S. Cultura LR – Conmemoramos un año más de la Batalla de Pozo de Vargas

Cada 10 de abril, recordamos el enfrentamiento entre las fuerzas federales de Felipe Varela y las del gobierno nacional del General Antonino Taboada en las afueras de nuestra provincia en el año 1867.


“En la vida y la muerte de los caudillos riojanos, se explica la historia argentina del siglo XX”. En su destino Montonero, se jugó la organización nacional. El 10 de abril de 1867, el general Felipe Varela era derrotado en el Pozo de Vargas por las tropas enviadas por el General Bartolomé Mitre. Antonino Taboada lo derrotó en las afueras de la Ciudad de La Rioja. Para la provincia, no solo terminó la resistencia federal, sino que comenzó una etapa de dolor, frustración y exclusión. 


Tres años antes, el mismo Mitre había ordenado asesinar a Ángel Vicente Peñaloza, “El Chacho”.  Uno de sus Coroneles, Pablo Arrazabal, lo sorprendió desarmado, lo mató, le corto la cabeza e hizo desaparecer su cuerpo, como escarmiento. También el Chacho, Varela y demás montoneros, habían sido traicionados por Urquiza. Era una historia que culminaba y que había empezado en 1820, con Facundo Quiroga, cuando se plantó y marcó el camino hacia un país grande y federal. Tal vez por eso al Chacho y a Varela lo llamaban “los hijos de Facundo”.


El historiador riojano Roberto Rojo comentó que esta fecha fue «el principio del fin de la gran resistencia federal al proyecto político unitario instalado en Buenos Aires, en donde los riojanos dieron batalla junto a Facundo, el Chacho y Felipe Varela». «Esta batalla tuvo un significado monumental» remarcó. «a partir de ahí, el significado de esta fecha nos recuerda que allí comenzó a configurarse un país centralizado, macrocefálico con cabeza grande en Buenos Aires y un país raquítico, sobre todo con el federalismo del norte».
Rojo aseguró que «desde entonces, La Rioja fue símbolo, y lo es hasta la fecha, de federalismo. A diferencia de otras provincias, fue la que más puso en los campos de batalla y la que más reclamos simbólicos hizo por esa causa». 


El federalismo, según el historiador, «sigue siendo una asignatura pendiente, pese a que en la constitución se declare que estamos en un país federal. La pelea de los Caudillos tiene una vigencia absoluta y el federalismo todavía está por construirse». Agregó que «hay un gran significado y vigencia a los ideales de los Caudillos del siglo XIX de La Rioja porque supieron dar un mensaje muy potente, tanto como hoy nosotros lo tenemos muy presente».
Rojo insistió en que se debería dar a conocer más sobre esto, “La Rioja es riquísima en historia, tiene muchos matices, figuras históricas muy importantes y ricas y debemos darle más difusión y conocimiento», finalizó.


A nosotros, como riojanos, nos cabe en este 10 de abril del 2020, recordar la huella que dejaron los caudillos, su voluntad de organizar un país justo, equitativo, libre y unido con América, uno de los grandes ideales de San Martín, Bolívar y el propio Varela.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí