Duro mensaje del obispo Dante Braida – La iglesia llamó a dejar de lado intereses particulares y ocuparse bien de la comunidad

“Teniendo en cuenta la realidad de pandemia que atravesamos y que, de diferentes modos afecta la salud de todo el pueblo y, considerando los últimos sucesos de confrontación social ocurridos en diferentes puntos de la provincia, compartimos estas reflexiones para que nos ayuden al diálogo y a crecer en corresponsabilidad.

Sabemos que no es fácil asumir las limitaciones de este tiempo, ni encontrar un equilibrio entre quedarnos en casa para cuidarnos y la necesidad de trabajar para vivir. Es un problema no fácil de resolver y que requiere una apertura de todos para comprender el momento que vivimos y comprender el lugar del otro, sobre todo del que está más afectado por la enfermedad y de quien no puede llevar adelante sus actividades laborales.

Por eso, es indispensable estar abiertos al diálogo y a la búsqueda en común de una solución adecuada. Diálogo tanto en la vida cotidiana en familia como en diferentes ambientes que frecuentamos. Y, de manera particular, diálogo entre las autoridades y los distintos sectores sociales que pueda anticiparse a los problemas. Estamos convencidos que, de la escucha de todos, pueden salir soluciones superadoras. Más que nunca se requiere del diálogo de todos los sectores de la sociedad para consensuar medidas que
tengan en cuenta la dignidad de la persona y el bien de todos. El Papa Francisco nos dice:
“…El diálogo persistente y corajudo no es noticia como los desencuentros y los conflictos, pero ayuda discretamente al mundo a vivir mejor, mucho más de lo que podamos darnos cuenta…”.

La confrontación y el buscar el propio interés por encima del bien de toda la población, aprovechando las circunstancias, no lleva a ningún lado. Es hora de opciones valientes por el bien común, de dejar de lado intereses particulares y ocuparnos del bien de toda la comunidad. Todos somos corresponsables de que en La Rioja se construya la paz social de manera artesanal.

Si lo intentamos y crecemos en este sentido, estaremos contribuyendo
a que este doloroso momento pueda dejarnos algo nuevo en el modo de tratarnos que ayude a resolver otros problemas sociales que nos aquejan en vistas al desarrollo integral de todos.

Esta es nuestra hora, nuestro tiempo. El Espíritu Santo suscita en cada uno ideas y propuestas para enfrentar todo desafío. Dejémonos guiar por él y caminemos juntos”.

Artículo anteriorCONVIVENCIA DEMOCRATICA
Artículo siguienteEl gobernador Quintela definió la apertura a paritarias docentes para la próxima semana

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí