Quintela, la “renta social” y “los Reyes Magos peronistas”

La fe cristiana y criolla que une a la comunidad riojana, donde el Pesebre y la fiesta de Reyes son un momento para poner la mirada en la felicidad de la niñez, no pasó para nada inadvertida para el gobierno de Quintela. Por el contrario, la celebración de la Epifanía de los Reyes Magos fue tomada por el Gobierno de La Rioja para reafirmar la impronta peronista de su gestión.

Este año, Gaspar, Melchor y Baltasar, no dejaran sin su juguete a ningún niño o niña en la provincia. Gaspar, Melchor y el “negro” Baltasar, traerán para todos regalos de primera. Así lo anuncio el Gobierno de La Rioja, este martes 4 de enero. Son 76 mil juguetes de primera calidad que serán distribuidos en un operativo que involucra a diversos actores del Estado en toda la provincia.

De alguna manera, esto es la instrumentación política de lo que el gobernador Quintela llama “renta social”; en este caso enfocando a la felicidad a la infancia, usando de puente una tradición cristiana de fuerte arraigo en nuestras comunidades.

Pero la cosa no queda ahí. Esta política distributiva, orientada a llevar felicidad con igualdad, también es una política dinamizadora de la economía, puesto que la mitad de los juguetes fueron adquiridos en el sector comercial de distintos departamentos; y la otra mitad en el sector industrial, más precisamente en Antex, que es la única fábrica de juguetes radicada por el momento en la provincia. La decisión, alejada de la ortodoxia financiera, fortalece los actores más benignos del circuito económico local y contribuye a afianzar los lazos entre gobierno y sociedad.

Por iniciativas como estas Quintela sigue afirmándose como referente en la escena nacional. En este caso, gestionando más distribución con criterio peronista, algo que incluso lo proyecta por encima de su protagonismo en pos de la consolidación de un bloque regional para la disputa federal, pues los regalos de Reyes, comprados por su administración a riesgo de ser tildado de populista por la prensa porteña, lo ponen en la vanguardia del peronismo nacional.

Ya lo hizo antes, con el llamado “Tercer Dormitorio”. A partir de una determinación de Quintela, las viviendas sociales en la provincia empezaron a incluir una tercera habitación, con la cual las familias pueden administrar mejor su comodidad, y no pasar “de un hacinamiento a otro”, como él explicó hace poco en la TV Pública Riojana. Esta decisión, que implicó en lo local negociar con firmeza, con el sector de la construcción, al parecer se nacionalizará.

Volviendo al tema de la nota, el investigador Roberto Bosca, en un artículo titulado “Cuando los Reyes Magos eran peronistas”, describe como en tiempos de Perón y Evita los hijos de los trabajadores acudían a las oficinas de correos de todo el país “para recibir una pelota de fútbol con tientos, como las que usaban míticos jugadores o la muñeca Linda Miranda”, que eran los juguetes más preciados por los niños, a los cuales hasta ese momento solo accedían los hijos de las familias más acomodadas. Entonces, vale decir que el peronismo introdujo esta política, entre otras miles, con las cuales subió la vara de la dignidad del pueblo argentino como ningún otro movimiento o partido lo hizo antes.

En la actualidad el justicialismo es más que el centro Movimiento Nacional y Popular, y tiene en su doctrina y en la memoria de Perón y Evita, una fuente inagotable de recursos políticos para lograr mayor igualdad en el presente; solo hay que tener la decisión, el liderazgo y capacidad de gestión para ponerlos en práctica.

Artículo anteriorEl gobierno dispondrá de los vehículos secuestrados por infracciones viales
Artículo siguienteJefe de Gabinete Juan Luna «Nuestra filosofía es un Estado presente que cuide la salud y la vida de la gente»