Brizuela y Doria y un proyecto de poder que importa más que la comunidad

La realidad de abandono que reflejan las calles y los servicios del municipio Capital amenazan con liquidar la legitimidad que le queda a la intendenta Inés Brizuela y Doria. La pose republicana con la que viene justificando su inacción en el municipio, por la supuesta falta de recursos, se hace cada vez más insostenible, toda vez que queda en evidencia que su iniciativa pasa solo por fortalecer el espacio político al que pertenece.

Sin proyecto de Ciudad, sin respeto a sus propios trabajadorxs, puede decirse que en la gestión de la actual intendenta el Pueblo no es el que ocupa el centro de las preocupaciones. En este sentido, sí es más evidente su subordinación al proyecto de Juntos por el Cambio, el cual por su naturaleza, puede prescindir de la realidad, al punto de desplazar al sujeto central de la política en democracia, que es la ciudadanía en su conjunto, lxs que la votaron y lxs que no.

La inviabilidad política de un proyecto para las minorías corporativas, asociadas al poder central, como el de Juntos para el Cambio, solo podía pasar en La Rioja con el Lawfare y la ayuda de las traiciones de algunos que se decían peronistas. Esa es la base, o mejor dicho, sobre esa ola es que llega Brizuela y Doria a la Intendencia. Ahora, lo real es que carece de relación de fuerza para imponer una coparticipación a la altura de sus apetencias y lo que es peor, carece de un sentido de la ubicación para entender la magnitud del problema.

Por otro lado, también es evidente que los fondos de los que dispone el Municipio, sin contar los refuerzos que le legan desde Nación y Provincia, son los estipulados en la Ley de Coparticipación provincial; es decir no hay ninguna transgresión a la institucionalidad dispuesta. El problema es que los fondos que recauda la Intendenta no tienen como prioridad la agenda de necesidades de la comunidad, o al menos no se registran iniciativas en ese sentido. En todo caso, lo que se percibe con más claridad, es que esos recursos son más bien usados en función de un esquema destinado a respaldar un proyecto de poder en el que esta incluido al arco liberal, neoliberal y antiperonista de la provincia.


Tanto Brizuela y Doria como su socio político Paredes Urquiza, priorizaron el proyecto de poder y dejaron de lado el trabajo para el cual fueron votados. La foto elegida para ilustrar esta nota incluye antiperonistas, conservadores, neoliberales y también oportunistas.

Por El Tala Comunicación Popular

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí