La Rioja no es ajena al clima destituyente orquestado por la derecha a nivel nacional

La Rioja no es ajena al avance desestabilizador que lleva adelante la derecha golpista a nivel nacional. Primero los elementos de derecha de la policía provincial que no solo querían salario, segundo el llamado del Senador Martínez a los comerciantes céntricos a manifestarse contra el Gobierno  y ahora la manipulación de trabajadores municipales por parte de la intendenta para que reclamen, también contra el gobierno provincial.

Lo cierto es que no se trata solo de un clima de  reclamos contra el Gobierno provincial,  sino de un clima generado con múltiples operaciones corporativas y mediáticas,  por los sectores de la derecha a nivel nacional,  para desestabilizar en medio de una cuarentena que es aceptada por las grandes mayorías en la Argentina.

Tal como anticipara Eduardo  Duhalde,  que históricamente viene siendo vocero de los movimiento desestabilizadores de la derecha, el poder concentrado cobra con odio su impotencia de haber perdido el poder político en las últimas elecciones e intenta generar las condiciones para voltear el gobierno del Frente de Todos, algo que se enmarca a su vez en la estrategia de la derecha regional.

Este avance del poder concentrado (Cambiemos en nuestro país)  que se amplifica y distribuye por sus medios de comunicación,  no busca  debate ni se detienen ante los  anuncios del Gobierno, solo busca retomar su poder político y no  para contener en medio del contexto de la pandemia o de la  crisis que ellos mismo generaron.

Pero mas allá de lo sombrío que pueda verse el panorama,  lo cierto es que lxs argentinxs tenemos un piso de dignidad  que nos encargamos de demostrar en varias ocasiones tras la última dictadura. Desde el año 83 hasta el presente hemos  demostramos que Nunca Más es Nunca Más  y no queremos más neoliberalismo, queremos democracia, justicia social,  igualdad y derechos humanos.

Por EL Tala Comunicación Popular

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí