El Plan Angelelli es una respuesta al grito profético de un Pastor de «Tierra adentro»

Por Delfor Brizuela – La pastoral de la Iglesia de La Rioja conducida por el Obispo Angelelli tuvo una fuerte impronta profética.

Ser profeta no es ser adivino y futurólogo. La profecia no tiene nada de magia.
«Solo se es profeta cuando se ama». Cuando se ama y se compromete con el pueblo, con su historia, sus luchas, su origen y la construcción de su destino. Angelelli tuvo esa caracteristica e identidad y la vivió con alegria, con audacia, con decisión y valentia. El profeta es palabra viva. Su vida y acción está inspirada en la palabra que pronuncia.

Para Angelelli esa palabra era el evangelio como proyecto liberador y humanizador, cuyo fin es generar la revolución permanente de la dignidad y felicidad del ser humano y los pueblos. La Iglesia de Angelelli hablaba y se jugaba por los últimos siguiendo la praxis de Jesús, el profeta de Galilea. Hablar que es decir, interpelar, amonestar, advertir, acompañar, acoger, iluminar, concientizar, relatar, caminando con y desde el pueblo, haciéndolo con un oído en el evangelio y con un oido en el pueblo.

Ese grito de Angelelli y su pastoral, tenia y tiene que ver con la inescindible e impostergable relación intrinseca entre evangelización y promoción humana, salvación y liberación social, politica y cultural, Fé y vida, Esperanza y construcción del futuro, Amor y conquista de derechos integrales para todes, pero especialmente para quiénes estructuralmente e institucionalmente se les negó y desheredó.

Por eso reino de Dios es mundo nuevo, estructuras nuevas que dignifiquen: Es PAN, TECHO y TIERRA, Es TRABAJO. Esa profecia necesita de escucha, acogida e identificación con ella. El gobierno popular de Quintela, con un oido en el pueblo y su historia, reinserta la profecia en el camino de la realización y el cumplimiento. El Plan Angelelli es una respuesta y un desafio.

1- El cumplimiento es señal pero no agota la profecia, ella sigue interpelando, amonestando, molestando y agrandando horizontes. La interpelación profética, alcanza todas las dimensiones de la vida, proponiendo sentidos con una visión integral de la humanización, como tarea revolucionaria y evángelica, sintetizada en la enciclica Populorum Progressio, como «el paso de condiciones de vida menos humanas a condiciones de vida, más humanas». Angelelli y quiénes compartián y eran protagonistas de su pastoral profética y liberadora, nos dejaron un compendio de desafios para refundar La Rioja desde sus entrañas, apaleadas por el olvido, la postergación, el castigo histórico, la marginación, la dependencia y la injusticia estructural. Angelelli nos decia a los pocos dias de llegar a La Rioja:» Sin caer en los inmediatismos, no podemos postergar la solución a los problemas…..» y agudizando su percepción y urgencia decia: » El grito del hombre de hoy por su liberación y salvación, y aquí se llama hombre riojano, se hace cada vez más agudo y penetrante. Solo los hombres «interiormente jóvenes» son capaces de percibirlo y comprometerse con él; los cansados, los conformistas, los establecidos, los de corazón atado a muchas cosas, no son aptos para luchar y construir una sociedad más justa y fraterna, pacificada y pacificante…» El eco de esta palabra de Angelelli, es aquella expresión de Evita sobre el movimiento y La Causa Nacional y Popular: » El peronismo será revolucionario o no será nada.» La identidad revolucionaria es una condición de rebeldia, de inconformismo, de tensión a más. Es por eso creativa y creadora.

Quintela y su gestión de gobierno, no quieren ser simples administradores y pagadores de sueldos, sino generadores de oportunidades de desarrollo de todxs lxs riojanxs, con acción, gestión y audacia.Sabe un gobierno popular que Angelelli como Jesús no los dejaran en Paz » No he venido a traer la paz….decia el maestro de galilea, porque plantearan cuestionamientos y advertencias, preguntas y problematizaciones, a las que habrá que siempre poner el oido, para seguir adelante: » Hay que seguir andando, nomás.»
La historia no se atrapa, ni detiene, es camino hacia la utopia.

2- Una profecia que late en el corazón del pueblo, de los de abajo.

En Angelelli es claro el lugar desde donde se piensa y habla, que para la politica debe ser el lugar desde donde también se planifica y decide. Ese lugar, es el pueblo despojado. La politica como acción y gestión transformadora, de condiciones «de menos vida a mas vida», sufre una tensión creativa, opuesta a la tensión paralizante de la mera declamación, y propone un movimiento de descolonización del pensamiento fatalista por un lado; y del pensamiento positivista por otro, que nos deja parados en el » no se puede cambiar nada», » siempre ha sido así, que le vamos a hacer…» , por la insurrección o rebeldia liberadora de una salida posible como es un plan emancipatorio para los marginados y excluidos. Eso debe ser el plan Angelelli. Romper el circulo del «remiendo» asistencial sin más, por el camino abierto de la construcción de futuros y esperanzas para los nadies y sus nadas. Que los nadies sean sujetos de su propio destino y desarrollo y que las nada se vuelvan oportunidades de desarrollo integral.

Los planes que se enmarcan en una matriz revolucionaria, desbordan lo institucional para convertirse en instituyentes de sentidos y de miraje=perspectiva, por eso empujan a nuevas y mas abiertas institucionalidades. Angelelli invita a eso. El plan Angelelli tiene que estar permanentemente interpelado por este sentido. Sino, será un plan más y una golondrina no hace verano. Quedará en el anuncio y en la foto. Angelelli no lo permitirá, y un gobierno, con Ricardo Quintela, que Late con su pueblo, tampoco. No hay maestros ni mesias iluminados que tengan claro el camino por recorrer, Angelelli invita a ser pedagógos de procesos en permanente construcción, con un norte que lo marca el desde donde: el pueblo que se vuelve protagonista, que abraza su destino y se hace cargo de su propia realización.
El plan Angelelli debe tener mucho más de artista creador e inventor que de tecnicismos. No anula la técnica y la gestión, siempre necesarias. Las subordina a la belleza de la dignidad del ser humano.

3- En Clave de DDHH, especialmente Derechos económicos, sociales y culturales

La profecia de Angelelli y su pastoral, no está en el circuito de los derechos individuales del liberalismo ideológico, politico y cultural, eurocentrico, de matriz burguesa, sino en el movimiento instituyente de los derechos humanos, económicos, sociales y culturales de raigambre popular y colectiva, que inaugura nuevos caminos emancipatorios. Decia Angelelli: «Queremos sentir los problemas del ser humano, percibir sus exigencias, compartir sus angustias, descubrir sus caminos, colaborar con sus soluciones». El plan Angelelli debe tener y concretarse con esta tónica que ha inspirado en Angelelli, al gobernador Quintela.

Angelelli sigue hablando y convocando:»Sepan que no se construye una nueva sociedad, con la malicia, la superficialidad, el aburguesamiento de la vida…En linea con la exhortación Evangelli Nuntiandi, la humanización integral no debe ni quiere ser » un mero barniz». Rebeldia y tensión constructiva son componentes esenciales de una propuesta de desarrollo integral y emancipatorio. Angelelli lo sintetiza: » No vendan nunca el grito de rebeldia por un plato de lentejas ni por complicidades anónimas». La comunidad hermeneútica del plan, es decir la que interpreta, revisa y orienta el proyecto, es la comunidad politica, en clave popular, es la militancia social y politica encarnada en el pueblo y creadora con el pueblo de la comunidad organizada. Es la que se «pone la camiseta.» Y la transpira hasta dar la vida. Alli late la vitalidad del plan. No en gabinetes burocráticos y tecnocráticos. Lo administrativo y técnico-profesional se hace pueblo, como decia Perón: se hace simple, practico, popular, profundamente humanista y profundamente cristiano. El funcionario, el profesional, el técnico, el administrativo, el gobernante, se pone al servicio, para que el pueblo en comunidad, sea artifice de su propio destino. Esto es Soberania, es Independencia y es Justicia Social.

4- Un Plan, con desarrollo integral, es Navidad

Angelelli, en la Navidad del año 1969, coherente e insistente con un desarrollo humanizante y dignificador decia:» Hablar hoy en La Rioja, de desarrollo integral, es ser fieles a la encarnación del Hijo de Dios, es escuchar el grito de los signos de los tiempos….» . Es decir que una manifestación del Dios hecho ser humano es que el ser humano sea engrandecido y revelado en su plenitud y eso significa tarea politica de crear estructuras que permitan un proyecto de vida feliz para todos y todas. Eso es Navidad, porque Navidad es vida mejor para el pueblo, «que andaba en tinieblas y que de repente, vió una gran luz». Tarea no sencilla y fácil. Angelelli lo advertia con su práctica sabiduria existencial: » Somos conscientes de que es fácil hablar, señalar defectos e indicar soluciones globales; otra cosa es obrar, realizar planes concretos, hacer realidad los objetivos señalados; existen mentalidades determinadas, costumbres ancestrales dificiles de superar, estilos de vida signados por la resignación, la no creencia en los hombres que dicen solucionar los problemas, esperarlo todo pasivamente de Dios; y nos explicamos por qué nuestro pueblo ha sido muchas veces engañado, burlado y usado, para provecho de pocos, olvido y marginación de muchos». Vencer esta desconfianza e incredulidad, es tarea politica de refundar vinculos genuinos que no antepongan reditos utilitaristas y especulativos, es generar participación, autoestima popular, personal y colectiva, es recrear expectativas de transformación, que tienen que ver con situaciones concretas y no con altisonantes discursos y relatos sin raices y sin encarnación. Hay que saber que estas patriadas y matriadas tienen espinas y oposiciones. La inercia paralizante del conformismo y la magia es poderosa, sumada a lxs profetas del odio y la desmoralización, como advertia el maestro Jauretche, que hoy se visten de corderos en medios de comunicación y en relatos que apuestan al desánimo, la división y la desesperanza.

Es allí y entonces, que con Angelelli, el gobierno popular debe ampararse en la fuerza revolucionaria de las convicciones y de la Alegria. Nada bueno puede hacerse con la tristeza. Angelelli lo resumia, en las circunstancias de mayor difamación y persecusión, con una máxima de hombre sabio de tierra adentro: » Está linda la cosa».

5- Los rostros desfigurados que hay que sanar

La violencia del desamor y el descuido, de la injusticia estructural, lastima y desfigura el rostro del ser humano. Es la lógica destructiva del capitalismo salvaje que deshumaniza. Por eso el peronismo surge como sublevación social, politica y cultural que confronta desde la concepción humanista, que coloca en el centro al ser humano y sus multiples y ricas relaciones e interdependencias vitales y liberadoras. El peronismo como filosofia politica, como etica y contracultura del amor, asume y reconoce la desfiguración humana y construye la configuración humanista, con la revolución de la justicia social en la comunidad organizada. En esto se parece, el proyecto de Perón y Evita, al cristianismo en su característica de » experto en humanidad». Asumir la condición desgarrada de tantxs riojanxs, es leer los signos de los tiempos y hacerse cargo de los llamados de la historia en el grito de lxs pobres.

La Pastoral de Angelelli planteaba el 27 de Octubre del año 1969, en el documento » Comprometidos con Los Llanos Riojanos»: «falta el agua potable, la deficiente atención de la salud, el éxodo de los jóvenes, la mortandad de la ganaderia por falta de agua y pasto, la concentración de la propiedad de la tierra, la tuberculosis, el mal de chagas.» En mayo del año 1971 otro documento pastoral, en las jornadas del oeste riojano, ponia de relieve la dramática situación: » Explotación de la parte obrera y pequeños productores, los salarios injustos, el incumplimiento de los convenios laborales y la tenencia de las pocas riquezas de la región en manos de una minoria.

Esa Rioja «dolorida y esperanzada» de Angelelli, es la que late en el gobierno popular de Ricardo Quintela como amor y como tarea de resucitar la vida, de sanar los cuerpos heridos y los rostros desfigurados por el neoliberalismo, el individualismo, el olvido y la condena del credo capitalista, a ser una provincia inviable.

6- El amor, en su dimensión politica, crea condiciones nuevas y rostros resucitados.

El amor politico, que hoy Quintela y su gobierno trata de concretar en el plan Angelelli, busca recrear rostros nuevos concretando los desafios proféticos de Angelelli: «El agua es para todos; la tierra es para todos, el pan es para todos… Pan, vino tierra dice el titulo de un libro sobre la comunión humana y con el cosmos. Es la experiencia plenificante de la fraternidad concretada en estructuras que generen vida para todxs. Pan, Techo, Trabajo, es el tripode de la dignidad restaurada que proclama Quintela y profetiza Angelelli. Pan que significa inclusión, organización y participación comunitaria, en la escuela, los centros vecinales, los clubes, las iglesias y capillas, los planes alimentarios, no como acostumbramiento, sino como estimulo y pedagogia del sustento; la nutrición y la organización solidaria. El techo, que es habitat, espacio vital y digno, es saneamiento, regularización dominial, planificación de calles, espacios comunes, desagues, conexión y acceso racional al agua como bien común, que hay que gozarlo y cuidarlo, es vida saludable, centro de salud, agentes y promotores sanitarios, conciencia y compromiso ambiental, planes de autoconstrucción y de vivienda social, concreción del magisterio humanista universal, que los servicios públicos son DDHH y no mercancias de lucro. Trabajo, que es capacitación, apoyo integral a emprendedores de la economia popular y comerciantes, una banca provincial con sentido social y de fomento productivo. Cultura del trabajo y la estima, organización cooperativa y asociativa, ferias populares, obras hidraúlicas y acceso a los servicios públicos que brinden oportunidades al desarrollo de cada región provincial, el turismo y la cultura local y regional, con su impacto multiplicador de actividades económicas.

Sin embargo,no hay que olvidar que el desarrollo por si mismo no es garante de humanización. Lo comprobamos en la historia propia y planetaria. La pastoral de Angelelli nos interpela desde la profecia: En julio del año 1970, el documento de Los Llanos expresa: «…el sabernos protagosnistas y actores de nuestro desarrollo integral, no nos permite admitir soluciones en las que se ignore nuestra participación efectiva, no solo en la ejecución de las obras, sino en la consulta previa en la cual nos sintamos escuchados y tenidos en cuenta, de modo que podamos comprobar que lo que se busca es el desarrollo para el hombre y no el hombre mercancia para el desarrollismo.» Sin participación popular, sin organización comunitaria el desarrollo se reduce a número y estadistica, sin alma, sin ser humano y sin pueblo libre. La postergación, la injusticia y la pobreza estructural, es el cuerpo crucificado. El desarrollo integral, con justicia y dignidad, es el cuerpo resucitado. Es la dinámica pascual. Es la dinámica revolucionaria. La Rioja late en esta tónica de esperanza que en Angelelli es Tinkunaco: «Y cuando La Caja canta el tinkunaco grande, La Rioja florece en historia, vida y mensaje.»

7- El Tinkunaco es la clave y el horizonte del plan Angelelli.

El tinkunaco como acontecimiento permanente que tensiona positiva y esperanzadamente la vida de nuestro ser Pueblo: realidad y proyecto. «Mezcla de cielo y de tierra, proyecto de humano y divino….» Somos lo que somos, somos y estamos, pero también somos lo que deseamos, lo que aspiramos, lo que queremos ser y debemos ser. Decia Angelelli: » En cada Tinkunaco nos manifestamos como somos: lo que hemos logrado como pueblo y lo que aún nos falta.»
Pero también planteaba la tensión creativa hacia la esperanza que convoca al deseo y la voluntad transformadora: «El Tinkunaco es un grito de esperanza; un llamado a celebrar la vida todos juntos, porque sentimos la necesidad de mayor fraternidad, de mayor justicia, de mayor igualdad….» Angelelli coloca como clave de sentido, como núcleo axiológico del quehacer presente y futuro al Tinkunaco, como acontecimiento instituyente y fundante, de lo que Francisco llama la cultura del encuentro: Aquí tiene sentido….., nuestra historia regada con sangre, nuestro canto y nuestra música, nuestra chaya-carnaval riojano- la lucha por sacarle agua a las entrañas de nuestra tierra, la lucha por lograr una vida más humana y digna para todos. Aquí tiene sentido el clamor de los pobres, el esfuerzo por cambiar su dolor en felicidad, su tristeza en alegria, su rancho en casa digna, sus manos sin poderlas emplear en manos que construyan y trabajen…..»

El plan Angelelli es fruto de una historia tejida con memoria y mensaje militante, que un proyecto popular, profundamente humanista, conducido por Ricardo Quintela, lo tomó y se hizo cargo de sus consecuencias prácticas en las politicas públicas. Una idea politica, que se reinventa en la escucha de los clamores populares: «Un oido en el pueblo.» Por eso el plan Angelelli, para fidelizarce a su nombre y emblema, debe tener olor a pueblo, olor a vida tejida con sudor, lágrimas, lucha y esperanzas, «con hambre y sed de justicia», como exhorta el evangelio. Un plan que se construye con todxs, pero con la lógica de Angelelli: de abajo hacia arriba, de dentro hacia fuera, de la periferia al centro, de las partes al todo, federal, democrático, popular, feminista y social.

El plan Angelelli no es solo un nombre, un anuncio o una marca. Es La Rioja de la dignidad, que todes anhelamos y que Ricardo Quintela quiere construir con todes y para todes. Un plan con horizontes de Tinkunaco y de abrazos. De esto, Quintela y el proyecto popular, sienten y saben mucho.

Delfor » Pocho» Brizuela

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí