El Gobierno realizó un encuentro con hacedores culturales para hablar de la Batalla del Pozo de Vargas y de la figura de Felipe Varela

El Gobierno provincial organizó un encuentro con representantes de la cultura y hacedores culturales de la provincia para hablar y analizar las implicancias de la Batalla del Pozo de Vargas y de la figura de Felipe Varela.

El encuentro fue encabezado por el secretario de la Gobernación, Armando Molina; y contó con la participación de la secretaria de Culturas, Patricia Herrera; de la subsecretaria de Patrimonio Cultural, Ana Mercado Luna; del subsecretario de Capacitación, Miguel «Loli» Molina; de la profesora Claudia Ibañez y del investigador Juan Carlos Giuliano.

Durante esta reunión, Molina sostuvo que la Batalla del Pozo de Vargas «es un hecho olvidado creo que exprofeso por la historia en estos 200 años de lo que fue la tragedia riojana más importante porque en el Pozo de Vargas murieron más de 4.000 personas y batallaron unas 12.000 personas».

El secretario de la Gobernación relacionó las luchas federales de los caudillos con la situación actual que viven las provincias del Norte Argentino y dijo que «en la práctica política estamos a expensas del puerto y a la centralidad política absoluta». «Hoy hay un síntoma del Norte Argentino de venir en oferta a la Patria para que acabemos con las asimetrías socioeconómicas y culturales de que no es lo mismo vivir de Córdoba al Sur que de Córdoba al Norte. Hay una propuesta del Norte Argentino, de las 10 gobernaciones. Más que plantar una bandera de queja se busca plantar una bandera de oferta y esa es la batalla que nos debemos los argentinos para una justa y equitativa distribución de la riqueza», señaló.

Molina sostuvo que en las provincias del Norte Argentino «tenemos mucho para ofrecer y para proponer, tenemos mucho para que seamos un país con menos fronteras y más integración». «Esa es la propuesta de nuestro gobierno y es la propuesta de este gobierno federal de Alberto Fernández. Debemos imitar la gesta de Felipe Varela para que en Latinoamérica no haya más Pozos de Vargas que lamentar», expresó.

Luego, el encuentro derivó en un análisis histórico sobre lo que significó la Batalla del Pozo de Vargas y el rol de los caudillos en la lucha por el federalismo.

En este punto tomó la palabra Juan Carlos Giuliano. «Lo destacable de todo esto es que Felipe Varela y el Pozo de Vargas como derrota de un ideal, lo que marca es cómo el proceso de los caudillos se fue consolidando en esta tierra y cómo fue ampliando su visión desde una defensa puramente territorial que hace Facundo Quiroga a ya una defensa del sistema económico que es el que hace el Chacho Peñaloza. El Chacho tiene claro que lo que afecta a La Rioja es el liberalismo que está imperando en Buenos Aires y que se quiere imponer acá. Es decir, da un paso sobre Quiroga en términos intelectuales y lo que él hace es ya una lucha contra un sistema dentro del cual La Rioja si es inviable y es inviable porque se lo impone el liberalismo», sostuvo.

Giuliano habló luego de Felipe Varela y su pensamiento latinoamericanista. «Lo que hace Felipe Varela es la culminación de ese pensamiento y lleva ese pensamiento del Chacho a toda la Patria Grande. Tiene una visión latinoamericana y dice ‘todos los pueblos de Latinoamérica estamos sufriendo el mismo proceso’, y que es el proceso de un capitalismo que viene avanzando a partir de las capitales de los nuevos Estados que se estaban formando y que terminan avasallando a todo el resto y destruyendo todas las economías porque considera que los habitantes del interior de esos pueblos en cuanto sirven como consumidores son válidos, pero no como productores. Y nosotros no producíamos en La Rioja las materias primas que estaba requiriendo el imperio por lo tanto La Rioja no tenía sentido de existir», explicó.

El investigador destacó en este marco a Varela «por tener esa visión latinoamericana tan importante». «Creo que es la culminación del proceso de los caudillos acá en La Rioja cuando hablamos de los tres principales, aunque hay que aclarar que no fueron los únicos, pero son los más destacados para ponerlos en un pie de igualdad con los supuestos próceres nacionales. Y creo que Varela tiene todos los méritos suficientes como para ser un prócer nacional por lo que significa ideológicamente», completó.

Luego, tomó la palabra Miguel «Loli» Molina quien sostuvo que Felipe Varela y el Pozo de Vargas «serían la síntesis de un aporte que los riojanos hicimos, del máximo alcance en cuanto a las pretensiones de territorialidad soberana pero también del más profundo enlace que hemos logrado hacer entre postular una ideología y realizar una lucha histórica concreta coherente con esa ideología». «Felipe Varela expresa eso. La ideología antiliberal, que es la que encarna Varela, es el proyecto ideológico alternativo al que finalmente triunfó y que nos ha dominado hegemónicamente desde entonces hasta hoy y frente al cual han sido actos de resistencia y construcción popular.

Los socialistas y anarquistas de fines del siglo XIX, el radicalismo, el peronismo, nuestras militancias de los 60 y 70 y nuestro gobierno de la última década.

Nosotros hemos sido la continuidad de una lucha que tuvo una derrota en la batalla pero que no logró ser sepultada, por suerte, por voluntad y por ejecución histórica de esos movimientos populares. Hemos sido la continuidad de la lucha de Varela», aseguró.

En esta misma línea, Molina sostuvo que «el máximo exponente de la lucha ideológica y material contra el proyecto hegemónico liberal de Mitre, Sarmiento, Avellaneda y Roca, fue Felipe Varela». «No solo aspiramos a ser, éramos en ese momento parte de una América Latina que se resiste a la instauración, que finalmente ocurre, del liberalismo económico, que es librecambista desde México hasta la Argentina», cerró.

Por último, Ana Mercado Luna habló de la necesidad de analizar los procesos históricos.

«Cuando conmemoramos este tipo de cosas debemos hacer un análisis de los procesos históricos por la construcción de identidad. Hoy estamos acostumbrados a celebrar cosas puntuales y de pronto se vuelven casi banales las fechas.

La construcción de identidad no se va a dar solamente con una fecha y que los diputados sigan declarando fechas conmemorativas, sino que se va a dar en la medida en que podamos traer a la actualidad, analizar y comprender los procesos históricos.

Y creo que lo del federalismo fue un proceso histórico que nos debe hacer sentir muy orgullosos como riojanos porque podemos llevar las banderas de la unión latinoamericana», afirmó.

Para Mercado Luna «eso es lo que tenemos que rescatar y tratar de hablar de procesos históricos para construir identidad».

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí