Apoyamos el Aporte Solidario

Por Nicasio Barrionuevo. Militante del Peronismo 26 de Julio –  Al aprobase en la Cámara de Diputados y enviado al Senado el proyecto de ley conocido como “Aporte solidario a las grandes fortunas” a raíz de las necesidades del Estado nacional para atender situaciones de la sociedad y que por la tremenda inversión realizada para atenuar los efectos de la pandemia (fondos para restablecer la capacidad de la salud pública degradada por el gobierno de Cambiemos, fondos para colaborar con las empresas, comercios, talleres y demás sectores productivos que vieron afectadas sus actividades, fondos extraordinarios a algunas provincias, fondos para atender sectores sociales empobrecidos, fondos para trabajadores independientes, etc, etc, etc), se hace necesario el aporte de los más pudientes. Por ello cabe efectuar algunas consideraciones:

A)     Tan concentrada en pocas familias está la riqueza que de concretarse la ley, esta obligación que ya será legal pero fundamentalmente ética y moral solo alcanzará a casi 9.300 personas físicas, el 0,02% de la población, que declaró poseer más de 200 millones de pesos.

B)      Se estima recaudar 300.000 millones de pesos que serán asignados a: compra de equipamiento sanitario para atender la pandemia, subsidios y créditos para Pymes, urbanización en barrios postergados con obras que empleen a los vecinos que los habitan, obras y equipamiento en YPF para producir y envasar Gas Natural y el relanzamiento del plan Progresar que con sus becas permitió que cientos de miles de jóvenes continuaran sus estudios.

C)      Esta medida no es algo irracional. En países como Alemania, España, Italia, Suiza, Rusia, Brasil, Chile, Perú y Ecuador ya se concretó o avanzan con tributos similares para combatir los efectos económicos de la pandemia de Covid-19.

D)     La oposición parlamentaria (Alianza Cambiemos integrada por el PRO, UCR, Coalición Cívica y algunos sectores provinciales), priorizando su posicionamiento político procura hacer fracasar este proyecto para que el gobierno de Alberto Fernández no tenga las herramientas que precisa para atender las necesidades y urgencias de la actual situación. No sorprende ya que durante el pésimo gobierno de su líder Mauricio Macri, jamás les importaron los brutales incrementos de precios en la canasta alimentaria, los aumentos de los servicios públicos, medicamentos, combustibles, educación, indumentaria, construcción y mucho menos se preocuparon por los ajustes y por la caída de los salarios, todo ello en un país que recibieron económicamente saneado y que no dudaron en endeudarlo por 100 años sin que aún se sepa adonde fueron a parar todos esos préstamos. Además se autopermitieron entrar en un blanqueamiento de fondos depositados en el exterior, extendiéndolo para funcionarios y sus familiares.  

Podríamos concluir, tal vez con algunas excepciones, en que nunca las personas más ricas del país colaboraron a las necesidades del conjunto. Como ejemplos, cuando Belgrano ordena en Agosto de 1812 al pueblo jujeño abandonar su tierra llevándose todo cuanto podía ser útil a las tropas realistas y españolas que invadían desde el Alto Perú y destruyendo lo que no se pudiera acarrear, los hacendados y comerciantes más pudientes se opusieron porque ya estaban arreglando con los invasores para preservar sus intereses, siendo obligados a acatar so pena de fusilamiento como ocurre en tiempo de guerra en cualquier país. Esta patriótica medida permitió que en seis meses se liberara la frontera Norte después de las batallas de Tucumán y Salta. También con las contribuciones al Ejército de los Andes de San Martín que la historia mitrista relata como las “donaciones de las damas mendocinas”, en muchos casos no fueron de manera voluntaria. Y ni hablar de que los hijos de los poderosos se incorporen a los ejércitos libertadores, ya que sus padres ofrecían una determinada cantidad de su plantel de trabajo por cada uno de sus hijos.

No estamos en una confrontación contra la riqueza ni en implementar un nuevo impuesto, Se trata de una mínima contribución por única vez. Es poner en práctica la solidaridad en éste tiempo de inesperada contingencia, asumiendo culturalmente que la Patria son la otra y el otro.

Nicasio Barrionuevo. Militante del Peronismo 26 de Julio – La Rioja.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí