Salud recomienda a pacientes con enfermedades crónicas continuar con sus tratamientos y acudir a las consultas durante la pandemia

A medida que avanza la pandemia de coronavirus, el estudio de los casos permite identificar qué grupos de población tienen más riesgo de desarrollar una enfermedad grave si contraen COVID-19. En este sentido, se apunta como principales grupos vulnerables a las personas mayores de 50 años, que padecen patologías crónicas como enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer, obesidad, inmunodeficiencias y las mujeres embarazadas por el principio de precaución.


En este contexto desde la Secretaría de Promoción y Prevención de la Salud, el director de Enfermedades Crónicas no Transmisibles, Dr. Aaron Kaen, explicó que “es muy necesario que todos los pacientes con patologías crónicas vuelvan a su control habitual para tomar precauciones, ya constituyen grupos de riesgos ante el COVID-19”.


El profesional aseguró que todos los centros de salud están preparados para recibir a los pacientes, especialmente, a la población adulta porque “no pueden dejar de atenderse mucho menos durante la pandemia”, indicó y agregó, “es por ello que para este grupo de personas el Ministerio de Salud ha diseñado una estrategia para que el adulto mayor no tenga contacto con otras personas al momento de concurrir al centro de salud”.


Asimismo, Kaen explicó que existen formas de hacer un seguimiento a los pacientes, ya sea con turnos telefónicos programados, donde se constata el domicilio, diagnóstico y tipo de medicación que recibe. “Aquellos que no tenga la posibilidad de acceder a una vía telefónica o virtual, el personal del centro de salud es quien se dirigirá al domicilio para completar el relevamiento de datos”, remarcó.


En el caso de la medicación, “cada centro de salud coordina la mejor forma para que los pacientes accedan a ella, ya sea con el envío al domicilio mediante un agente sanitario o con el retiro por parte de un familiar”, puntualizó Kaen.


Las enfermedades crónicas empeoran las condiciones de los pacientes con COVID-19.
El doctor Kaen, manifestó que se dan un conjunto de situaciones que favorecen a las formas graves de infecciones por COVID-19. “Una de las hipótesis fisiopatogenicas más estudiadas en los últimos tiempos indica que hay un mecanismo por el cual el virus produce una enfermedad grave que tiene que ver con una enzima convertidora de Angeotensina, enzimas, que funcionan como una puerta de entrada para el virus a las células del pulmón”.


En ese sentido, Kaen señaló que “se ha visto que todos los pacientes adultos mayores de 60 años, con COVID-19 y con alguna o más patologías crónicas tienen como común denominador, altos niveles de esas enzimas. Entonces -continuo explicando- los pacientes son susceptibles a estas formas graves, porque al tener más puertas de entrada hacia el pulmón, existen más posibilidades que el virus ingrese en las células pulmonares donde se desencadena lo que llamamos “cascada inflamatoria”, lo que produce en el pulmón un daño y una inflamación de tal magnitud que afecta a las células sanas (alveolos) del pulmón que son los que permiten el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono”.


“Al producirse ese inflamación de las células , dejan de haber ese intercambio , y es ahí donde a la persona le falta de aire, no puede respirar y eso es lo que lleva a la falla respiratoria severa que termina produciendo, casi siempre, la muerte”, concluyó el profesional.

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí