Memoria y CulturaPopular – 𝐋𝐀 𝐑𝐈𝐎𝐉𝐀 𝐂𝐀𝐌𝐏𝐄𝐎́𝐍 𝐀𝐑𝐆𝐄𝐍𝐓𝐈𝐍𝐎 𝐃𝐄 𝐅𝐔𝐓𝐁𝐎𝐋 𝐉𝐔𝐕𝐄𝐍𝐈𝐋 𝟏𝟗𝟕𝟏

𝐀 𝟓𝟏 𝐀𝐍̃𝐎𝐒 𝐃𝐄 𝐔𝐍 𝐓𝐈𝐓𝐔𝐋𝐎 𝐈𝐍𝐎𝐋𝐕𝐈𝐃𝐀𝐁𝐋𝐄 𝐘 𝐔𝐍𝐀 “𝐕𝐄𝐍𝐓𝐀𝐉𝐀” 𝐐𝐔𝐄 𝐍𝐎 𝐃𝐄𝐒𝐌𝐄𝐑𝐄𝐂𝐄 𝐔𝐍 𝐏𝐑𝐎𝐂𝐄𝐒𝐎 𝐔́𝐍𝐈𝐂𝐎. Por Víctor Contreras y Michel Paez de la investigación «HISTORIAS DEL FUTBOL RIOJANO 1960-1990».

𝘈 𝘭𝘢 𝘮𝘦𝘮𝘰𝘳𝘪𝘢 𝘥𝘦 “𝘊𝘶𝘯𝘪” 𝘊𝘢𝘳𝘳𝘪𝘻𝘰, 𝘦𝘭 𝘫𝘶𝘨𝘢𝘥𝘰𝘳 𝘯𝘶́𝘮𝘦𝘳𝘰 6 𝘥𝘦 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭𝘭𝘢 𝘴𝘦𝘭𝘦𝘤𝘤𝘪𝘰́𝘯.

“Una increíble emoción embargo a los jugadores de La Rioja cuando el árbitro dio por finalizado el partido en el cual venció a Mendoza por 2 a 1 en la final del Campeonato Argentino de Futbol Juvenil “Con miras al 78”, logrando así el galardón más preciado de toda la historia deportiva de La Rioja” (…).


Bajo el título LA RIOJA CAMPEÓN con foto del equipo en la tapa, y el comentario emocionado, comenzaba El Independiente la crónica periodística de aquel luminoso lunes 15 de febrero de 1971. También estaba, entre los más aplaudidos, el chileciteño Chito Zeballos que esa noche del domingo 14 y mañana del nuevo día, se presentaba en la última jornada de la tercera Fiesta Nacional de la Chaya. Festival que ya en su edición anterior (en febrero del 70 en el Centro 5) había consagrado padrinos a la base de esta selección, el club atlético Independiente en aquel Subcampeonato argentino infantil de clubes.


Por eso en este nuevo día La Rioja amanecía feliz y con los canillitas llevando en sus bicicletas, por calles y pueblos de la provincia, el testimonio de la victoria y emoción más grande que el futbol riojano haya ofrecido hasta ese año 71. Los responsables fueron estos juveniles de 15 y 16 años que conformaron un enorme equipo que, como seleccionado de la Liga riojana, disputó aquel primer campeonato argentino de futbol juvenil “Con miras al 78”, organizado por la AFA y con el auspicio de Gillette con su “Cabalgata Deportiva”. Calderón puso el primer tempranero grito de gol, pero ya a los 12 minutos, en pleno dominio del equipo riojano, se fue expulsado.


La selección estaba integrada casi en su totalidad por jugadores del club Independiente, “los pirulos” de la Benjamín de la Vega, con un equipo infantil trabajado desde 1967. A esta base se sumaron Guillermo “Colchoncito” Herrera, que venía jugando en Belgrano del barrio Evita y equipos de Pango, Julio Reynoso de Independiente de Chilecito y Mario Vera de Ferro de Chamical. Dirigidos, técnicamente, por Alfredo Ferrari joven profesor de educación física, el título de campeón en Buenos Aires en la mismísima Bombonera ante Mendoza, queda como la etapa más alta y, quizás, la culminación de un proceso único en la historia del futbol local por sus características, resultados y también por lo que género en el país, desde una provincia marginada y empobrecida como La Rioja de aquellos años.


El éxodo y pobreza carcomían la realidad provincial, como lo reflejaba el diario local el viernes 7 de octubre de 1970, apenas cinco meses antes de este logro: “La Rioja: fuerte índice de éxodo (…) Censo: 134.160 riojanos. Tan solo en 6.000 personas creció la población de la provincia en diez años contra los 128.220 censados en 1960, ahora han sido revelados 134.160 de acuerdo a los datos suministrados por el señor José M. Brizuela, director de Estadísticas y Censos (…).”


En el comienzo de esta nueva década ya el 40 por ciento de su P.E.A. había emigrado fuera de la provincia, fundamentalmente, en busca de trabajo. Había profundas “causalidades” políticas, económicas e históricas que lo explicaban. La provincia, ya en este nuevo siglo, seguía pagando el castigo portuario que, en términos de proceso histórico, eran todavía recientes. Apenas cien años habían transcurridos desde la derrota federal que diseñaría ese país de finales de los siglos XIX y presente del XX.


En esta realidad en un contexto de totalidad concreta, leemos y analizamos históricamente este acontecimiento futbolístico, también, como parte de un proceso, ya que fue la decisión institucional del club Atlético Independiente en 1967, de crear el Departamento de Actividades Infantiles que lo lleva a convertirse en “un organismo que enorgullece a la entidad por su trabajo permanente y efectivo”. Fue pionero en la idea y practica de organizar institucionalmente los deportes desarrollados bajo una especie de supervisión pedagógica deportiva, además con el importante trabajo de grupos integrados por las madres, padres y otras personas interesadas en apoyar las actividades deportivas del club. Son recurrentes, entre los integrantes de aquel equipo, los testimonios sobre el trabajo que realizaban un grupo de mujeres organizando beneficios buscando recaudar fondos, de estar atento a cada detalle o necesidad de quienes integraban los equipos del club. Desde comprar las medias y ropa necesaria hasta organizar y tramitar los traslados o viajes para competir. Interesante referencia de trabajo organizativo de un club de nuestra provincia, que luego empezó a ser imitado por un club de Chilecito al año siguiente. Y quizás sirvió como referencia, modelo, en la creación municipal de la DARD en 1973 en el regreso de la democracia (durante la Intendencia de Ratti y gobernación de Carlos Menem). Independiente y esta primera experiencia, entre los clubes riojanos, es un tema a seguir profundizando para tratar de encontrar más datos, hechos y “claves” históricas que, en otro contexto, época, creemos que puede seguir aportando algunas herramientas en este presente.


A partir de esta experiencia institucional (en febrero de 1970 Independiente fue Subcampeón Infantil Argentino de clubes, perdiendo contra San Lorenzo de Almagro) la Liga riojana, bajo la presidencia de Carlos Augusto Mercado Luna, designa al profesor Ferrari para hacerse cargo del equipo, quien convoca en su totalidad al equipo de ese Independiente y también se abre un periodo de prueba para jugadores de otros clubes o equipos barriales. Hubo entrenamientos para definir el grupo definitivo de jugadores conformando un gran plantel, con el lujo de dejar afuera jugadores que pocos años después serian figuras en el futbol de primera como Francisco Tagliaferri y José Carrizo, que jugaban en el buen equipo del Centro 5. También en ese futbol infantil y juvenil empezaba a llamar la atención, por su capacidad goleadora, otro niño desde el barrio Jardín Residencial: Manuel Camilo Gaitán. Otro niño, jovencito de la pequeña ciudad, que podría haber integrado perfectamente esta selección era Luis “Jotecito” Cabrera con sus tempranos goles en su San Román y en cuanto potrero se jugara.


Pero en esta selección de la Liga riojana la “numero 9” y el gol estaban muy bien cubierto por otro temible goleador de aquellos años: Mario “Pepe” Buteler. Padecido por defensores de cuanto equipo enfrentara, como el mismo Julio Cesar “Gordo” Paez, el que muchos años después le confesaría al mismo “Pepe”, que le había convertido 8 goles al infantil de Tesorieri donde el “Gordo” era su número 2, “la marca” del centrodelantero hizo que abandonara la defensa para siempre por “la vergüenza” pasada ese día. Quizás, también, gracias a este fatídico partido el “Gordo” Paez, años después, sería uno de los goleadores históricos de nuestro futbol con una reconocida capacidad técnica y de potencia en el salto para sus goles de cabeza (también jugador de básquet, Paez aprovechó e incorporó muy bien sus movimientos al futbol). Otro gran jugador, fino mediocampista, como Alfredo “Mono” Zarate decía: “Pepe Buteler es uno de los mejores jugadores que vi en mi vida, muy pocos conocí como él. Era tremendo, tenía todas las condiciones. Le pegaba con las dos piernas, era hábil y de cabeza, mente era impresionante, un jugador muy completo, un crack. Es uno o dos años más grande que yo y en un futbol donde se jugaba bien o sea pensando, junto al “Talo” Bongiorno, era uno de mis ídolos.”
El “Pepe”, también, es el que buscaba en el “Jeep” en la plaza a sus compañeros para ir a entrenar al estadio de Vargas. Y pocos años antes, el niño que le pedía a sus padres ir a la “estación Brígido”, en diagonal al club, para ver de cerca y saludar a sus ídolos, esos jugadores de aquel Américo Tesorieri: El DT Fausto “Pudo” Aballay, uno de los históricos Pistoleros, o Parisi, Nicolas “Nino” Luna, Argentino Peralta, Aldo Bazán, Sufán, Guillermo “Pishuro” Ruiz, Jorge “Burro” Luna, todos ellos que en agosto de 1967 jugarían con Américo Tesorieri, el primer torneo Regional organizado en el país, para La Rioja.


Mario Buteler, un referente entre sus compañeros de aquella selección juvenil, que lamentablemente no pudimos disfrutar en nuestro futbol de primera. Años después, fue buscado y fichado, entre otros clubes interesados, por River Plate apenas terminado este campeonato juvenil consagratorio, después de estar un tiempo jugando en la tercera división y viviendo en el club millonario, junto a algunos de sus compañeros campeones, se fue a vivir y a estudiar a Córdoba, donde jugó en clubes de la prestigiosa liga y futbol cordobés. En ese tiempo, también ya como abogado siguió, en cierta forma, ligado al futbol y volviendo a La Rioja con su amigo Pedro Marcheta para ayudar en la conformación de la primera asociación de directores técnicos de futbol de La Rioja.

𝗣𝗥𝗜𝗠𝗘𝗥𝗔 𝗘𝗧𝗔𝗣𝗔 𝗛𝗔𝗖𝗜́𝗔 𝗘𝗟 𝗧𝗜𝗧𝗨𝗟𝗢.

Para llegar a jugar la final en la Bombonera ese domingo 14 de febrero de 1971 contra Mendoza, la selección tuvo que recorrer un camino que empezó en La Rioja y en el estadio de Vargas. Allí se disputó el cuadrangular provincial con la participación de Aimogasta, Chamical, Chilecito y el seleccionado de la Liga Riojana, entre el sábado 19 y el domingo 20 de diciembre de 1970. Capital y Chamical, después de derrotar 4 a 1 a Chilecito y Aimogasta respectivamente, se ganaban el derecho a disputar la final.
La primera final termino empatada 1 a 1 lo que determinó una revancha a jugarse en Chamical el domingo 27 de diciembre. En Chamical (cuya selección contaba con 6 jugadores de Chepes y uno de Chañar) se generó toda una expectativa por ese empate en Vargas celebrado como un triunfo, partido con tramos “calientes” como lo reflejaba el diario: “cuando los dos buscaban el tanto que les diera la victoria, D. Herrera golpeo al número 4 Vera a los 67 minutos originando la invasión de la cancha de partidarios de los dos equipos, que incluso trataron de irse a las manos, pero afortunadamente no pasó nada”. Daniel Herrera y Mario Vera, después compañeros en la selección, serán protagonistas también en este hecho que decimos “opaco” pero que, para nosotros como investigadores, no quitó merecimiento y legitimidad futbolística a este grupo de juveniles jugadores, incluidos Vera y Herrera, con más de tres años de un importante proceso.


Finalmente, aquella segunda final, revancha en Chamical fue para el seleccionado capitalino por 3 a 2 gracias al gol de cabeza de Daniel Herrera cuando el partido estaba empatado. Al final, hubo festejos por el titulo provincial pero más por la clasificación a la siguiente etapa a disputarse en Catamarca en enero del nuevo año.


Mientras los juveniles empezaban su camino al título en este diciembre del año 1970 que se iba, otros riojanos se consagraban en el futbol nacional de primera división, gracias a aquellos viejos Torneos Nacionales. En la noche del miércoles 16 de diciembre Jorge “Burro” Luna convertía, hasta ese momento, “el gol más importante de su vida” como señalaba el epígrafe de la fotografía del diario. En Mendoza, Gimnasia y Esgrima, comandados por el Víctor Legrotaglie, derrotaba 2 a 1 a River Plate en ese Torneo Nacional, quitándole la posibilidad de acceder a las semifinales. “Pinino” Mas había empatado para River en el primer tiempo, pero Jorge Luna a los 68´ minutos del complemento vulneraba el arco millonario de Perico Pérez. En River también habían jugado Merlo en el mediocampo y adelante, junto a Pinino, un tal Onega. Pocos días después, Jorge Luna anotaba dos goles más a Kimberley de Mar del Plata. Pero otro goleador riojano también le metía goles a otro grande, campeón del Metropolitano, como Independiente, terminando un muy buen año futbolístico: Héctor “Chueco” Millicay con San Martin de San Juan, derrotaba al rojo de Avellaneda 2 a 1 con los dos goles del “Chueco”. En este caso, como Pérez con Luna, lo sufriría otro maestro del arco argentino como “Pepe” Santoro, y jugadores como Pavoni, Bernao, Yazalde. También, en esos años, otros grandes jugadores riojanos se destacaban en diferentes equipos nacionales como en la provincia, y que serán parte de nuevas historias de aquel futbol.


Pero si en 1969 y 1970 habían llevado a estos jóvenes riojanos, como club Independiente, hasta el mismísimo “Monumental” de Núñez, 1971, ahora la gloria, como selección, seria en el barrio de la Boca para consagrarse en la mítica “Bombonera”.

𝗘𝗟 𝗔𝗥𝗤𝗨𝗘𝗥𝗢 𝗗𝗘𝗦𝗔𝗣𝗔𝗥𝗘𝗖𝗜𝗗𝗢.

“𝐸́𝑟𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑚𝑖𝑠𝑚𝑜 𝑝𝑢𝑒𝑏𝑙𝑜, 𝑎 𝑡𝑟𝑒𝑠 𝑐𝑎𝑠𝑎𝑠 𝑑𝑒 𝑝𝑜𝑟 𝑚𝑒𝑑𝑖𝑜. 𝐹𝑢𝑖 𝑚𝑢𝑦 𝑎𝑚𝑖𝑔𝑜, 𝑦𝑜 𝑐𝑟𝑒𝑐𝑖́ 𝑐𝑜𝑛 𝑒́𝑙, 𝑡𝑒𝑛𝑖́𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑙𝑎 𝑚𝑖𝑠𝑚𝑎 𝑒𝑑𝑎𝑑. 𝐸𝑟𝑎 𝑢𝑛𝑎 𝑝𝑒𝑟𝑠𝑜𝑛𝑎 𝑚𝑢𝑦 𝑖𝑛𝑡𝑒𝑙𝑖𝑔𝑒𝑛𝑡𝑒, 𝑚𝑢𝑦 𝑎𝑐𝑡𝑖𝑣𝑎 𝑞𝑢𝑒 𝑠𝑒 𝑑𝑒𝑠𝑡𝑎𝑐𝑎𝑏𝑎 𝑒𝑛 𝑚𝑢𝑐ℎ𝑖́𝑠𝑖𝑚𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑠𝑎𝑠 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐𝑖𝑎𝑙𝑚𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑒𝑠𝑡𝑢𝑑𝑖𝑜. 𝐸𝑟𝑎 𝑛𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑜 𝑎𝑟𝑞𝑢𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑒𝑠𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝐶ℎ𝑖𝑙𝑒𝑐𝑖𝑡𝑜 𝑦 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑚𝑖́ 𝑒𝑟𝑎 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑢𝑛 ℎ𝑒𝑟𝑚𝑎𝑛𝑜”.
𝐽𝑢𝑙𝑖𝑜 “𝑐ℎ𝑖𝑙𝑒𝑛𝑜” 𝑅𝑒𝑖𝑛𝑜𝑠𝑜, 𝑑𝑒𝑙𝑎𝑛𝑡𝑒𝑟𝑜 𝑑𝑒 𝑎𝑞𝑢𝑒𝑙𝑙𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑐𝑎𝑚𝑝𝑒𝑜𝑛𝑎.

En la rueda eliminatoria provincial, en Chilecito el arquero titular fue Gustavo “Papilo” Olmedo, un joven jugador de buenas condiciones técnicas y físicas para el puesto. En el partido contra el seleccionado capitalino, aquella noche del sábado 19 de diciembre de 1970, Chilecito caía derrotada por 4 a 1 con tres goles de Mario Buteler y uno de “Tachin” Francisco. Pintos había convertido el descuento para Chilecito en el primer tiempo.


Gustavo Olmedo vivía en Los Sarmientos y atajaba en Los Andes, el club del pueblo. Arquero con gran futuro en el futbol chileciteño y el titular en esa selección del oeste que también integraban, entre otros, Edgardo Basani, Julio Reinoso (de Independiente de Chilecito) y también Jorge González y David Mercado que semanas después de enfrentar a la Liga Riojana, pasaran a ser refuerzos en el seleccionado capitalino para las instancias del Noa en Catamarca y las finales en la Capital Federal.
Gustavo “Papilo” Olmedo, cinco años después, el 26 de marzo de 1976, cuando tenía 20 años fue asesinado y después su cuerpo desaparecido durante la dictadura más sangrienta de nuestro país. Sucedió en Córdoba donde se encontraba estudiando ingeniería en la universidad y pasaría a engrosar también la larga lista de deportistas argentinos desaparecidos. En octubre del año 2003 sus restos fueron regresados a Sarmientos, su pueblo en Chilecito, en una emotiva ceremonia con una masiva participación de la comunidad y con las divisiones inferiores de su club Los Andes, encabezando por las calles la marcha de regreso de Papilo
Hace algunos años el espacio periodístico “Interior Futbolero TV” realizó un corto documental sobre la historia de “Papilo” Olmedo, titulado “El crack que se llevó la dictadura”.

𝗚𝗔𝗡𝗔𝗥 𝗘𝗟 𝗡𝗢𝗔 𝗘𝗡 𝗖𝗔𝗧𝗔𝗠𝗔𝗥𝗖𝗔.

En la provincia vecina de Catamarca, se disputó lo que fue la eliminatoria regional del NOA, junto al local y Santiago del Estero, entre el sábado 23 y domingo 24 de enero del 71. Aquí se da la única derrota del equipo en el debut contra Santiago en todo su proceso como equipo. Fue derrota por 3 a 2 faltando pocos minutos para el final y sufriendo la expulsión de “Tachin” Francisco junto con un jugador santiagueño.


Pero si se trata de partido caliente, con la vecina provincia fue su pico: “Incidentes y clima bélico. 5 expulsiones” título en su crónica El Independiente del lunes 25 de enero, con la clasificación del seleccionado riojano a la próxima instancia nacional, donde La Rioja le ganaba a Catamarca en los 90 minutos por 2 a 0 con goles del chileciteño Julio Reinoso y Mario Buteler para ir a la serie definitoria de penales contra el mismo rival y asi desempatar el triple empate de selecciones. Pero en el desarrollo: “El equipo de La Rioja, superando en mucho su actuación frente a Santiago del Estero y con un planteo más ofensivo salió a buscar el triunfo desde el vamos”. Pero en el partido empezaron los incidentes que continuaron luego en los penales, ya que se fueron expulsados Vera, Bazán y Megias y dos jugadores catamarqueños. A esto cuando comenzaba la serie de penales se cortó por varios minutos la luz del estadio y con un “arbitro que no vio nada” durante el juego brusco catamarqueño, llegando también a escenas de pugilato en las tribunas. “Pero dentro de este clima de incorrecciones hubo algo para elogiar. La actitud del jugador Robledo, que sin importarle lo que estaba sucediendo fue a felicitar a los riojanos con el llanto en los ojos. Los muchachos nuestros valoraron su gesto y lo pasearon en andas”.

𝗘𝗡 𝗖𝗔𝗣𝗜𝗧𝗔𝗟 𝗙𝗘𝗗𝗘𝗥𝗔𝗟 𝗖𝗢𝗡 𝗟𝗢𝗦 𝟴 𝗠𝗘𝗝𝗢𝗥𝗘𝗦 𝗗𝗘𝗟 𝗣𝗔𝗜𝗦.

En la tarde del jueves 4 de enero de 1971 partía desde la vieja terminal de ómnibus, la selección de la Liga Riojana con rumbo a la Capital Federal para disputar la instancia final del campeonato. Al otro día, El Independiente reflejando esta partida, informaba que además de la “esperanza riojana”, el infantil de Quilmes de Buenos Aires se había despedido con una victoria por 6 a 0 ante Defensores de Aerolíneas en el campeonato infantil y que cerraban esa jornada los equipos femeninos de San Lorenzo de Vargas y Amancay. También, reflejaba la presentación en Catamarca, de Unión, campeón riojano de 1970, con victoria por 5 a 3 ante Racing de Tinogasta en el cuadrangular “Ubaldo Rattin”. Los goles de Unión eran convertidos por Cabrera, dos de Adán Gaitán, “Cafiro” Torres y Pérez. Unión era el “equipazo” riojano, el del futbol aplaudido de aquellos años.


Concentrados en La Candela de Boca Juniors, los juveniles riojanos, fueron recibiendo visitas y saludos de los muchos comprovincianos radicados en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. El teléfono fijo de la Candela de aquellos años recibía, a cada rato, los llamados desde La Rioja para dejar saludos y apoyo a sus muchachos. Además de La Rioja, los otros seleccionados del país que habían llegado a esa instancia final en Capital, eran Tucumán, Chubut, Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Formosa y Mendoza.
El primer partido La Rioja enfrentaba a la selección de Formosa. El encuentro comenzó ese domingo 7 de febrero en la cancha de Defensores de Belgrano, pero la lluvia “había convertido la cancha en un lodazal”. Iban 13 minutos y el marcador estaba igualado 1 a 1. “El primer tanto fue señalado por el riojano Francisco a los pocos minutos de juego.” Había, nomas, que regresar a La Candela y aguantar la ansiedad para volver a jugar y demostrar. “Hay muy buen espíritu de grupo y los changos se jugarán el todo por el todo, además en La Candela se nos atiende muy bien”, expresaba el señor Antonio Mercado, consejero de la Liga Riojana que acompañaba a la delegación. Y aquí esta lluvia típica porteña, este tiempo libre, fue lo que animo a Oscar Buteler, el que marcaba la punta, a salir a visitar a una amiga porteña, junto con otros integrantes del equipo. El regreso se demoró, y preocupó, lo suficiente para que el resto del equipo, con la complicidad de su director técnico, se complotaran en decirle apenas ingresaran al predio boquense, ya en horas de la noche, que debían armar el bolso y regresar para La Rioja inmediatamente por la irresponsabilidad que habían cometido con el grupo. Todos aguantaron unos pocos segundos cuando la risa no pudo contenerse ante el llanto y ruego de Oscar Buteler pidiendo por favor, al profesor Ferrari y compañeros, que no los castigaran con ese expulsado regreso. La demora, por las distancias de Buenos Aires, no les impidió contemplar de una hermosa tarde porteña.


En definitiva, el partido continuo el martes, dividido en dos tiempos de 28 minutos cada uno, estaban empatando 1 a 1, y ya los 12 minutos “Mashico” Bazán recibió una patada teniendo que dejar el partido, y el campeonato, para dejarle el puesto a Guillermo Herrera. Poco después, el “Colchoncito” no olvidaría quien le había “pasado” esa camiseta titular por esa lesión de un compañero y tendría un gran gesto para con “Mashico”, a través del padre, don Aldo Bazán, al regalarle, devolverle en el último partido, esa camiseta ya campeona.


Pero en este duro partido contra Formosa, Mario Buteler apareció, “volvió a brillar como goleador” con tres goles en el segundo tiempo para celebrar el triunfo y depositar a La Rioja en las semifinales del torneo.
La semifinal se jugó la tarde del jueves 11 de febrero en la cancha de Atlanta con una gran concurrencia. El rival era la selección de la Provincia de Buenos Aires. La otra semi era entre Mendoza y Tucumán.
La semifinal se ganó a Buenos Aires por 2 a 0, nuevamente con gol del “Pepe” Mario Buteler y otro del “Shesho” Calderón en un “partido caracterizado por el nerviosismo de los jugadores y bajo un ritmo enloquecedor, pero muy correcto donde los jugadores de ambos equipos, al finalizar, se abrazaron”. El rival de la final sería Mendoza que vencía a los tucumanos, también, por 2 a 0.

𝗖𝗨𝗔𝗡𝗗𝗢 𝗘𝗟 𝗙𝗨𝗧𝗕𝗢𝗟 𝗥𝗜𝗢𝗝𝗔𝗡𝗢 𝗖𝗢𝗣𝗢́ 𝗟𝗔 𝗕𝗢𝗖𝗔.

El último capítulo de esta generación gloriosa del futbol riojano, se vivió en la Bombonera aquel 14 de febrero del 71. El día anterior al anuncio periodístico anunciaba que el partido seria televisado y que la Federación Provincial de Futbol de La Rioja organizaba la realización de un viaje para los aficionados riojanos que deseen presenciar la final. Debian anotarse en las ventanillas de COTIL debiendo abonar 100 pesos de los “nuevos” para el pasaje ida y vuelta. Pero la dura realidad provincial marcaria que el viaje “no pudo concretarse en virtud de no haberse cubierto las plazas mínimas de pasajeros”. Aun así, el mismo “exilio interno” de aquellos años, esta vez jugo a favor e hizo que lo/as mucho/as riojano/as que trabajaban y vivían en Buenos Aires, coparan la tribuna baja del estadio de Boca, con bombos, estandartes y hasta guitarras. Como lo fue también, la gloriosa noche del 14 de febrero chayero en La Rioja, con la presentación de The Littles y Salsa de Tomate, en los carnavales del club riojano y la Peña de El Potro Mario, a metros del circuito de Vargas, con música y el padrinazgo de Chito Zeballos y Jorge Rojas. Allí, también en esa noche se bailó, brindó y festejó por el título conseguido a las 22 hs, en Buenos Aires.


“En la popular bombonera, le discutirá a Mendoza el derecho a ser el mejor del país, (…) está basado en aquel infantil de Independiente. Su campaña es conocida y brindo satisfacción tras satisfacción. Una sola vez fue derrotado (…) Los cuyanos, con hombres de un físico superior a los riojanos, como ya se dijo, tal vez con mayores cualidades futbolísticas en ciertos hombres, pero también sin la experiencia que logro acumular el equipo de La Rioja (…)”.
El triunfo final de 2 a 1, apretado solo por el descuento mendocino a falta de 12 minutos para la finalización del partido, fue la coronación de un proceso inmenso, por lo señalado en cuanto a la realidad deportiva de esos años, pero mucho más por el condicionante contexto de estancamiento y pobreza, que ubicaba a La Rioja entre las cinco provincias más pequeñas y marginadas del país.

“𝗔𝗡̃𝗢 𝗠𝗔𝗦, 𝗔𝗡̃𝗢 𝗠𝗘𝗡𝗢𝗦”.

“𝐸𝑙𝑙𝑜𝑠 𝑡𝑖𝑒𝑛𝑒𝑛 𝑢𝑛 𝑔𝑟𝑎𝑛 𝑒𝑞𝑢𝑖𝑝𝑜, 𝑢𝑛 𝑒𝑞𝑢𝑖𝑝𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝑣𝑖𝑒𝑛𝑒 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑎𝑛𝑑𝑜 𝑑𝑒𝑠𝑑𝑒 ℎ𝑎𝑐𝑒 𝑡𝑟𝑒𝑠 𝑎𝑛̃𝑜𝑠 𝑦 𝑞𝑢𝑒 𝑙𝑜́𝑔𝑖𝑐𝑎𝑚𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑒𝑣𝑖𝑑𝑒𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑢𝑛 𝑝𝑜𝑑𝑒𝑟𝑖́𝑜 𝑑𝑖𝑔𝑛𝑜 𝑑𝑒 𝑑𝑒𝑠𝑡𝑎𝑐𝑎𝑟”.

𝐴𝑟𝑜𝑙𝑑𝑜 𝐶𝑎𝑠𝑡𝑟𝑜𝑛𝑜𝑣𝑎 𝐷𝑇 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑚𝑒𝑛𝑑𝑜𝑐𝑖𝑛𝑎 𝑦 “𝑀𝑎𝑒𝑠𝑡𝑟𝑜” 𝑑𝑒𝑙 𝑓𝑢𝑡𝑏𝑜𝑙 𝑐𝑢𝑦𝑎𝑛𝑜.

“𝐶𝑜𝑛𝑠𝑖𝑑𝑒𝑟𝑜 𝑞𝑢𝑒 𝐿𝑎 𝑅𝑖𝑜𝑗𝑎 𝑠𝑒𝑟𝑎́ 𝑒𝑙 𝑐𝑎𝑚𝑝𝑒𝑜́𝑛. 𝑁𝑜𝑠 𝑔𝑎𝑛𝑜́ 𝑚𝑢𝑦 𝑏𝑖𝑒𝑛. 𝐴 𝑛𝑜𝑠𝑜𝑡𝑟𝑜𝑠 𝑛𝑜𝑠 𝑠𝑜𝑟𝑝𝑟𝑒𝑛𝑑𝑖𝑜́ 𝑒𝑙 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑜 𝑑𝑒 𝐺𝑢𝑖𝑙𝑙𝑒𝑟𝑚𝑜 𝐻𝑒𝑟𝑟𝑒𝑟𝑎 𝑦 𝑑𝑒 𝑀𝑎𝑟𝑖𝑜 𝐵𝑢𝑡𝑒𝑙𝑒𝑟, 𝑞𝑢𝑒 𝑠𝑜𝑛 𝑚𝑢𝑦 𝑝𝑒𝑟𝑜 𝑚𝑢𝑦 𝑏𝑢𝑒𝑛𝑜𝑠”.

𝐶𝑎́𝑛𝑑𝑖𝑑𝑜 𝑀𝑎𝑟𝑐𝑎𝑖𝑑𝑎, 𝑑𝑒𝑙𝑒𝑔𝑎𝑑𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝐵𝑢𝑒𝑛𝑜𝑠 𝐴𝑖𝑟𝑒𝑠, 𝑑𝑒𝑠𝑝𝑢𝑒́𝑠 𝑑𝑒 𝑝𝑒𝑟𝑑𝑒𝑟 𝑙𝑎 𝑠𝑒𝑚𝑖𝑓𝑖𝑛𝑎𝑙 𝑐𝑜𝑛𝑡𝑟𝑎 𝐿𝑎 𝑅𝑖𝑜𝑗𝑎.

Un año más, un año menos, titulaba el diario, meses después del título, el miércoles 12 de mayo del 71 el hecho que se conoció como del caso de jugadores juveniles riojanos “pasados” por un año al permitido de aquella categoría juvenil. “En este sentido, tanto la Liga Riojana de Futbol como la Federación, tienen la plena certeza de haber actuado correctamente. Si hubo alguna alteración, ella escapa a nuestro ámbito, ya que la documentación confeccionada a los jugadores del plantel juvenil se basó en la otorgada por los entes oficiales correspondientes (cedula de identidad y partidas de nacimiento)”.
Así respondió a El Independiente el profesor Carlos Augusto Mercado Luna al ser consultado sobre las noticias aparecidas en diarios metropolitanos que dan cuenta sobre “inconvenientes en la incorporación a River de jugadores juveniles riojanos por irregularidades en la documentación”.


El tema planteado casi a los tres meses del título, fue que, además de Mario Buteler, fueron fichados por el Millonario para sus juveniles, varios jugadores riojanos. “Casi famosos. Seis jugadores riojanos (Mario Buteler, Calderón, Vera, Carrizo, Bazán y Palacios) fueron apalabrados por directivos de River Plate al término del encuentro con los bonaerenses” contaba el diario local después del triunfo en semifinales contra Buenos Aires. Tiempo después, ya en el club porteño, se conoce esta situación cuando el jugador Vera, que había actuado en el seleccionado como refuerzo desde Chamical, admite tener un año más del permitido, hecho que desconocía la Liga y Federación riojana al momento de presentar toda la documentación solicitada por los organizadores. Además, también surgió el caso de Daniel Herrera, que al igual que Vera, tenía un año más al de la categoría hecho, hasta donde sabemos, desconocido en ese campeonato por la misma dirigencia de la Liga Riojana, encabezado por “Guto” Mercado Luna, uno de los mejores y más correcto dirigente que tuvo el futbol riojano, como también la Federación Riojana de futbol.


Somos conscientes que, desde el reglamento, es deportivamente sancionable una situación deportiva de este tipo, pero nuestra investigación trata de captar, leer y analizar una totalidad concreta, compleja y contradictoria, con sus diferentes esferas, partes de la realidad. Por esto mismo, aunque sea futbol, también comprende esta complejidad con todos sus grises, matices, con sus rupturas y continuidades históricas y por ello debatibles, abiertos y, claro, con posibilidad de realizar diferentes lecturas e interpretaciones, según “desde donde”, desde que mirada, se analice el hecho. Por ello, seguramente, sin coincidir en una respuesta nos podemos preguntar: ¿La Rioja podría haber llegado a la final del campeonato, y ganarla, sin estos dos jugadores? (también muy buenos, importantes, claro) ¿Este equipo, cuya casi totalidad era del club Independiente, con este grupo trabajado desde 1967 logrando ya en febrero de 1970 ser subcampeón argentino de clubes ante San Lorenzo de Almagro entre 500 equipos del país), carecía de capacidad futbolística para concretar a nivel de selección juvenil este logro nacional? El mismo José Carrizo que nombramos en este trabajo, entre otros juveniles de esa época, podría haber sido parte de este equipo, defensa. Un gran jugador que años después pasaría al futbol mendocino, en Independiente Rivadavia, donde tendría, entre tantos, el “partido” consagratorio marcando y dejándolo hacer muy poco, al 10 de Argentinos Juniors, Diego Armando Maradona.


Si, somos conscientes que son hipótesis, supuestos que para nosotros eran y seguirán siendo altamente posibles de confirmación y que hoy, como ayer, puede haber diferentes interpretaciones contrarias a las nuestras, y muy respetables, sobre todo desde el lado mendocino. Por último, vale recordar que en esta final La Rioja quedo con un hombre menos hasta el final del partido, por la expulsión de “Shesho” Calderón al reaccionar a la provocación de un rival, antes de los 15 minutos del primer tiempo. Aun así estuvo ganando 2 a 0 y dominando casi todo el partido (con posibilidad de un 3 a 0 por penal errado por “Tachin” Francisco), hasta mediados del segundo tiempo cuando Mendoza logro el descuento, haciendo vibrante y dramáticos los últimos minutos.
Hasta aquí desarrollamos esta situación en base a los archivos periodísticos encontrados hasta este momento de la investigación, tema que por supuesto ampliaremos y profundizaremos en la medida que vayamos encontrando más material de archivo y testimonios sobre aquel campeonato juvenil del 71.

𝗘𝗟 𝗘𝗤𝗨𝗜𝗣𝗢.

Como dijimos la selección estaba integrada casi en su totalidad por jugadores del club Independiente, grupo con un proceso futbolístico y humano prácticamente desde el año 67 con aquella creación del Departamento de actividades Infantiles por parte del club Independiente. Por supuesto, algunos eran jugadores que se habían iniciado, como niños, en equipos de barrios como “Tachin” Francisco, que había jugado en “El Trébol”, aquel equipo Subcampeón del torneo infantil en Rioja Juniors en 1966, uno de los clubes de La Rioja donde se realizaban grandes campeonatos de Baby Futbol en esos años 60.

Otros jugadores si fueron seleccionados, como Julio Reinoso de Chilecito y también “por cualquier eventualidad fueron incorporados tres jugadores chileciteños: Edgardo Bassani, David Mercado y Jorge González”, Mario Vera de la selección de Chamical (allí ya jugaba en el club Ferro) y Guillermo Herrera, también de la capital, sumado ya al equipo en la primera etapa, para el provincial.
El resto del equipo estaba integrado por la base mayoritaria de Independiente, que venía con el halago, de ser Subcampeón infantil argentinos de clubes del año 70, con Diego Aredes y Barrera como arqueros, Alfredo Palacios, Raúl Rico, Oscar Buteler, “Cuni” Carrizo, Eduardo Pérez Motta, Moreno (jugó el provincial y el Noa, siendo desafectado después para la instancia nacional), Bazán, Daniel Herrera, Mario Buteler, Calderón y Luis Megias. Todos bajo la dirección técnica y física del profesor Alfredo Ferrari.

*Crónicas tomadas de diario El Independiente: diciembre de 1970. Enero y febrero de 1971.
*Fotografías del archivo personal de los jugadores.
Video recomendado:
*Gustavo «Papilo» Olmedo, la joya que la dictadura se llevó. https://www.youtube.com/watch?v=YaQbSzLnIBQ.

*En unos días, saldrá el segundo texto sobre el inicio del “Proceso” de este grupo de jugadores y el Subcampeonato argentino de clubes ante San Lorenzo de Almagro en febrero del 70.

*𝐸𝑠𝑡𝑒 𝑝𝑟𝑖𝑚𝑒𝑟 𝑡𝑒𝑥𝑡𝑜 𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑙𝑎𝑠 𝑡𝑟𝑒𝑠 𝑒𝑛𝑡𝑟𝑒𝑔𝑎𝑠 𝑞𝑢𝑒 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑎𝑟𝑡𝑖𝑟𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑑𝑒𝑠𝑑𝑒 ℎ𝑜𝑦 𝑦 ℎ𝑎𝑠𝑡𝑎 𝑙𝑜𝑠 𝑝𝑟𝑖𝑚𝑒𝑟𝑜𝑠 𝑑𝑖́𝑎𝑠 𝑑𝑒 𝑎𝑏𝑟𝑖𝑙, 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑢𝑛 𝑠𝑒𝑛𝑐𝑖𝑙𝑙𝑜 ℎ𝑜𝑚𝑒𝑛𝑎𝑗𝑒 𝑎 𝑎𝑞𝑢𝑒𝑙𝑙𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑗𝑢𝑣𝑒𝑛𝑖𝑙 𝑟𝑖𝑜𝑗𝑎𝑛𝑎 𝑑𝑒𝑙 71. 𝐹𝑜𝑟𝑚𝑎 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒, 𝑖𝑚𝑝𝑜𝑟𝑡𝑎𝑛𝑡𝑒, 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑖𝑛𝑣𝑒𝑠𝑡𝑖𝑔𝑎𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑞𝑢𝑒 𝑙𝑙𝑒𝑣𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑎 𝑐𝑎𝑏𝑜 𝑀𝑖𝑐ℎ𝑒𝑙 𝑃𝑎𝑒𝑧 𝑦 𝑉𝑖́𝑐𝑡𝑜𝑟 𝐶𝑜𝑛𝑡𝑟𝑒𝑟𝑎𝑠 𝑠𝑜𝑏𝑟𝑒 𝐻𝑖𝑠𝑡𝑜𝑟𝑖𝑎𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑓𝑢𝑡𝑏𝑜𝑙 𝑟𝑖𝑜𝑗𝑎𝑛𝑜 1960/1990, 𝑦 𝑞𝑢𝑒 𝑝𝑒𝑛𝑠𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑎𝑟 𝑦 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑙𝑒𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑟, 𝑎𝑑𝑒𝑚𝑎́𝑠 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑒𝑠𝑐𝑟𝑖𝑡𝑢𝑟𝑎 𝑑𝑒 𝑢𝑛 𝑙𝑖𝑏𝑟𝑜, 𝑐𝑜𝑛 𝑜𝑡𝑟𝑎𝑠 𝑖𝑛𝑠𝑡𝑎𝑛𝑐𝑖𝑎𝑠, 𝑒𝑠𝑝𝑎𝑐𝑖𝑜𝑠 𝑦 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑟𝑠𝑜𝑠 𝑞𝑢𝑒 𝑎𝑝𝑜𝑟𝑡𝑒𝑛 𝑎 𝑟𝑒𝑠𝑐𝑎𝑡𝑎𝑟 𝑦 𝑣𝑖𝑠𝑖𝑏𝑖𝑙𝑖𝑧𝑎𝑟, 𝑎𝑢́𝑛 𝑚𝑎́𝑠 𝑙𝑎 𝑝𝑎𝑙𝑎𝑏𝑟𝑎 𝑒𝑠𝑐𝑟𝑖𝑡𝑎. 𝑈𝑛𝑎 𝑑𝑒 𝑒𝑙𝑙𝑎𝑠 𝑒𝑠 𝑙𝑎 𝑑𝑒 𝑝𝑟𝑜𝑚𝑜𝑣𝑒𝑟 𝑦 𝑎𝑝𝑜𝑟𝑡𝑎𝑟 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑜𝑟𝑔𝑎𝑛𝑖𝑧𝑎𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝑟𝑒𝑐𝑜𝑛𝑜𝑐𝑖𝑚𝑖𝑒𝑛𝑡𝑜𝑠 𝑝𝑜𝑟 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝐸𝑠𝑡𝑎𝑑𝑜 𝑝𝑟𝑜𝑣𝑖𝑛𝑐𝑖𝑎𝑙 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑐𝑜𝑛 𝑠𝑢𝑠 𝑑𝑒𝑝𝑜𝑟𝑡𝑖𝑠𝑡𝑎𝑠 ℎ𝑖𝑠𝑡𝑜́𝑟𝑖𝑐𝑜𝑠, 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑒𝑠𝑡𝑎 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜́𝑛. 𝐴𝑑𝑒𝑚𝑎́𝑠, 𝑒𝑙 𝑝𝑜𝑑𝑒𝑟 𝑟𝑒𝑎𝑙𝑖𝑧𝑎𝑟 𝑦 𝑙𝑙𝑒𝑣𝑎𝑟 𝑒𝑠𝑡𝑎𝑠 ℎ𝑖𝑠𝑡𝑜𝑟𝑖𝑎𝑠 𝑎𝑙 𝑓𝑜𝑟𝑚𝑎𝑡𝑜 𝑎𝑢𝑑𝑖𝑜𝑣𝑖𝑠𝑢𝑎𝑙 𝑎 𝑡𝑟𝑎𝑣𝑒́𝑠 𝑑𝑒 𝑑𝑜𝑐𝑢𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑙𝑒𝑠 𝑐𝑜𝑛 𝑓𝑖𝑛𝑒𝑠 𝑑𝑖𝑑𝑎́𝑐𝑡𝑖𝑐𝑜𝑠 𝑦 𝑒𝑑𝑢𝑐𝑎𝑡𝑖𝑣𝑜 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑙𝑎𝑠 𝑛𝑢𝑒𝑣𝑎𝑠 𝑔𝑒𝑛𝑒𝑟𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠, 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑢𝑛 𝑟𝑒𝑠𝑐𝑎𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑢𝑛𝑎 𝑐𝑢𝑙𝑡𝑢𝑟𝑎 𝑝𝑜𝑝𝑢𝑙𝑎𝑟 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑒𝑙 𝑓𝑢𝑡𝑏𝑜𝑙 (𝑦 𝑡𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒́𝑛 𝑑𝑒 𝑜𝑡𝑟𝑜𝑠 𝑑𝑒𝑝𝑜𝑟𝑡𝑒𝑠). 𝑇𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒́𝑛 𝑝𝑒𝑛𝑠𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑒𝑛 𝑙𝑎 𝑐𝑟𝑒𝑎𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝑢𝑛 𝑚𝑢𝑠𝑒𝑜 𝑜 𝑒𝑠𝑝𝑎𝑐𝑖𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑚𝑒𝑚𝑜𝑟𝑖𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑓𝑢𝑡𝑏𝑜𝑙 𝑦 𝑒𝑙 𝑑𝑒𝑝𝑜𝑟𝑡𝑒 𝑟𝑖𝑜𝑗𝑎𝑛𝑜 𝑦 𝑜𝑡𝑟𝑎𝑠 𝑖𝑑𝑒𝑎𝑠 𝑒𝑑𝑢𝑐𝑎𝑡𝑖𝑣𝑎𝑠 𝑒𝑛 𝑒𝑠𝑒 𝑠𝑒𝑛𝑡𝑖𝑑𝑜. 𝐿𝑎𝑚𝑒𝑛𝑡𝑎𝑏𝑙𝑒𝑚𝑒𝑛𝑡𝑒 𝑖𝑛𝑖𝑐𝑖𝑎𝑑𝑜 𝑎𝑝𝑒𝑛𝑎𝑠, 𝑢𝑛 𝑖𝑛𝑡𝑒𝑛𝑡𝑜, 𝑑𝑒 𝑢𝑛 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑜 𝑎𝑟𝑡𝑖𝑐𝑢𝑙𝑎𝑑𝑜 𝑐𝑜𝑛 𝑒𝑙 𝐸𝑠𝑡𝑎𝑑𝑜 𝑝𝑟𝑜𝑣𝑖𝑛𝑐𝑖𝑎𝑙, 𝑛𝑜 𝑠𝑒 𝑝𝑢𝑑𝑜 𝑠𝑒𝑔𝑢𝑖𝑟, 𝑎 𝑝𝑒𝑠𝑎𝑟 𝑑𝑒 ℎ𝑎𝑏𝑒𝑟 𝑝𝑟𝑒𝑠𝑒𝑛𝑡𝑎𝑑𝑜 𝑢𝑛 𝑝𝑟𝑜𝑦𝑒𝑐𝑡𝑜 𝑦 𝑟𝑒𝑐𝑖𝑏𝑖𝑑𝑜 𝑑𝑒 𝑝𝑎𝑙𝑎𝑏𝑟𝑎 𝑝𝑜𝑟 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑢𝑛 𝑓𝑢𝑛𝑐𝑖𝑜𝑛𝑎𝑟𝑖𝑜 𝑑𝑒𝑙 𝑔𝑜𝑏𝑖𝑒𝑟𝑛𝑜 (𝐴𝑟𝑚𝑎𝑛𝑑𝑜 𝑀𝑜𝑙𝑖𝑛𝑎) 𝑒𝑙 𝑐𝑜𝑚𝑝𝑟𝑜𝑚𝑖𝑠𝑜 𝑑𝑒 𝑎𝑝𝑜𝑦𝑜 𝑦 𝑐𝑜𝑛𝑐𝑟𝑒𝑐𝑖𝑜́𝑛, 𝑒𝑛 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐𝑖𝑎𝑙 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑐𝑜𝑛 𝑒𝑠𝑡𝑎 ℎ𝑖𝑠𝑡𝑜𝑟𝑖𝑎 𝑑𝑒𝑙 𝑠𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜𝑛𝑎𝑑𝑜 𝑗𝑢𝑣𝑒𝑛𝑖𝑙 𝑝𝑜𝑟 𝑐𝑢𝑚𝑝𝑙𝑖𝑟𝑠𝑒 𝑗𝑢𝑠𝑡𝑜 𝑒𝑙 𝑎𝑛̃𝑜 𝑝𝑎𝑠𝑎𝑑𝑜 50 𝑎𝑛̃𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑎𝑞𝑢𝑒𝑙𝑙𝑎 𝑐𝑜𝑛𝑞𝑢𝑖𝑠𝑡𝑎. 𝐸𝑛𝑡𝑟𝑒 𝑜𝑡𝑟𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑠𝑎𝑠, 𝑎𝑙 𝑑𝑖́𝑎 𝑑𝑒 ℎ𝑜𝑦 𝑡𝑜𝑑𝑎𝑣𝑖́𝑎 𝑛𝑜 𝑝𝑜𝑑𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑟𝑒𝑐𝑢𝑝𝑒𝑟𝑎𝑟 𝑎𝑙𝑔𝑢𝑛𝑎𝑠 𝑓𝑖𝑙𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠 𝑟𝑒𝑎𝑙𝑖𝑧𝑎𝑑𝑎𝑠 (𝑝𝑜𝑟 𝐿𝑢𝑐𝑎𝑠 𝐶𝑎𝑠𝑡𝑟𝑜, 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑎𝑑𝑜𝑟 𝑑𝑒𝑙 𝑒𝑠𝑡𝑎𝑑𝑖𝑜, 𝑎𝑙 𝑞𝑢𝑒 𝑠𝑒 𝑙𝑎𝑠 𝑠𝑜𝑙𝑖𝑐𝑖𝑡𝑎𝑚𝑜𝑠 𝑝𝑜𝑟 𝑚𝑒𝑛𝑠𝑎𝑗𝑒𝑠) 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑒𝑠𝑡𝑎𝑑𝑖𝑜 𝑑𝑒 𝑉𝑎𝑟𝑔𝑎𝑠 𝑐𝑜𝑛 𝑎𝑙𝑔𝑢𝑛𝑜𝑠 𝑗𝑢𝑔𝑎𝑑𝑜𝑟𝑒𝑠 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑙𝑎 𝑒𝑑𝑖𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝑢𝑛 𝑣𝑖𝑑𝑒𝑜 𝑠𝑜𝑏𝑟𝑒 𝑒𝑠𝑎 ℎ𝑖𝑠𝑡𝑜𝑟𝑖𝑎, 𝑎 𝑝𝑟𝑒𝑠𝑒𝑛𝑡𝑎𝑟 𝑒𝑛 𝑢𝑛𝑎 𝑐𝑒𝑛𝑎 ℎ𝑜𝑚𝑒𝑛𝑎𝑗𝑒 𝑝𝑟𝑜𝑚𝑒𝑡𝑖𝑑𝑎 𝑞𝑢𝑒 𝑡𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒́𝑛 𝑛𝑜 𝑠𝑒 𝑐𝑜𝑛𝑐𝑟𝑒𝑡𝑜́. 𝑆𝑖 𝑟𝑒𝑐𝑜𝑛𝑜𝑐𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑦 𝑎𝑔𝑟𝑎𝑑𝑒𝑐𝑒𝑚𝑜𝑠, 𝑑𝑒 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝐸𝑠𝑡𝑎𝑑𝑜, 𝑒𝑙 𝑎𝑝𝑜𝑦𝑜 𝑑𝑒𝑠𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑆𝑒𝑐𝑟𝑒𝑡𝑎𝑟𝑖𝑎 𝑑𝑒 𝐷𝑒𝑟𝑒𝑐ℎ𝑜𝑠 𝐻𝑢𝑚𝑎𝑛𝑜𝑠, “𝑃𝑜𝑐ℎ𝑜” 𝐵𝑟𝑖𝑧𝑢𝑒𝑙𝑎 𝑦 “𝑃𝑜𝑝𝑎” 𝐴𝑐𝑜𝑠𝑡𝑎, 𝑒𝑛 𝑒𝑠𝑝𝑒𝑐𝑖𝑎𝑙 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑙𝑎 𝑟𝑒𝑎𝑙𝑖𝑧𝑎𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒𝑙 𝑚𝑢𝑟𝑎𝑙, 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑑𝑒 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑝𝑟𝑜𝑦𝑒𝑐𝑡𝑜, 𝑒𝑛 𝑒𝑙 𝑐𝑙𝑢𝑏 𝐸𝑠𝑡𝑢𝑑𝑖𝑎𝑛𝑡𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑏𝑎𝑟𝑟𝑖𝑜 𝑃𝑎𝑛𝑔𝑜, 𝑒𝑛 𝑜𝑐𝑡𝑢𝑏𝑟𝑒 𝑑𝑒𝑙 𝑎𝑛̃𝑜 𝑝𝑎𝑠𝑎𝑑𝑜. 𝐶𝑜𝑚𝑜 𝑡𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒́𝑛, 𝑎𝑔𝑟𝑎𝑑𝑒𝑐𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑙𝑎 𝑐𝑜𝑛𝑓𝑖𝑎𝑛𝑧𝑎 𝑦 𝑒𝑙 𝑎𝑝𝑜𝑦𝑜 𝑒𝑐𝑜𝑛𝑜́𝑚𝑖𝑐𝑜 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑒𝑚𝑝𝑟𝑒𝑠𝑎 𝑆𝑈𝑅𝐼𝑌𝐴𝐶𝑂 𝑉𝐴𝐿𝐿𝐸𝑌 𝑝𝑜𝑟 𝑐𝑜𝑛𝑓𝑖𝑎𝑟 𝑒𝑛 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑝𝑟𝑜𝑦𝑒𝑐𝑡𝑜.


𝑃𝑜𝑟 𝑠𝑢𝑝𝑢𝑒𝑠𝑡𝑜, 𝑠𝑒𝑔𝑢𝑖𝑚𝑜𝑠 𝑐𝑜𝑛 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑜 𝑑𝑒 𝑖𝑛𝑣𝑒𝑠𝑡𝑖𝑔𝑎𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑦 𝑑𝑒𝑐𝑖𝑑𝑖𝑑𝑜𝑠 𝑎 𝑟𝑒𝑎𝑙𝑖𝑧𝑎𝑟 𝑝𝑜𝑟 𝑛𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑙𝑎 𝑒𝑑𝑖𝑐𝑖𝑜́𝑛 𝑑𝑒 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑝𝑟𝑖𝑚𝑒𝑟 𝑣𝑖𝑑𝑒𝑜, 𝑞𝑢𝑒 𝑎𝑙 𝑑𝑖́𝑎 𝑑𝑒 ℎ𝑜𝑦 𝑛𝑜 𝑝𝑜𝑑𝑒𝑚𝑜𝑠 𝑙𝑜𝑔𝑟𝑎𝑟 𝑞𝑢𝑒 𝑛𝑜𝑠 𝑝𝑎𝑠𝑒𝑛 𝑢𝑛𝑎 𝑐𝑜𝑝𝑖𝑎 𝑝𝑎𝑟𝑎 𝑝𝑜𝑑𝑒𝑟 𝑒𝑑𝑖𝑡𝑎𝑟 𝑒𝑠𝑡𝑒 𝑣𝑖𝑑𝑒𝑜. 𝑃𝑜𝑟 𝑛𝑢𝑒𝑠𝑡𝑟𝑎 𝑝𝑎𝑟𝑡𝑒 𝑠𝑒𝑔𝑢𝑖𝑚𝑜𝑠 𝑓𝑖𝑙𝑚𝑎𝑛𝑑𝑜 (𝑐𝑜𝑛 𝑐𝑒𝑙𝑢𝑙𝑎𝑟) 𝑎 𝑙𝑜𝑠 𝑜𝑡𝑟𝑜𝑠 𝑖𝑛𝑡𝑒𝑔𝑟𝑎𝑛𝑡𝑒𝑠 𝑑𝑒𝑙 𝑒𝑞𝑢𝑖𝑝𝑜, 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑓𝑖𝑙𝑚𝑎𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠 𝑒𝑛𝑣𝑖𝑎𝑑𝑎𝑠 𝑝𝑜𝑟 𝑗𝑢𝑔𝑎𝑑𝑜𝑟𝑒𝑠 𝑞𝑢𝑒 𝑣𝑖𝑣𝑒𝑛 𝑒𝑛 𝑜𝑡𝑟𝑎𝑠 𝑝𝑟𝑜𝑣𝑖𝑛𝑐𝑖𝑎𝑠, 𝑐𝑜𝑚𝑜 𝑡𝑎𝑚𝑏𝑖𝑒́𝑛 𝑒𝑙 𝑡𝑟𝑎𝑏𝑎𝑗𝑜 𝑑𝑒 𝑖𝑛𝑣𝑒𝑠𝑡𝑖𝑔𝑎𝑟 𝑙𝑜𝑠 𝑎𝑟𝑐ℎ𝑖𝑣𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑑𝑖𝑎𝑟𝑖𝑜𝑠 𝑑𝑒 𝑙𝑎 𝑝𝑟𝑜𝑣𝑖𝑛𝑐𝑖𝑎 𝑎𝑑𝑒𝑚𝑎́𝑠 𝑑𝑒 𝑙𝑎𝑠 𝑒𝑛𝑡𝑟𝑒𝑣𝑖𝑠𝑡𝑎𝑠.

Artículo anteriorFogaplar presente en el 1º Encuentro de la Red Federal de Fondos de Garantías Públicos de Argentina 2022
Artículo siguienteEl gobierno provincial evaluará la aplicación del presupuesto con perspectiva de género en las distintas áreas del Ejecutivo Provincial