Gobernador Quintela, la última batalla del proyecto federal, está en nuestras manos y en nuestro tiempo.

¿Por qué no quieren que diga lo que siento….es que es mentira hablar del silencio…no escuchan el grito de los de tierra adentro? M. Enrique Angelelli

Este 19 de enero se reunirá el gabinete nacional en Chilecito. El 20, en la misma ciudad riojana, se celebrará el Encuentro de Gobernadores del Norte Grande.

Ambos acontecimientos marcan en la forma, y ojalá también en el contenido, la voluntad de una construcción federal, materia adeudada a las Provincias de tierra adentro, que plantaron banderas de igualdad alrededor de la mitad del siglo XIX y que significó lucha y sangre derramada, en pos de un Pais más justo, con oportunidades ciertas de desarrollo desde dentro hacia afuera, desde las periferias hacia al centro, con la conciencia de Unidad Latinoámericana, y dignidad del originarix, del criollx, del gauchx, expresada con vigor y tesón rebelde y revolucionario, por nuestro Felipe Varela.

La constitución del Estado Nacional, lamentablemente, cedió a la preeminencia del Puerto y de La pampa húmeda, funcional al modelo agroexportador, dependiente, neocolonial, europeo y oligárquico, cuya matriz, subsiste hasta la fecha inalterable, a pesar de intentos populares que no pudieron y no los dejaron, proponer una lógica más igualitaria y federal.

Como lo afirma el Gobernador Quintela, la última batalla del proyecto federal, está en nuestras manos y en nuestro tiempo.

No serán las lanzas sedientas de justicia, pero será la misma sed, de los pueblos y gobiernos, que representen dignamente a los intereses de las mayorias de tierra adentro, que clamaran y exigiran el lugar legitimo para existir con vida digna, sin marginaciones, olvidos y postergaciones.

Confiamos que un Gobierno, nacional, popular y profundamente humanista y latinoamericano, sentará las bases de una Patria Federal, donde cada provincia, integrada solidariamente al conjunto, pueda brindar a sus pueblos: Pan- Techo y Trabajo, sin mendigar sobras.

Esa Patria es posible y ojalá albee en Chilecito, escuchándo, como interpelaba Angelelli, el grito de los de tierra adentro.

Delfor » Pocho» Brizuela
La 20

Artículo anteriorPlan de Convergencia para Créditos Hipotecarios UVA
Artículo siguienteTerroristas desbocados

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí