Operaciones de derecha disfrazadas de reclamos legítimos

Es lamentable que en estos momentos, como comunidad,  debamos cargar el peso muerto de algunos sectores que sembrando odio buscan conservar o mejorar sus posiciones de poder. Mal que nos pese  hay voluntades que ostentan el poder suficiente  para jugar este penoso papel que  nada tiene que ver con la vida y el bien común. Por El Tala Comunicación Popular

Vale esta introducción para exponer y advertir sobre el accionar de algunos comunicadores y otros personajes de la vida pública riojana que le dan cabida a los sectores retrógrados de nuestra sociedad; como el de algunos elementos de la fuerza policial,  que sin dar la cara decidieron agregar malestar con un reclamo,  que mas allá de que algunos puntos son atendibles, como la de casi todos los sectores del trabajo, decidieron anunciar una movilización para el día de mañana, paradójicamente  por mejores condiciones sanitarias. Pero en la misma proclama exigen también volver la conducción de la Escuela de Policía a manos de la propia fuerza, ya que en estos momentos se encuentra bajo la órbita del Ministerio de Educación.

El jueves pasado un conocido comunicador y una vocera del entorno policial se prestaron a la tarea de hacer público el supuesto reclamo policial, pero en definitiva se prestaron a  una operación funcional   a los sectores más retrógrados dentro y fuera de la institución. En otras palabras,  le dieron voz a los sectores de derecha y reaccionarios,  anunciando una movilización de la Policía en momentos en que el Jefe, el Comisario Rubén Garay se encuentra internado luchando por su vida.

A golpe de vista, mas allá del desubique,  la proclama, o los puntos consignados en ella,  se podrían mimetizar con un reclamo corporativo sindical, pero el asunto es más grave, pues avanza sobre conquistas que nos costaron mucho dolor a lxs riojanxs. Pedir que la escuela de policía vuelva bajo la órbita de la propia policía, es claramente el mensaje más ideológico y a la vez perverso,  y aunque el anuncio de la movilización pueda ser solo una operación mas, es necesario estar advertidos sobre sus significancias de fondo.

La consigna que exige que la escuela de policía vuelva a manos de la policía es una afrenta dolorosa y que no debemos pasar por alto ya que propone volver al paradigma de la crueldad, la crueldad como práctica de una institución que nunca más debería tener un perfil represivo.  

El asesinato de Emmanuel Garay y la explosión social que desató, una de las cosas que logró justamente  fue trasladar la dirección de la Escuela, hasta ese entonces en manos de la policía, a la órbita del Ministerio de Educación, lo cual significa  un avance para salir del paradigma de la crueldad enquistado dentro de las fuerzas de seguridad.

Por todo  esto, este supuesto reclamo, que busca deslizarse en medio de la emergencia sanitaria, producto de la pandemia, no es otra cosa que una afrenta a la dignidad del Pueblo riojano, ya que este eligió otra camino para su futiro. Al elegir al nuevo gobierno, en la persona de Ricardo Quintela, lxs riojanxs eligieron prevención en vez de represión. Y así fue, pues en esa convicción del Gobernador  es que asume como  nuevo jefe de la Policía el Comisario  Rubén Garay, quien a su vez ratificó ese cambio  a la hora de poner en funciones a la Plana Mayor de la institución.

Para cerrar y como idea general, vale rescatar la idea de que dentro de la fuerza aún están enquistados algunos elementos que no comprenden el cambio de época y que estos cuentan con sus voceros. Y también la idea de que la muerte de Emanuel Garay no fue en vano y aunque aún no se haya terminado de hacer justicia, el traslado de la Escuela de policía a una órbita civil significó un avance que debemos defender.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí