La expropiación o estatización de la empresa Vicentín es Constitucional

Juan Argeo Rojo

Por Juan Argeo Rojo – La nueva estrategia económica que asoma en la política argentina, muestra a un gobierno sólido que defiende los intereses de todos los ciudadanos y ciudadanas, teniendo como base Jurídica y Política la Constitución Nacional, así como también la Constitución de 1949 derogada por un decreto en tiempos de la llamada “Revolución Libertadora”. Dicha Constitución es un antecedente que debemos tener en cuenta toda vez que el Estado es el regulador de la Economía.

Por otro lado, el mercado debe actuar en el margen que la Constitución establece, pero nunca sustituirla.

Por eso ahora corresponde al estado, que es un instrumento de la sociedad, intervenir en las relaciones del capital con el trabajo, relaciones mediante leyes de orden público cuyas cláusulas se imponen obligatoriamente a las partes contratantes como lo es por ejemplo, en el Contrato de Trabajo.

El constitucionalista Carlos Sánchez Viamonte, en su obra “El problema contemporáneo de la Libertad”, sostiene que por eso se reconoce a la propiedad el carácter de función social, que limita las facultades del propietario y le crea obligaciones con relación al interés común. Por eso también se puede y se debe reglamentar todas las formas de circulación de la riqueza, toda actividad financiera y hasta toda relación de carácter patrimonial, para evitar, que los derechos patrimoniales seaun instrumento de injusticia y de privilegio protegidos por la propia sociedad perjudicada con su ejercicio.

El derecho a ejercer profesiones u oficios no autoriza las actividades ilícitas nocivas para la sociedad.

El derecho a ejercer industrias no autoriza a dañar la salud de las personas o la higiene social. El derecho a ejercer el comercio como en el caso de la empresa expropiada recientemente, no autoriza el monopolio, el trust, dumping o la competencia desleal.

Como tampoco percibir prestamos en los bancos sin el debido control y cumplimiento con esa institución, como es este caso que la empresa Vicentín no cumplió con los créditos otorgados por el Banco Nación.

El derecho del patrón, dice Sánchez Viamonte, no lo autoriza a explotar al trabajador ni dañar su salud, ni a agotar sus fuerzas, ni privarlo de sus derechos humanos, ni de los beneficios que le ofrece el adelanto técnico de la civilización y el desarrollo de la cultura.

No hace mucho tiempo, el empresario Paolo Roca, compinche de los militares que derrocaron al gobierno en el año 1976, despidió a más de mil obreros, olvidando que las leyes laborales son de orden público.

El Estado puede y debe intervenir sin temor en la vida económica, financiera, comercial. Y reglamentar el ejercicio de todos los derechos patrimoniales en defensa del interés orgánico de la sociedad, tratando de compensar con su tutela los efectos de la desigualdad económica.

Según el autor que venimos citando, debemos pensar que toda función del Gobierno es un servicio público y después de la libertad, ninguna es más importante y urgente como la justicia, que no puede reducirse en nuestro tiempo, dice Sánchez Viamonte, a cumplir el viejo aforismo romano de DAR A CADA UNO LO SUYO, SIN AVERIGUAR ANTES SI CADA UNO TIENE ALGO SUYO Y EN CASO DE TENERLO, SI LEGITIMAMENTE LE CORRESPONDE.

Es necesario recordar para estos momentos el artículo 40 de la Constitución de 1949

El filósofo  José Pablo Feinmann enseña en el suplemento especial de Página 12, de fecha 27-01-08, que el art. 38 de esa Constitución establece que, la “propiedad privada tiene una función social, y en consecuencia estará sometida a las obligaciones que requiera la ley con fines de bien común”, agrega el filósofo el concepto es este: la función social la propiedad privada. Que la propiedad privada tenga una función social implica erosionar toda la concepción Burguesa acerca del poder. Es un avance del Estado sobre el poder individual. Sobre uno de los dogmas sagrados del Liberalismo Constitucional, veamos cuál es el papel del Estado: “incumbe al Estado fiscalizador la distribución y la utilización del campo e intervenir con el objeto de desarrollar e incrementar su rendimiento en interés de la comunidad y procurar a cada labriego la posibilidad de convertirse en propietario de cada tierra que cultiva”.

Si comparamos el art. 17 de la Constitución actual, establece que la propiedad es inviolable, la propiedad no es inviolable, ni siquiera intocable si no simplemente respetable a condición que sea útil no solamente al propietario, sino a la colectividad.

Lo que en ella interesa no es el beneficio individual que reporta sino la función social que cumple.

El más célebre  de todos los artículos de la Constitución de 1949, es el art. 40, que establece que la organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo dentro de un orden económicoconforme a los principios de la justicia social. El estado mediante una ley podrá intervenir en la economía y monopolizar determinada actividad en salvaguarda de los intereses generales y dentro de los límites fijados por los derechos fundamentales asegurados en esta constitución.

Es necesario decir claramente que no estamos en contra del capital ni del mercado ni de las empresas que es una cosa y otra muy distinta es que el Estado sea sustituido por el mercado, como ocurrió en la época de Menem, la época de la finalización de la historia y de las ideologías. (No olvidemos las “relaciones carnales” con el imperialismo). Nuestro objetivo político es que logremos la unidad del campo popular teniendo en cuenta la unidad en la disidencia. Defender que la democracia no es solo un verbo sino una acción y como tal debe empezar en la periferia de la sociedad y no en el centro de la ciudad.

Pensemos que en esta época un simple virus desnudó al capitalismo y demuestra que como sostenía Lenin, el capitalismo es el último eslabón del imperialismo. En consecuencia, tenemos que continuar trabajando por la justicia social, el orden público y la vigencia plena de la Constitución.

Juan Argeo Rojo

DNI 6.718.161

Foto: Archivo El Independiente

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí