Miente, miente que algo quedará

Por Natalia Pizarro – Por estas horas, la oposición riojana, en lugar de hacerse cargo de sus responsabilidades y de resolver lo que como Gobierno Municipal es su obligación, juega a desestabilizar a un Gobierno Provincial, que desde que asumió no ha hecho más que escuchar al Pueblo, y prueba de ello, es el reciente anuncio de las medidas de aumento salarial para les trabajadores de la salud, de seguridad y de educación, medidas pioneras en el país.

Por estas horas, decíamos, la oposición riojana en su grotesco plan desestabilizador, pretende indalgar al Gobernador de los riojanos y riojanas, la responsabilidad por la detención de un trabajador municipal, luego de que habría atacado la investidura Gubernamental e incitado a la violencia en el marco de una manifestación de trabajadores municipales por mejoras salariales pero de la que también participaron altos funcionarixs municipales. Manifestación que se llevó cabo en total libertad.

Ante esta situación, lo primero que debemos decir es que nuestra provincia se rige por el principio republicano que impera en el país de división de poderes, y la detención de personas es facultad exclusiva del Poder Judicial. En este caso, la orden de detención emana de un juez competente, luego de la promoción de la acción penal por parte del fiscal de turno y tras detectar la comisión de delitos tipificados en nuestro Código Penal Argentino. A su vez, al trabajador detenido, como a toda persona detenida o acusada, lo asisten todas las garantías del debido proceso, tales como defensa, presentación de pruebas, juez natural, etc. Como podemos advertir, se respeta el procedimiento judicial que marca nuestro código procesal penal y que compete exclusivamente al Poder Judicial, y en el cual el Poder Ejecutivo no tiene injerencia alguna, un procedimiento que excede a la persona de Ricardo Quintela. Quienes pretenden asociarlo a esta detención, e incluso comparan con medidas dictatoriales ignoran las reglas y normas de un Estado de Derecho, y lo que en realidad pretenden es desestabilizar a un gobierno que es vanguardia a nivel país en cuanto a las medidas a favor de les trabajadores en el contexto más adverso que le pudo tocar para gobernar, en el contexto de una pandemia.

Fácilmente advertimos, (y más aún si recordamos que de las reglas del Estado de Derecho y del mismo procedimiento penal se usó para denunciar por amenazas, a la actual Intendenta y a miembros de su familia, por parte de un trabajador municipal también, en el mes de junio pasado) que se trata de una operación orquestada por una oposición política irresponsable en dar solución a las demandas de les trabajadores municipales, una oposición que hizo silencio ante los más de 700 despidos, en época macrista, de les mismes trabajadores que hoy pretenden usar de carne de cañón.

No es tiempo de tamaña irresponsabilidad, es tiempo de Gobernar y de hacer aquello a lo que la Intendenta está obligada desde el momento que fue elegida por el voto popular.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí