La Corte de Clarín y el PRO-Amado Boudou

Por Loli Molina – Nuestro institucionalismo extremo; nuestro democratismo formalista; nuestra apuesta indubitable a la reflexión republicana y constitucional de los jueces; nuestra empecinada vocación de ser y mostrarnos diferentes a ellos, tienen estos INMENSOS Y DOLOROSOS COSTOS.


¿Cuál es el límite?
¿Hasta dónde será posible gobernar realmente, con un poder Judicial estratégicamente controlado por el PRO y los empresarios amigos?

Todos los esfuerzos del pueblo de 12 años de duración, naufragaron en los primeros 100 días de Macri, SIN IMPORTAR ilegalidades, formas, procedimientos.

Nosotros, en cambio, ganamos las elecciones, pero decidimos no ejercer los derechos que otorgan las victorias. Y decidimos ofrecer la otra mejilla, a un enemigo impiadoso.

La oligarquía NO SE DECONSTRUYE, NI LO HARÁ.
El problema es nuestro: nuestros los presos políticos; nuestros los dolores y las luchas; nuestros las y lo perseguidos por la justicia de Macri-Rosenkrants-Clarín; nuestros los denunciados-procesados SIN PRUEBAS.
Y nuestra la responsabilidad de arreglar y pagar las deudas ilegítimas que otros contrajeron; de curar y cuidar al pueblo en una pandemia para la que el sistema de salud no estaba en condiciones.


TODAS LAS RESPONSABILIDADES.
ALGUNOS DERECHOS.
EN LOS TIEMPOS Y CON LOS JUECES DE ELLOS.
¿Es posible seguir gobernando así?

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí