Organizaciones bonaerenses trabajan contra el hambre y reclaman ayuda estatal

Lunes 11 de Mayo del 2020 – Buenos Aires

En el Conurbano Bonaerense, el aislamiento social, preventivo y obligatorio las organizaciones sociales realizan un trabajo fundamental para garantizar una ayuda extra a las familias más vulnerables.

Escuchar/Descargar el reporte Camila Belizán, desde FM Tinkunaco.

En el marco de la prórroga de la fase 3 para el AMBA respecto a la situación de la pandemia del coronavirus en Argentina, crece el trabajo de las organizaciones sociales.

Las redes de Centros Comunitarios refuerzan vínculos y acciones. En estos días de crisis sanitaria, se incrementó el número de personas que buscan contención y sostén en estos espacios. Marina Peroña, referente del Centro Comunitario Santa María de Los Ángeles, integrante de la Red El Encuentro, dialogó en FM Tinkunaco y describió el trabajo en estos tiempos. “La misma situación es similar a todos los barrios. En el día a día la familia te va diciendo si le podemos dar más, para los más grandes, que en algunos casos no pueden salir a hacer changas. El ‘tupper’ que era para dos porciones ahora es para tres o cuatro», afirmó.

Aunque el gobierno nacional reconoció el trabajo de las organizaciones en los barrios, desde las mismas apuntan a un aumento en los programas Unidades de Desarrollo Infantil (UDI) y Plan Nacional de Seguridad Alimentaria (PNUD) que sustentan económicamente a los centros de la educación popular y comunitaria. Karina Rojas, referente de la Red El Encuentro, también dialogó en la emisora comunitaria y explicó el pedido. “Estamos planteando la preocupación y la necesidad de que se piense en otras partidas que apoyen para esta situación de emergencia”, subrayó.

El objetivo de estas organizaciones, que surgen a la luz de la crisis social, económica y política en la década del ’90, es la pedagogía de la educación popular. No obstante, la emergencia de la coyuntura redirige contantemente la práctica, que aun no es reconocida como trabajó formal, lo que empuja a las educadoras y educadores populares a la precarización laboral. Lucía Espíndola, referente del Centro Comunitario Lagarto Juancho, relató la lucha histórica. “Dejamos de ser voluntarios, somos trabajadores. Lamentablemente no hay de decisión de que seamos reconocidos, aunque la venimos peleando”, expuso.

«Hoy por hoy somos trabajadores de la comunicación popular y comunitaria que dejamos de ser voluntarios. Lamentablemente, no hay decisión de ser reconocidos, aunque lo venimos peleando», agregó.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí