Opinión – Bajen Las Armas

Por Delfor «Pocho» Brizuela – Bajen las armas, dice la canción de León Gieco dedicada a Pocho Leprati, militante barrial de Rosario, asesinado en el lugar donde comian niños y niñas de las villas rosarinas en aquellos trágicos dias del 16 y 17 de diciembre del 2001.

Yo conocí a Pocho, «tocayo», que en febrero del 2001 vino a La Rioja a participar del Seminario de Formación Teológica por los 25 años del asesinato de Monseñor Angelelli.

Era un » Tipazo». Un soñador con los pies, las manos y el corazón en el pueblo.

Hoy ese recuerdo me resuena con dolor: Desalojo de personas, de familias humildes que gritan «vivir» e interpelan a un orden injusto y desigual, en Guernica y en Entre Rios.

Me planteo: el capitalismo en todas sus versiones, tiene un Dios: el Capital y la Propiedad Privada. Ese Dios se los satisface con sacrificios, que es la sangre de lxs pobres, cada vez más, de lxs trabajadores, de los pueblos para que crezcan los bienes, también cada vez más concentrados de cada vez menos seres humanos.

Lxs pueblos buscan y saben de otro Dios, que no pide sacrificios sino amor, solidaridad y Justicia.

Un Dios que pone en el trono, el trabajo, la igualdad y una tierra de todxs y para todxs.

Bajen las armas de la injusticia machista y patriarcal de Entre Rios y de las balas, gases y apremios de Guernica.

En nombre de Dios, el de lxs pobres y los pueblos.

Pocho Brizuela
La 20 en el frente

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí