El Saladillo: el lugar para revivir la historia de los pueblos ancestrales en La Rioja

El Gobierno de la Provincia rescata el valor patrimonial, cultural, e histórico del sitio El Saladillo que no sólo fue territorio de ocupación aborigen, sino que además albergó una estancia jesuítica y funcionó como centro de entrenamiento militar en el 1900. La Quebrada está ubicada sobre la ladera oriental del cordón oriental del Velasco, a 20 km de la ciudad de La Rioja. Quienes deseen conocerlo pueden hacerlo de lunes a lunes de 8 a 20 horas.

Se trata de la primera casa que aparece con este estilo en La Rioja, que tiene sótano y estufa a leña, con techo plano en un sistema constructivo que se había inventado 20 años antes en Londres.
Uno de los aspectos documentados en este lugar, es la presencia de los pueblos originarios con familias ampliadas que ocupaban espacios separadas por unos 200 metros y que se dedicaban a la caza y a la recolección.
La casa impactó mucho en la población por la forma que tiene, luego viene el terremoto 1894 y la reconstrucción de La Rioja se hace en base a este estilo.


Además, en esta zona se instalaron los Jesuitas, que en su tarea evangelizadora, educadora y productiva, construyeron una estancia que se dedicaba a la fabricación de cal, tinajas y tejas.
Posteriormente, la familia Luna Olmos construyó una casona que se hizo sobre las ruinas de la estancia. En esa casona fue a vivir un ingeniero francés junto a su hija, que murió en El Saladillo enferma de tuberculosis.


Si bien el ingeniero llegó a La Rioja para investigar la factibilidad de unir Catamarca y La Rioja a través del ferrocarril y trabajar en la explotación de la cal, la presencia de esta familia dejó una intrigante leyenda, ya que los pobladores de la zona todavía escuchan las dulces canciones en idioma extranjero que cantaba la joven que murió en este sitio.


Entre los inmensos valores histórico de este lugar, se encuentran las visitas que el ilustre Joaquín V. González realizaba al Saladillo, por ser una propiedad de la familia de su esposa.
Otro aspecto que resaltó el investigador fue que este espacio, durante la dictadura militar, se utilizó como centro de entrenamiento militar por eso existen impactos de proyectiles en la casona.

Artículo anteriorLos Reyes Magos llegaron a San Blas de los Sauces
Artículo siguienteLas y los riojanos pueden conocer más sobre la Expedición Zelada – Dávila – Larrahona con la Experiencia Itinerante que se presenta hoy y mañana en el Paseo Cultural Castro Barros