Historia y Presente – “¿Por qué nos pintan a la libertad ciega y armada de un puñal?”

33401212_1137104363098194_8174433421355909120_n

Plan de Operaciones  – En julio de 1810, la Junta le encarga a Mariano Moreno la redacción de un Plan de Operaciones destinado a unificar los propósitos y estrategias de la revolución que le dio origen. Moreno presentó el plan a la Junta y  aclaró que no debían escandalizarse si lo escuchaban hablar de  verter sangre y cortar cabezas para conseguir el ideal de independencia. “Para conseguir el ideal revolucionario hace falta recurrir a medios muy radicales”, advirtió.

En el Plan de Operaciones, Moreno propuso promover una insurrección en la Banda Oriental y el Sur del Brasil, seguir fingiendo lealtad a Fernando VII para ganar tiempo, y garantizar la neutralidad o el apoyo de Inglaterra y Portugal, expropiar las riquezas de los españoles y destinar esos fondos a crear ingenios y fábricas, y fortalecer la navegación. Recomendaba seguir “la conducta más cruel y sanguinaria con los enemigos” para lograr el objetivo final: la independencia absoluta.

 

Plan de Operaciones

Buenos Aires, 30 de agosto de 1810.

El Plan de Operaciones  que el gobierno Provisional de las provincias Unidas del Rio de la Plata debe poner en práctica para consolidar la grande obra de nuestra libertad e independencia.

(…) Las máximas que realizan este plan y hago presentes son, no digo las únicas practicables, sino las mejores y más admisibles, en cuanto se encaminen al desempeño y gloria de la lid en que estamos empeñados. ¿Quién dudara que a las tramas políticas, puestas en ejecución por los grandes talentos, han debido muchas naciones la obtención de su poder y su libertad?

Muy poco instruido estaría en los principios de la política, las reglas de la moral, y la teoría de las revoluciones, quien ignorase de sus anales las intrigas que secretamente han tocado los gabinetes en iguales casos; y, ¿diremos por esto que han perdido algo de su dignidad, decoro y opinión pública en lo más principal? Nada de eso…

(…) Y en consecuencia creería no haber cumplido, tanto con la comisión con que se me ha honrado, como con la gratitud que debo a la patria, sino manifestase mis ideas según y cómo las siente el corazón mas propias, y los conocimientos que me han franqueado veinticinco años de estudio constante sobre el corazón humano, en cuyo, sin que me domine la vanidad, creo tener algún voto en sus funciones intelectuales; y por el contrario, si moderando mis reflexiones no mostrase los pasos verdaderos de la felicidad, sería un reo digno de la mayor execración; y así no debe escandalizar el sentido de mis voces, de cortar cabezas, verter sangre y sacrificar a toda costa, aun cuando tengan semejanza con las costumbres de los antropófagos y caribes. Y si no, ¿por qué nos pintan a la libertad ciega y armada de un puñal? Porque ningún Estado envejecido o provincias, pueden regenerarse ni cortar sus corrompidos abusos, sin verter arroyos de sangre.

(…)

Mariano Moreno

Hernan Brienza : En en Plan de operaciones, Moreno es, en términos de Juan Carlos Portantiero, un «Maquiavelo gramsciano» – un Maquiavelo tamizado por la interpretación para la acción que hace Antonio Gramsci- , es decir, un hombre que escribe haciendo política y en un ida y venida dialéctico, es un «solucionador» y sobre todo un hacedor de la «gran política», que consiste en la formación y construcción de un Estado. (…)El Plan tiene su propia. Escrito a pedido de la Primera Junta de gobierno, se trato en principio de un manual secreto de concejos sobre como actuar para afianzar la Revolución de Mayo y, al mismo tiempo, defenderse de los enemigos de la incipiente república. El documento esta fechado el 30 de agosto de 1810 y, si bien fue conocido durante los primeros años del país, luego se perdió hasta fines del siglo XIX, cuando el investigador Eduardo Madero encontró en el Archivo General de Indias de Sevilla, mientras hacia un trabajo histórico sobre el puerto de Buenos Aires, el plan olvidado. Tomo una copia y se la envió a Bartolome Mitre. El caudillo porteño – que a esta altura ya era el fiscal de la historia- puso al tanto del hallazgo a Norberto Piñero quien estaba preparando las obras completas de Moreno. Misteriosamente, el autor de las biografías de San Martín y Belgrano perdió el documento antes de poder pasárselo a Piñero. Seguramente , el ex presidente y fundador del diario La Nación, noto de inmediato que la publicación de esos papeles dinamitaría la historia oficial que el mismo estaba cimentando. Porque el Plan, en realidad, aparece un Moreno que poco tiene que ver con la visión liberal y edulcorada de los sucesos de Mayo. Insistidor, Piñero encargo una nueva copia al Archivo y pudo publicarlo en 1895.

Fuentes – Felipe Pigna y Hernan Brienza

Produción El Tala

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí