partido sobre las bases de un nuevo relato social que responda a la ideología de siempre.

En la era de la ciencia y la tecnología, la construcción política debe basarse en los hechos que debemos comunicar y en el cómo comunicarlos, para edificar en el pensamiento, la conciencia y el libre albedrío del otro, un nuevo relato, una nueva verdad y una nueva esperanza. Dejárselo a las redes o a los medios masivos de comunicación, es perder la oportunidad del boca a boca militante, territorial, generando identidad y pertenencia.

“Solo la organización vence al tiempo”, decía el general, y hoy nos estamos organizando, nos estamos uniendo, seguimos o construimos modelos. Cuando Perón conquistó a la gente de diferentes fuerzas políticas y trabajadoras, no existía el peronismo. Así construyó esa mayoría que hoy debemos reconstruir más allá del peronismo.

Pero cómo se lo transmitimos a una juventud que escuchó y vivió tantos “peronismos”.

Hay una doctrina y un líder en La Rioja, Ricardo Quintela llegó al gobierno uniendo, dialogando y consensuando. Él trajo un mensaje, seguidos por hechos, que la juventud empezó a descubrir. Y esa juventud se sintió parte del Gabinete, de las funciones y desde la conciencia ciudadana.

Ahora se entiende qué era eso de “la gente adentro”, y poner en primer término a la gente, que somos todos y no algunos.

Debemos ser responsables sin perder de vista nuestra ideología y nuestra autonomía, para dar un mensaje claro y esperanzador a la gente, dando seguridad que sus derechos están a resguardo.

Empieza un nuevo año, una nueva gestión y nace una nueva esperanza.Quién acuse será acusado, quién ofenda será ofendido, quién culpe será culpado, nadie escapa de la historia, solo saldremos sin mirar atrás, pero sin distraídos ni inocentes.

El respeto a la institucionalidad a ultranza, será el único camino a un éxito colectivo, difícil, espinoso y doloroso tal vez, pero el único y requerirá de la grandeza de los de arriba y de los de abajo, de los que están y de los que vengan.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí