Empresas del Estado – Lo que es de La Rioja, que sea para lxs riojanxs

Foto – Presna Ricardo Quintela

El gobernador Ricardo Quintela anunció una agenda de relevamiento de las empresas  del Estado provincial “SAPEM”,  con el fin interiorizarse  de las  condiciones  en las que se encuentran y orientar el desarrollo de las mismas en función del proyecto de gobierno que encabeza.

La noticia  trascendió a través de sus redes sociales, donde el mandatario reflejó la visita que realizó el día sábado,   junto a su jefe de gabinete Juan Luna, a las empresas  “Rioja Vial” y “Kayne”, esta última del rubro agropecuario.

En sintonía con lo anticipado en su campaña, el programa  que impulsa Ricardo Quintela no admite descanso para funcionarios políticos. Hasta el momento la agenda oficial  venía focalizada en la inmediatez de la crisis; sin embargo este sábado hizo un cabio de frente para avanzar en el programa de desarrollo provincial, donde las llamadas  empresas SAPEN deberán sumar su potencial,  en un ideario  político provincial distinto al que rigió cuando fueron creadas.

Para esto, uno de los primeros pasos planteados por el gobernador,   es redefinir la identidad de los emprendimientos, actualmente vinculadas  más  a las de  sociedades  anónimas  que a las de empresas del Estado. Hacer esto  ayudará en entender  en el  relato público,  el rol que tendrán en el nuevo proyecto de gobierno.  

Las  SAPEM (Sociedades  Anónimas con Participación del Estado Mayoritarias),  que se enmarcaron en la Ley 19.550,  fueron objeto de duros cuestionamientos, algunos fundamentados y otros, como los propalados por la oposición macrista, que solo apuntaron a demonizarlas.

En su momento, uno de los  cuestionamientos  a las  SAPEN, además del oscurantismo y la discrecionalidad para constituirlas, tuvo que ver con el hecho de que para invertir en estas  se impidió,  en tiempos de bonanzas,   la progresividad  de los salarios del Estado provincial, uno de los más bajos a nivel país.

El viraje político que se produjo en el justicialismo  provincial, que  se consolidó  con la llegada a la gobernación de Ricardo Quintela,  expresa un cambio de paradigma que como lo venimos sosteniendo  operará sobre  la orientación de las acciones de gobierno y sus objetivos estratégicos, y las SAPEM no quedarán afuera de esto. 

El potencial transformador en la nueva  hegemonía partidaria a la que hacemos referencia, llega  avalado  además, por un amplio frente de actores sociales que  resistieron las políticas neoliberales  del gobierno de Cambiemos,  pero que  en gran medida también resistieron el perfil político de Beder Herrera, que fue a quien le tocó ejecutar  la inversión en estas sociedades mixtas. Y pese a que el ex Gobernador,  mandató  la provincia bajo el influjo  Nacional y Popular, su gobierno  nunca dejó  de tener la  impronta liberal del “menemismo”.

 Aunque suene muy abstracto,  esta  incompatibilidad ideológica,  hizo cabalgar  algunas de las políticas  bederistas  en  el sentido contrario a las lógicas del kirchnerismo.  Por esto, pese a haber  logrado  la creación  y reconversión estos emprendimientos, la provincia  no  pudo orientar una matriz  productiva  funcional a sus  intereses.  En otras palabras, el desarrollo de La  Rioja  para los riojanos,  no es posible  con  las normas  o premisas del libre mercado.

Las expectativas, en el marco del nuevo gobierno Provincial  y Nacional, ambos ubicados en las antípodas del liberalismo,   es que  el esfuerzo que le demandó  a  lxs riojanxs  invertir y sostener estas empresas, sirvan ahora a un proyecto de desarrollo para lxs riojanxs.  

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí