“No hay nada más importante que los intereses de los argentinos y argentinas”

Este domingo  el gobernador Ricardo Quintela cierra su agenda despidiendo al presidente Fernández luego de  un encuentro de gobernadores que puso a La Rioja en el centro de la escena nacional. El conclave  significó un relanzamiento del  Frente de Todos, en clave federal, luego de la derrota del espacio a nivel nacional.

El lugar elegido por el Presidente para el encuentro de gobernadores  no es fortuito,  se relaciona directamente  con el referente provincial  y los resultados obtenidos en su distrito. Esto más allá de la cuestión simbólica  histórica.    

La premisa de encarar el proceso electoral “con  el peronismo unido y la comunidad organizada”,   marcada por Ricardo Quintela,  fructificó con una contundente victoria en todos los departamentos  de La Rioja.

Decir peronismo unido y comunidad organizada, puede sonar a consigna de panfleto para quienes no interpretan  lo que  esto supone a nivel de ingeniería electoral. En La Rioja,  el Frente de Todos contó con el aval de alrededor de 400 organizaciones de diversa índole y cerró con tres listas internas, lo que habilitó la participación de todos los sectores,  incluidos  los de raigambre más liberal dentro del PJ.

La potencia de la consigna ordenada por Quintela  se legitimó  con resultados. Puntualmente la misma se tradujo en la  solvencia con la que se leyó y actuó en el territorio, conteniendo las expectativas y los votos  que quizás no alcanzaron a contenerse con las políticas  que dependen del ritmo de la recuperación económica. “No tengan miedo de darle a quien les pide”, orientó a la dirigencia  el mandatario provincial, con lágrimas en los ojos, cuando brindaba  un discurso en la ciudad de Chamical.

Sin embargo,  esta llegada al territorio  no habría  sido suficiente  para ganar sin la base que otorga una  gestión de gobierno eficaz,   en el manejo de la pandemia y sus consecuencias para los diversos sectores, e igualmente eficiente  para desarrollar acciones  que pusieran en perspectiva  el  proyecto de provincia comprometido en campaña, algo que se logró  en tiempo récord. Recuperación del empleo con  la industria, obra pública,  empleados estatales, etc.

Aun así,  esto podría no alcanzar  para entender porque La Rioja  fue sede de esta cumbre de salida a una crisis interna del Frente plantada  con  acento federal.  Entonces vale señalar  también la coherencia entre lo declamado y practicado al respecto. En este sentido,  es mérito del equipo de gobierno riojano,  haber puesto  toda su energía y capacidad  para mostrar la voluntad política de construir una nueva institucionalidad para el federalismo. Quedó claro que para este propósito no basta diseñar  desde un sillón;  hace falta salir del espacio de confort y llevar adelante el rol de  funcionario  sin dejar de  caminar políticamente  el territorio. Y no solo eso, además hace falta liderar con el ejemplo la conducción  para que se produzca la articulación interinstitucional. Por otro lado,  hace falta  capacidad técnica para viabilizar  la  iniciativa  con las aéreas nacionales;  y garra,  para hacer un seguimiento político que implica golpear puertas en sedes nacionales, una labor que Quintela  asumió desde el primer día.

Tras las PASO, el contrapunto entre Cristina y Alberto funcionó como un  diálogo de  posicionamientos  hacia  el interior del Frente,  que no venían siendo visibilizados  y resueltos y restaban  potencia.  Lo positivo de esto,  es que la crisis es oportunidad y mal que le pese  al conglomerado mediático hegemónico, la misma escaló a un nivel que en un principio  terminó tapando la noticia de la derrota, luego  instaló  una agenda de temas centrales para la vida de las grandes mayorías,  que en otro contexto  no habrían tomado notoriedad  y finalmente  habilitó   una instancia, vía cambios en el gabinete y cumbre de gobernadores,  que promete revertir el resultado.

«La Presidenta es el cuadro político más importante de la última década, no solamente de Argentina, de América; y está a la altura de las estadistas más importantes del mundo, al igual que Alberto»,  comentaría Ricardo Quintela  sobre Cristina Fernández de Kirchner a un medio local.

Con los resultados  a la vista, Ricardo  Quintela  merecía  la distinción de que se eligiera esta provincia  como sede para una cumbre histórica del Frente de Todos,  desde  la cual los principales referentes territoriales del país  asumieron  el compromiso  de superar los errores que llevaron a una derrota a nivel nacional, pero también,  un compromiso para redoblar sus esfuerzo  y  conservar la unidad  en nombre de un interés supremo.

Al cierre del Encuentro, el anfitrión  expresó:  “Pudimos sacar una propuesta común, un compromiso de todas las provincias argentinas que conducen nuestro espacio,  para trabajar fuertemente en revertir esta situación, en beneficio fundamentalmente de las argentinas y argentinos”,  y remarcó: “no hay nada más importante que los  intereses de los argentinos y argentinas, están por sobre los intereses de los sectores, de los partidos políticos y de cada uno de nosotros que los integramos”. Tan peronista, tan  simple  y tan profundo como se esté dispuesto asumirse.   

A esta altura del análisis  podemos decir con todo derecho que  “el federalismo vuelve a suceder”,  como fenómeno  que honra  nuestra historia de lucha;  hoy asumiendo el protagonismo  por la unidad nacional  y en camino de construir  una participación más justa en el desarrollo de la Patria.  

Artículo anteriorPlan Nacional de Vacunación: llegaron 1.536.000 dosis de Sinopharm y la Argentina ya posee casi 62 millones
Artículo siguienteCerdo de Los Llanos firmó importante convenio con UNLaR